domingo 28 de noviembre de 2021
COLUMNISTAS Canasta básica y empleo
22-10-2021 23:55
22-10-2021 23:55

¡¡Son insensibles, son insensibles!!

22-10-2021 23:55

Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos la Canasta Básica Total (CBT), que reúne, además de alimentos, indumentaria y transporte, aumentó 3,2% durante el último mes.

Los precios de los productos que integran la Canasta Básica Alimentaria (CBA) registraron en septiembre un incremento de 2,7%, lo que determinó que una pareja con dos niños necesite percibir ingresos por $ 30.013,82 para comprar la cantidad de comida mínima para la subsistencia y no caer en la indigencia, informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)

En tanto, la Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos, reúne indumentaria y transporte, aumentó 3,2% en septiembre por lo que el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por al menos $ 70.532,46 para ubicarse sobre la línea de pobreza.

De esta forma, en los primeros nueve meses del año, el valor de la Canasta Básica Alimentaria se incrementó 32,3%, mientras que el costo de la Canasta Básica Total avanzó 30,1%.

Esta diferencia entre ambas canastas se debe a que los precios de las tarifas del transporte y los servicios públicos tuvieron incrementos por debajo de los alimentos. Entre septiembre de este año e igual mes de 2020, el precio de la CBA se incrementó 54,5% y el de la CBT 49,4%.

En septiembre, la suba que registró el costo de ambas canastas -la alimentaria como la total- se ubicó por debajo del Índice de Precios al Consumidor, que en el noveno mes del corriente año marcó un aumento de 3,5%.

 20211023_poblacion_desocupada_ocupada_gp_g

En el mismo contexto se informa que el salario medio de la economía es de $86300 y el que más se repite de $50 mil.

No cabe entonces sorpresa alguna que con estas enormes restricciones de ingreso la mayoría de las empresas vinculadas al consumo doméstico están en problema y es de toda lógica saber que el empleo ha detenido su crecimiento. Según informa la Fundación Germán Abdala: Recientemente el INDEC dio a conocer las tasas e indicadores del mercado de trabajo correspondientes al segundo trimestre de 2021. La tasa de actividad se ubicó en 45,9%, la de empleo en 41,5% y la de desocupación descendió a 9,6%.

Los datos muestran una caída en la cantidad de personas desocupadas, tanto respecto del trimestre anterior como respecto de la prepandemia. Sin embargo, esta caída se explica por el aumento en la cantidad de personas inactivas y no por un crecimiento del empleo, que se frenó luego de tres trimestres de recuperación sostenida.

El panorama está lejos de ser alentador. Aún más si consideramos que respecto de la prepandemia hay 92 mil puestos de trabajo menos, mientras que la población creció en 542 mil personas. Es decir, se destruyeron puestos de trabajo, en un contexto de crecimiento poblacional. Si se contempla la inactividad, el desempleo está en el 12% (la generación de puestos viene lenta), como se observa en el gráfico.

Así las cosas, no cabe sorpresa tampoco cuando vemos la evolución de la pobreza y la indigencia

  • Pobreza 2015: 25% (UCA)
  • Pobreza 2019: 35,5%(Indec)
  • Pobreza 2021:40,6 (Indec)
  • Indigencia 2015: 4,5% (UCA)
  • Indigencia 2019: 8% (Indec)
  • Indigencia 2021: 10,7% (Indec)

Por otra parte, qué de inesperado supone un 40,6% de pobreza en un país donde el 10% más rico acapara el 32,3% del ingreso total y el 50% más pobre apenas accede al 20,5%.

Es evidente que Argentina tiene un problema de política económica y necesita un shock distributivo que beneficie a las familias y no sea acaparado por los grupos empresarios más poderosos y en especial los formadores de precios vía aumentos de precios irracionales.

Al respecto y como muestra de receptividad y empatía social de los poderosos, PERFIL nos informa que “la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios de Argentina rechaza la propuesta del gobierno de congelamiento de precios e instan a un “dialogo genuino” y se eviten “las decisiones unilaterales”, como es el caso del congelamiento de algunos precios de la Canasta Básica que el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti advirtió imponer si no acordaban este martes pasado.

En fin, que como bien señala el periodista Gustavo Sylvestre los poderosos “Son insensibles, son insensibles”, estimados lectores de PERFIL.

 

*Director de Consultora Equis.