viernes 16 de abril del 2021
COLUMNISTAS Jubilaciones y salarios
05-12-2020 00:24

¿Hay ajuste o no hay ajuste?

05-12-2020 00:24

Desde la oposición política surgen voces advirtiendo sobre el brutal ajuste oficialista. Desde Juntos por el Cambio hasta el Frente de Izquierda unifican la advertencia sobre el deterioro de las condiciones de vida comunitarias. Izquierda y derecha conforman un bloque opositor férreo, juegan en equipo y de memoria.

El oficialismo desde luego, niega la existencia de tal estrechez y argumenta con firmeza el apartamiento del ajuste al que califica como receta tan conocida como fallida en el país.

Difícilmente pueda convencerse a todos sobre una respuesta definitiva a la pregunta del título, pero observemos dos datos centrales a la hora de caracterizar la existencia o no de ajuste.

En el terreno previsional el gobierno ha definido un rumbo cierto restaurando la fórmula de movilidad jubilatoria existente durante los gobiernos de Cristina Kirchner, fórmula (y voluntad política) que permitió una recomposición del poder adquisitivo real de jubilaciones y pensiones en el orden del 25%, en tanto con la fórmula macrista, hay que recordarlo, los jubilados y pensionados perdieron en promedio y en solo 4 años el 20% de su poder adquisitivo real.

Incluso más, las recientes modificaciones a la fórmula originalmente enviada por el Gobierno al Senado fueron muy positivos en atención a los intereses de jubilados y pensionados:

  1. La fórmula enviada por el Gobierno Nacional sólo consideraba para el cálculo de la evolución de los salarios el crecimiento de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ropte) confeccionada por el MTEySS. Ahora también se va a considerar el crecimiento del Índice de Salarios (IS) que elabora Indec y que incluye los salarios del sector informal. El formato será, al igual que se aplicó con la fórmula del 2008, eligiendo siempre el más alto de ambos índices.
  2. A su vez, el cálculo de la fórmula cambia de semestral a trimestral. Esto deja sin efecto el empalme, y por lo tanto el aumento del 5% que se dará en diciembre ya no queda a cuenta del aumento de marzo, sino que será una continuidad de aumentos trimestrales.

Como se observa no parece haber ajuste en materia previsional puesto que con la nueva fórmula modificada hay garantías de que el poder adquisitivo de las pensiones y jubilaciones evolucionará positivamente, tal como lo muestra la experiencia reciente durante los gobiernos de la actual vicepresidenta Cristina Elisabet Fernández de Kirchner

Donde las cosas parecen aún marchar en sentido contrario a la recuperación es en materia salarial.

Al respecto el Indec dio a conocer recientemente su índice de salarios que aumentó 2,5% en septiembre de 2020 respecto del mes previo y 31,8% interanual.

Sin embargo, en el mismo lapso la inflación rozó el 38% por lo que el deterioro real del salario promedio se ubica en torno a los 5 puntos porcentuales, a los que se suma la caída aún no resuelta de los 22pp. que se observaron durante el macriato.

No parece ser este un buen rumbo más sabiendo que el 80% de los hogares argentinos tienen ene el salario su fuente de ingreso principal y que es el ingreso familiar el gran impulsor del consumo doméstico que a su vez explica el 70% del crecimiento económico nacional.

Como se observa a la pregunta de si hay o no ajuste, la respuesta aún requiere de mayores precisiones y datos. No en todas las áreas se observan políticas contractivas, pero tampoco es uniforme la expansión.

Obviamente el gobierno tiene el respaldo intacto pues hay conciencia de que estamos atravesando la doble pandemia, la macrista y el Covid-19, pero esa conciencia necesita ser actualizada con acciones de gobierno concretas.

Bien en materia previsional, restaurando la fórmula kirchnerista que permitió gran crecimiento en el poder adquisitivo de jubilaciones y pensiones, aún mucha restricción en materia de actualizaciones salariales, donde a pesar de las convicciones del Ministro de Trabajo la experiencia muestra que el mejor salario no es “el que se puede pagar”, sino el que permite una vida digna a los trabajadores y sus familias, aumenta el consumo doméstico e impulsa la actividad y el crecimiento económico.

 

*Director de Consultora Equis.