miércoles 06 de julio de 2022
COLUMNISTAS un “agujero negro”

Nada por aquí; nada por allá

09-01-2022 02:32

Hay situaciones, desenlaces, que se ven venir de lejos; siempre y cuando se los siga de cerca y sin prejuicios. Respecto a la Argentina –con disculpas por la pedantería– esta columna lo viene haciendo. No es la única, por supuesto; ni aquí, ni en el extranjero. Todo indica que hemos llegado a un desenlace de vacío total; de crisis económica, política y social absolutas y de absoluta falta de propuestas.

El 22-8-21 decía: “…cualquiera sea el gobierno después de las próximas elecciones, se encontrará ante una situación económica y social (casi el 50% de pobreza), peor que durante la crisis de 2001 y agravada por la pandemia, la situación internacional y la debilidad política, programática y cultural de la actual clase dirigente. Éste es el dato más preocupante, ya que lo que hoy se avizora es lo habitual: un “ajuste” neoliberal que si gobierna la actual oposición será explícito y, como todos los anteriores, destinado al fracaso. Si lo hace el perón-kirchnerismo (¿remember Carlitos Menem?), se justificará por “las circunstancias” y se acompañará de medidas y enfrentamientos que podrían acabar con esta agonizante democracia” ( HYPERLINK “https://bit.ly/proyecto-gabetta)” https://bit.ly/proyecto-gabetta).

El 05–09–2021, expresando “las ideas de muchos ciudadanos comunes”, decíamos: “…La primera, que todos los dirigentes y funcionarios honestos del país dejen de lado las posiciones partidarias y se aboquen a hacer un diagnóstico global y profundo de la situación, con la ayuda de expertos. Lo de “honestos” va de suyo, ya que la corrupción en todos los niveles, a comenzar por el Estado, es uno de los más graves problemas a resolver. Quizá el primero, ya que ningún programa político, económico y social, por sensato y apropiado que fuese, saldría adelante con ese tumor canceroso en las entrañas” ( HYPERLINK “https://bit.ly/unidad-republicana-gabetta)” https://bit.ly/unidad-republicana-gabetta).

El 19-9-21, al cabo de las primarias: “…después de la estruendosa derrota peronista, comienza “la interna” en ambos bandos; en medio de una crisis grave para el peronismo y de una euforia que deberá serenarse para apagar personalismos, mantener la unidad y formular un programa concreto, para la oposición. Pero al país le esperan dos años durante los que las dificultades no harán más que agravarse. Si no se radicaliza ahora, lo que está por verse, el peronismo lo hará antes o después, sobre todo si pierde las elecciones de noviembre.

Sin mayorías en el Congreso, presionado por sus bases, en particular el “camporismo”, y acuciado por la situación económica y social, sería lo más probable, pues no tiene otras recetas. A menos que –soñar no cuesta nada– los peronistas democráticos y decentes, de los que hay muchos, se hagan cargo de la realidad y comiencen a denunciar y combatir el autoritarismo y la corrupción en su propio partido. Dispuestos incluso a una escisión; a enderezar el rumbo hacia un nacionalismo republicano, a la manera de otros en la región y el mundo. Por su parte la oposición, que no puede vanagloriarse precisamente de buenos gobiernos o de absoluta decencia, deberá limar su liberalismo tradicional y formular un programa liberal-progresista, orientado hacia la socialdemocracia e incluso algunas propuestas nacional-republicanas. ¿Y qué vemos hoy? Otra vez populistas versus liberales, ambos en caída libre; una izquierda democrática vacía de propuestas, desorientada; manifestaciones masivas “de izquierda” con lícitos reclamos, pero sin propuestas. Así, la necesidad; el hambre de pedir, como en el boliche, que “marche un nuevo proyecto de país”, hoy no puede ser satisfecha, ya que no hay receta y el personal de cocina carece de capacitación profesional (https://bit.ly/peronismo-pais)

Y ahora, meses después de las legislativas que ratificaron la victoria opositora, ¿qué tenemos? La crónica diaria suministra los detalles del conjunto: un “agujero negro” político, económico y social.

*Periodista y escritor.

En esta Nota