Despejado
Temperatura:
20º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 15 de noviembre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / Opinión
domingo 4 noviembre, 2018

Fútbol: la cara más populista de Macri

¿No se percibe en el Gobierno el dislate de que Macri se ocupe del Boca-River?

por Javier Calvo

Boca. Macri, en modo hincha. Foto: cedoc

Aún hoy al Presidente le brillan como nunca los ojos cuando habla de dos temas: su hija Antonia y Boca. Sus chistes y metáforas futbolísticas son moneda habitual en diálogos privados, palabras públicas y hasta en encuentros con mandatarios de otras latitudes, aunque sean ajenos a semejante pasión.

Por eso hay que creer en la sinceridad brutal de Mauricio Macri cuando días atrás confesó que prefería que Boca y River no se enfrentaran en la final de la Libertadores, porque los hinchas no iban a poder dormir durante 20 días. Estaba hablando también de él.

Acaso ese sentimiento de hincha más que de jefe de Estado volvió a jugarle una mala pasada el viernes, con su ya famoso tuit en el que establecía que los visitantes iban a poder asistir a las finales. Ese mensaje desgraciado, desandado por el propio Presidente 12 horas después en un buscado diálogo con un canal deportivo, se transformó en un abanico de malas señales.

El mundo pondrá sus focos en Buenos Aires no por las finales de la Copa sino por la cumbre del G20, pocos días después del último superclásico. Distorsionar el eje hacia el fútbol, además de populista, resulta poco serio.

Primero, las formas. El tuit de las 7.48 del viernes dejó boquiabiertos a más de un funcionario nacional y porteño que debería haber estado al tanto de la novedad, empezando por Rodríguez Larreta y su ministro de Seguridad, Martín Ocampo, quien hasta admitió por la mañana que eso no era factible, sin haber visto la red del pajarito.

Tampoco habían sido consultados o informados los clubes involucrados. Raro sobre todo en el caso de Boca, siendo que quien lo preside, Daniel Angelici, es amigo de Macri y uno de sus operadores informales en la Justicia. No es el primer ejemplo de ansiedad comunicacional del Presidente: semanas atrás anunció antes de tiempo la renegociación de un nuevo acuerdo con el FMI sin que el Fondo estuviera al tanto.

El vendaval de críticas privadas de los propios y públicas de los ajenos, hizo dar marcha atrás a Macri a la noche, por Fox Sports, la señal que transmite en exclusiva la Copa con la producción de Torneos (ex TyC). Doce horas después de aquel tuit, el Presidente de un país agobiado por graves problemas siguió ocupándose de un tema poco crucial para la mayoría de los argentinos. ¿Nadie percibe semejante dislate en el Gobierno? ¿Tampoco que la contradicción comunicacional causa ruido político?

Vamos al fondo. Macri explica en su tuit que la idea de que los hinchas visitantes vuelvan a asistir a estas finales conlleva un mensaje de convivencia y madurez. Tal vez se vea así desde la bucólica residencia de Olivos. Pero no es la realidad y Macri lo sabe, presidió Boca y ni él consiguió sacar a los barradelincuentes del club. Ni D’Onofrio a los de River y así en cada una de las instituciones del fútbol argentino.

No parecería la mejor forma de encarar un problema disimular que existe. Tampoco confundir la distribución de tiempo y energías, por caso, en la cuestión de la seguridad. El mundo pondrá sus focos en Buenos Aires no por las finales de la Copa sino por la cumbre del G20, pocos días después del último superclásico. Distorsionar el eje hacia el fútbol, además de populista, resulta poco serio.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4449

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard