COLUMNISTAS
Héroes anónimos

Lecciones de Malvinas:una huella imprescriptible de la historia argentina

Esta es la primera de cinco entregas en las que el teniente general Martín Balza, jefe del Ejército (1992-1999), relata sus vivencias en la Guerra de Malvinas. Su objetivo: abordar “en toda su dimensión el sacrificio de quienes durante 44 días combatieron por un sentimiento”.

Malvinas 20230729
Guerra de Malvinas | CEDOC

20 de marzo al 7 de abril de 1982. Relataré cómo combatimos y por qué fuimos derrotados por un digno adversario. Expondré los hechos como los conocí y viví, y agregaré otros que alimentaron mi conocimiento años después. El intento de recuperar las islas Malvinas –incuestionablemente nuestras desde el punto de vista geográfico, histórico y jurídico– por la fuerza constituyó el más notable error de apreciación política, diplomática y militar.

Se atribuye al exjefe de la Armada, almirante Jorge I. Anaya, haber sido quien concibió la absurda aventura, pero contó con la aquiescencia de otros miembros de la junta militar que regía la última dictadura cívico-militar: el general Leopoldo F. Galtieri y el brigadier Basilio Lami Dozo.

La apropiación de una causa justa, sentidamente nacional, buscaba galvanizar a la ciudadanía en torno a ella y perpetuar así la dictadura, que se despeñaba inexorablemente, entre otras causas por el reclamo de una salida electoral, el malestar social generado por una seria crisis económica y el desprestigio internacional por las graves violaciones a los derechos humanos.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Lecciones de Malvinas

La palabra crisis procede de la palabra griega krino, que significa cruce de caminos. Es una chispa, un acontecimiento polémico, una inflexión, una oportunidad, que siempre obliga a elegir y sugiere un avance o un retroceso. Este término puede introducir el empleo del poder militar en forma potencial o efectiva, sin llegar al estado de guerra. En el caso de Malvinas, la crisis se inició el 20 de marzo.

Malvinas 20230729

Es sintomático lo publicado por un matutino de Buenos Aires, el 27 enero de 1982, ligado al almirante retirado Emilio Massera: “En estos momentos estamos en óptimas condiciones: nos gobiernan las Fuerzas Armadas, tenemos un presidente (Galtieri) con empuje y una gran capacidad de decisión, y contamos con un canciller de lujo (Nicanor Costa Méndez). Si además de haber ganado la guerra contra el terrorismo se recuperan las Malvinas, el Proceso quedará signado por estos hechos (…). En cuanto al frente interno, la ciudadanía se sentiría tonificada (…) Las Malvinas son previas al Beagle”. 

Ese mismo mes, el almirante Carlos Lacoste, ligado al gobierno, dijo: “Esto se arregla muy fácil, invadiendo (sic) las Malvinas”. Y según el semanario británico The New Statesman, el periodista argentino Jesús Iglesias Rouco, escribió: “Este año Buenos Aires recuperará las Malvinas por la fuerza”. 

En marzo de 1982, Galtieri le comunicó a nuestro embajador en la ONU, Eduardo Roca: “¡Voy a tomar las islas!”. Clara muestra de irresponsabilidad política y militar, porque al no tener contención alguna la decisión era irrevocable y las consecuencias impredecibles. Es obvio señalar que todo ello era conocido por los diplomáticos británicos en Buenos Aires. 

A 41 años del fin de la Guerra de Malvinas, ¿terminó el conflicto?

Malvinas 20230729

El 20 de marzo de 1982 se originó una crisis por una fuerte reacción británica –a mi juicio desproporcionada– como consecuencia del desguace de una vieja factoría ubicada en la isla San Pedro de las Georgias del Sur, ubicada a 1.500 kilómetros al sudeste de las Malvinas. 

A cargo de ello estaba una empresa comercial privada argentina, perteneciente al ciudadano Constantino Davidoff, quien había realizado los trámites legales correspondientes ante las autoridades británicas en Buenos Aires. Con la evolución de los acontecimientos, siempre aprecié que la intención del Reino Unido (RU) fue, claramente, escalar la crisis, lo que no sorprendió al gobierno argentino. 

El 7 de abril, el general Mario B. Menéndez, asumió como gobernador de las islas

La recuperación de las islas, el 2 de abril de 1982, la Operación Rosario, evidenció profesionalidad y eficiencia de las fuerzas propias, sin derramamiento de sangre británica, ante un débil destacamento de infantes de Marina dotados de armas livianas, aunque se carecía de la capacidad de mantenerlas ante la previsible reacción del Reino Unido. El 3 de abril, Alfredo Astiz (rango de capitán de fragata), con efectivos de nuestra Armada, ocupó una guarnición británica de 25 hombres en las islas Georgias del Sur, que nos ocasionó la muerte de un suboficial y dos soldados, además de pérdidas importantes.

El mismo día, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) emitió la Resolución 502, que imponía el retiro inmediato de las fuerzas militares. El hecho podría haberse explotado positivamente si el poder político hubiera acatado y dejaba una pequeña guarnición con fuerzas de seguridad, lo que hubiera evidenciado una actitud negociadora por parte de nuestro país. 

"Se buscaba galvanizar la ciudadanía en torno a una causa nacional justa y así perpetuar la dictadura"

Difícilmente el Reino Unido hubiera movilizado la fuerza expedicionaria más importante desde la Segunda Guerra Mundial; más de 28 mil hombres y una moderna flota de más de cien buques, incluidos portaaviones con cuarenta máquinas y cuatro submarinos nucleares, ni recibido el apoyo de la mayor alianza militar de mundo: la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), liderada por los Estados Unidos.

Era, entonces, el momento de evidenciar internacionalmente una actitud negociadora y la legitimidad de nuestros derechos para terminar con un anacrónico colonialismo. Pero todo ello, hoy, es historia contrafáctica. La inepta conducción estratégica nacional y militar ignoró que el mejor momento de negociar en una crisis, o en un conflicto, es aquel en el que los adversarios todavía creen en una situación no definida y balanceada en fuerzas y esperanzas.

El falaz argumento de moda que usan los malvinenses para justificar la permanencia británica en Malvinas

La incapacidad política y diplomática se basó en dos hipótesis. La primera: que el Reino Unido no reaccionaría, aceptaría el hecho consumado y negociaría una solución sobre la soberanía. La segunda: que Estados Unidos apoyaría a la Argentina o adoptaría una posición neutral. Creer en esos supuestos era desconocer la historia de ambas potencias y de los conflictos del siglo veinte. 

Malvinas 20230729

Malvinas nunca constituyó una hipótesis de guerra. Ante esa decisión extrema, la predicción es fundamental; de lo contrario, se apuesta a lo aleatorio. En Teoría de Juegos ello se conoce como “El Equilibrio de Nash” (1994), del Premio Nobel de Economía John Nash, que consiste en una predicción de la(s) mejor(es) acción(es) de las que dispone cada parte, en función de las posibles acciones de la contraparte. 

Una vez más en nuestra historia, la ausencia de líderes era notoria. Aprecio que, psicológicamente, entre otras causas, influyó negativamente una Plaza de Mayo llena y exaltada con la recuperación de la islas. Sin embargo, recuerdo que un real estadista, el general Charles De Gaulle (expresidente de Francia), en 1962, no vaciló en ceder “la Argelia francesa” en contra de una circunstancial opinión pública y de importantes sectores políticos y militares.

El 5 de abril, el canciller Costa Méndez, en Washington, expresó que la actitud argentina de ocupar Malvinas “fue el acto independiente de política exterior de una potencia media” y que estaba convencido de “la posibilidad y la eficacia de la mediación estadounidense”. Desconocía que los EE.UU., por medio de su seudomediador, Alexander Haig, ya había tomado partido por el Reino Unido. Clara manifestación de que el poder y la estupidez juntos son peligrosos.

El 7 de abril, el general Mario B. Menéndez, contra la opinión del canciller Costa Méndez, asumió como gobernador de las islas, jurando por la Biblia y el Estatuto del Proceso de Reorganización Nacional (PRN). Asistieron, entre otros, los presidentes de todos los partidos políticos, los secretarios generales de las organizaciones sindicales y sectores empresariales. De los expresidentes solo asistió el general retirado Jorge Rafael Videla. Otra evidente torpeza de la junta militar.

Lecciones de Malvinas

Segunda entrega: el engaño al pueblo argentino y la crónica de un final anunciado

El porqué del texto 

M.B.

Malvinas 20230729
Artillero. El entonces teniente coronel Martín Balza durante su permanencia en las islas.

A cuarenta años de la Guerra de Malvinas, nuestro pueblo está familiarizado con lo que sucedió en forma emotiva pero, ciertamente, está poco informado. Fuentes extranjeras la calificaron como “la primera guerra de la era misilística”. Convencido de que nunca habrá una única forma de interpretar un hecho histórico, trataré, en forma por demás sintética, de relatar los acontecimientos principales que conmovieron al mundo y a los argentinos en particular.

A 41 años de Malvinas, un ex combatiente argentino recuperó su identidad

Me guía la vivencia personal de los mismos, enriquecido por conocimiento de los principales actores en el contexto estratégico y táctico, y documentación a la que tuve posteriormente acceso. Mi propósito no es dejar una visión más de la única guerra librada por mi país en el siglo XX. La mayoría de los argentinos que escribieron sobre el conflicto no estuvieron en el lugar de los hechos, y algunos lo hicieron enfatizando aspectos políticos e ideológicos, confundiendo la dictadura cívico-militar con la legitimidad de una causa incuestionablemente aglutinante del pueblo argentino, y no abordando en toda su dimensión el sacrificio de quienes –durante 44 días– combatieron por un sentimiento.

Muchos políticos aún hoy ignoran la gesta de quienes cumplieron con su deber de soldados, en forma anónima y abnegada. Esa fue la hazaña de las Fuerzas Armadas. Una vez más, reitero que la guerra es un renunciamiento a las escasas pretensiones de la humanidad. Deseo que, para nosotros, los argentinos, no se cumpla la sentencia de Paul Valery: “Las lecciones de la historia nunca han servido de nada”.

 

*Teniente general (R). Exjefe del Ejército (1992-1999). Veterano de Malvinas.