viernes 03 de abril de 2020 | Suscribite
COLUMNISTAS / arrepentidos
sábado 25 enero, 2020

El armario peronista

por Carlos Ares

Reacción. Por cada De Vido hay miles de ciudadanos dispuestos a denunciarlos. Foto: NA
sábado 25 enero, 2020

Todos los armarios se vacían. Las personas se ponen de acuerdo con lo que de verdad piensan y sienten. El incesante intercambio de información, opiniones, fotos, mensajes, videos, la transmisión instantánea de experiencias estimula la necesidad vital de decir y hacer la que quieras/puedas, según tus propias ideas, gustos, amores y odios. El big-bang tecno bombardea mitos, derriba muros, teorías, miedos, taladra cabezas, reduce a polvo convenciones, condenas bíblicas. La identidad ya no se hereda, se conquista.

Dos mil años y lo que va del siglo les está costando a las mujeres salir del santuario en el que las encerraron desde que “el Espíritu Santo” violó a María, una menor de edad. A cada derecho reclamado, obesos inquisidores que se sirven de monjas y encubren debajo de sus largas faldas a curas pedófilos, hacen oír todavía su voz masturbada en tenebrosas catedrales. Hijas de Satanás, brujas, condenadas a la hoguera, a latigazos, lapidación, ablación, paliza, femicidio.  Dios es hombre, sabelo.   

El deseo reprimido, el placer de amar, la diversidad sexual, se despliega como la cola de un pavo real. En un juego de abalorios, vestidos con concheros y bordados de pedrería, orgullosos “putos”, “tortas”, “trans”, “travestis”, ponen el cuerpo y dan la cara. Misteriosas “drag”, que maquillaban sus sueños ocultos en baúles secretos y representaban sus fantasías frente al espejo del cuarto de baño, resplandecen ahora en los jardines urbanos como bichitos de luz.

No hay Papa, rabino, ayatola, gurú, pastor, cacique, presidente o caudillo capaz ya de imponer reglas morales sin sustraerse a la revisión crítica de sus acciones. El arrogante autócrata, el burócrata con carguito, el dirigente protegido por patovicas, el que impide o manipula la libre elección y las manifestaciones democráticas, es resistido en las redes sociales, en las urnas y en las calles.

Por cada Sergio Massa, por cada Pino Solanas, por cada político que miente o incumple su palabra, por cada De Vido, por cada delincuente liberado, por cada “Pata” Medina, por cada Gerardo Martínez, por cada Milani, por cada cómplice de la dictadura, por cada sospecha de transa con la Justicia, hay ahora miles de ciudadanos dispuestos a reaccionar y a denunciarlos. Los ultras, los “ismos”, se revuelven en su estertor.

El tiempo se escribe en los cuerpos, la demanda toma color, se tiñe el pelo, se tatúa, sale a la calle, grita, aquí, aquí, miren, soy, pido, exijo, quiero ahora, existo hoy. No debería haber motivos ya para que nadie se vea obligado a buscar refugio por temor al rechazo, la discriminación en el empleo público o privado, la ofensa o la agresión a causa de su elección sobre qué pensar y cómo vivir. Pero aún queda en este país un armario-confesionario, que permanece a medio abrir.

Perón es macho y Evita es la santa machirula, sabelo. Son eternos en sus reencarnaciones. Carlos y Zulema, Chiche y Eduardo, Néstor y Cristina. No se permite la apostasía, renegar del dogma y de las supuestas “verdades”. Encerrados en sus contradicciones, aplastados por el relato, saturados de eslóganes, aturdidos por la marcha y los gritos, los fanáticos no logran respirar, revisar la historia, dar aire a sus dudas  

¿Qué tengo que ver con todo esto? Las actitudes fascistas, los crímenes terribles de la Triple A, López Rega, Isabel, los Montoneros, Menem, las mafias en los gremios, los señores feudales, Zamora, Insfran, Rodríguez Saá, Manzur, Alperovich, el clientelismo, la corrupción. Cebados por el poder, alimentados a sapos, los perros guardianes de hierro de la doctrina se irritan si alguien hace preguntas.

Se ven aliviados y felices a quienes, a pesar de todo, poco a poco, logran escabullirse y se liberan del armario peronista. Como el personaje de Jim Carrey en la película The Truman Show, cuando abandona el decorado en el que transcurría su rutina. Sonríen, hacen una reverencia de despedida, dicen “buenos días, buenas tardes, buenas noches”, cruzan la puerta hacia otro país posible y adiós.

*Periodista.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4954

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.