miércoles 22 de enero de 2020 | Suscribite
COLUMNISTAS / Orgullo argentino
sábado 21 julio, 2018

El CARI cumple 40 años

.

Albino Gomez*

Debate. Una institución muy importante para la Argentina. Foto: cedoc perfil
sábado 21 julio, 2018

No son comunes en nuestro país instituciones como el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales, un think tank como los que proliferan en países desarrollados, que convocan a egresados de universidades de renombre académico, públicas o privadas, para investigar el cada día más complejo tema de las relaciones internacionales.
El ex embajador y canciller Carlos Manuel Muñiz lo fundó, en 1978, con el objetivo de estimular el análisis de los problemas internacionales desde un enfoque nacional.  Consideró que las circunstancias de ese momento hacían necesarios el esfuerzo solidario y el respaldo de todos para contribuir a que nuestro país tuviera una presencia vigorosa entre las naciones del mundo.
El amor por el país, el deseo de verlo en un lugar sobresaliente en la jerarquía de las naciones, la adhesión a los valores de la civilización occidental y la búsqueda de la cooperación internacional para el logro de una paz basada en la justicia eran principios y sentimientos que estaban más allá de las posiciones políticas individuales, según palabras de Muñiz. Quienes lo acompañaban en el proyecto, agregó, aun proviniendo de corrientes diversas del pensamiento, habían encontrado en esos ideales puntos de convergencia, y realizar esa tarea conjunta no impediría que se mantuvieran fieles a sus propias trayectorias y convicciones personales.
Muñiz estimó que uno de los aportes más eficaces para el cumplimiento de los fines propuestos era el estudio serio y desapasionado de las relaciones internacionales, en un plano estrictamente académico. Por ello el Consejo, como órgano, no emitiría declaraciones. Y cualquier estudio que se realizase u opinión que se formulase lo haría a través del Comité Ejecutivo o de los grupos de trabajo o seminarios especiales, sin que esas opiniones comprometiesen la independencia de pensamiento de los miembros del Consejo.
La intención era poner en marcha una iniciativa que necesitaba, para ser efectiva, el apoyo y la participación en el Consejo y en las tareas a realizar en los comités de investigación, seminarios, cursos y publicaciones, de muchas distinguidas personalidades argentinas, diplomáticos, intelectuales, notables figuras públicas o privadas que hubieran demostrado su preocupación por los problemas de Argentina en el orden internacional.
Esos fueron los propósitos que decidieron a Muñiz a dejar constituido el CARI. Lo extraordinario, sobre todo en nuestro país, es que esta declaración suscripta el 15 de junio de 1978 haya sido cumplida rigurosamente año tras año, y tenga hasta hoy plena vigencia, bajo la conducción presidencial del ex canciller Adalberto Rodríguez Giavarini, que la lleva con el mismo rigor y eficacia que su fundador.
También quiero destacar que, siendo una asociación privada, el CARI financia sus actividades recurriendo a una variedad de fuentes públicas y privadas, socios individuales e institucionales, fondos del país y del exterior, principalmente organizaciones no gubernamentales, fundaciones políticas y organizaciones internacionales.
Hoy en día ocupa el primer lugar en el ranking de think tanks de habla hispana y el 32 en el mundo, y son muy pocos los presidentes, primeros ministros o cancilleres extranjeros que, de visita oficial o privada en Argentina, no hayan hablado desde la tribuna del CARI, como también lo han hecho reconocidos expertos extranjeros en relaciones internacionales.
Lamentablemente, por razones de espacio no puedo mencionar los temas específicos tratados en miles de conferencias, como los investigados en cientos de seminarios y publicaciones de ensayos y libros, más las actividades permanentes de los comités y los intercambios en la participación de foros internacionales. Tampoco destacar todas las distinciones y los reconocimientos recibidos. Pero al menos deseo mencionar que, en 1989, el entonces secretario general de Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, otorgó al CARI el Premio Mensajero de la Paz. Y en 1998 recibió el Premio Konex, mención especial Instituciones-Comunidad-Empresa.
Es así como el CARI cumple cuarenta años sirviendo a nuestro país a través de su mirada del mundo desde nuestros intereses nacionales.

*Periodista, escritor y diplomático.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4882

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.