COLUMNISTAS
encuentros

La música de la memoria

Piano 20240323
Música | Unsplash | Tadas Mikuckis

Conmemorar es un acto necesario, no por ello impuesto. Algunos son renuentes al pasado,  prefieren la fuga hacia adelante; otros, por el contrario, se renuevan recordando. De todas maneras, la historia se las arregla para hacerse presente. El 24 de marzo es un día difícil para los argentinos, conmemorarlo es constatar la herida, y al mismo tiempo seguir curándola. El día lleva un nombre que intenta remedar lo que no tiene nombre, la violencia depravada, por donde se lo vea o analice: Día de la Memoria, Verdad y Justicia. Tres palabras de la vida. Tres campanadas de la muerte. Tres llamados indiscutibles, y al mismo tiempo irresolubles. Tres pilares de la humanidad. Ya lo decía Cervantes: “La verdad, cuya madre es la historia…”.

Entre las distintas conmemoraciones, hay una de voces mútiples: sonidos, palabras y música

Entre las distintas conmemoraciones, hay una de voces múltiples: sonidos, palabras y música. Sucede en un lugar que actualiza permanentemente la reparación de la historia, el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, en la ex ESMA. La cita es al mediodía, y la protagonista, una agrupación musical integrada por sesenta jóvenes que participan de alguna de las diecisiete orquestas que funcionan en las escuelas públicas de CABA, y que forman parte de la Orquesta TAM (Trayecto Orquestal Académico) del Programa Orquestas Infantiles y Juveniles de la Ciudad, que cumple 25 años. Una de las piezas musicales elegidas para rememorar (“In C”, del compositor minimalista Terry Riley) cuenta con patrones repetidos que permiten trasladar sonidos de una generación a otra. Una memoria que se construye por oleadas sonoras que vuelven a contar la historia con ligeras diferencias habilitando nuevas recepciones.  

Esta recurrencia, a su vez, facilita la entrada de distintos narradores. Un diálogo de música y palabras: lo que se escucha y al tiempo se nombra. Y ahí nos sumamos algunos escritores (Alejandra Kamiya, Federico Jeanmaire, Reynaldo Sietecase y quien suscribe), invitados por el coordinador general del Programa de Orquestas, Oscar Albrieu Roca, para leer textos propios que refieran a la Memoria, la Verdad y la Justicia. En estos tiempos de incertidumbre, de desligues y nuevas formaciones, quizá la única forma de combatir aquello que anunciaban los Sex Pistols en los años 70, el no future, sea conmemorando. Ojalá se escuche lo que no podemos acallar.