29 sep 2020
COLUMNISTAS |interrogantes
domingo 15 marzo, 2020

Tres posturas ante la pandemia

El caos provocado por el coronavirus complica la estrategia oficial para la renegociación de la deuda. La duda: ¿hay un plan económico?

Martín Guzman. Foto: Pablo Temes
domingo 15 marzo, 2020

La mañana del 16 de abril, el doctor Bernard Rieux, al salir de su habitación, tropezó con una rata muerta en medio del rellano de la escalera. En el primer momento no hizo más que apartar hacia un lado el animal y bajar sin preocuparse. Pero cuando llegó a la calle, se le ocurrió la idea de que aquella rata no debía quedar allí y volvió sobre sus pasos para advertir al portero.

Ante la reacción del viejo Michel, vio más claro lo que su hallazgo tenía de insólito. La presencia de aquella rata muerta le había parecido únicamente extraña, mientras que para el portero constituía un verdadero escándalo. La posición del portero era categórica: en la casa no había ratas. El doctor tuvo que afirmarle que había una en el descansillo del primer piso, aparentemente muerta: la convicción de Michel quedó intacta. En la casa no había ratas; por lo tanto, alguien tenía que haberla traído de afuera. Así, pues, se trataba de una broma”.

Este párrafo se lee en una de las páginas iniciales de La Peste, obra maestra escrita por el Premio Nobel de literatura, Albert Camus, en 1947. La obra narra la historia de Orán, una ciudad de Argelia, atacada por una epidemia de peste bubónica por la cual toda su población debe ser puesta en cuarentena. A lo largo de la obra aparece la gama de conductas que son representativas de la condición humana. Coexisten el heroísmo y la miserabilidad, la solidaridad y el egoísmo, el sentido del deber y la indolencia.

Dirigencias. La pandemia de coronavirus que sacude al mundo tiene mucho de estas cosas. Y una de las más relevantes es la necesidad de las dirigencias políticas encaramadas en el poder, a las que les ha costado –demasiado– darse cuenta de la real envergadura de la situación y actuar con sentido y calidad de estadistas.

El estadista es aquel que tiene la capacidad de reconocer los problemas desde su génesis con actitud anticipatoria. Eso es lo que le ha faltado al Gobierno en general y al ministro de Salud, Ginés González García, y al Presidente.

El ministro es un profesional de reconocida solidez en su conocimiento y experiencia en el área de la salud pública. Por ello, no ha dejado de llamar la atención el error que cometió de no prever la llegada del virus a estas orillas. Fue digna su actitud de reconocerlo, pero ese error no ha sido gratuito dentro de la interna del Gobierno.

Algunas voces de esas entrañas no han evitado callar su sorpresa primero y su disgusto después por esa gaffe. “Lo llevó al Presidente a equivocarse y eso lo dejó mal parado”, comentaba alguien con despacho en la Casa Rosada.

A Alberto Fernández le sucedió lo mismo que al presidente de los Estados Unidos,  Donald Trump; al primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, y al presidente del Brasil, Jair Bolsonaro. Todos se embarcaron en el absurdo de creer que la pandemia causada por el coronavirus es un invento de los medios, que no es tan grave y que todo es una exageración motivada por fines conspirativos. Eso es lo típico de la enfermedad de poder: todo lo que altera es conspirativo. La dinámica de los hechos les ha enseñado –una vez más– que enojarse con la realidad no sirve de nada. La realidad es imparable. Preocupante fue, además, escuchar al Presidente decir que al virus se lo mataba tomando agua caliente. Hizo acordar a alguno de los disparates que, en sus habituales momentos de enojo, supo lanzar Cristina Fernández de Kirchner a lo largo de sus dos mandatos presidenciales.

En el Gobierno cabalgan en simultáneo tres posturas: la del kirchnerismo duro que, como siempre y fiel a su irremediable obsesión, atribuye el revuelo causado por esta pandemia al accionar de los medios; la de los que admiten errores y se los atribuyen a una defectuosa comunicación interna; y la de los que se sienten sobrepasados y expresan desazón ante este complejo presente y a lo incierto del futuro.

Economía en tiempos de coronavirus. El mundo político está en estado de shock. Le cuesta entender qué es lo que está pasando y, en consecuencia, se le hace difícil saber cómo actuar. Los economistas tratan de entender cuál es el efecto del coronavirus, que en verdad no es del virus, sino la actitud de los gobiernos frente al mismo. Es una diferencia importante.

Hay dos consecuencias claras hasta aquí: la primera es lo que sucede con la oferta de productos, que actúa como una verdadera cadena de distribución, ya que cuanto más abiertos al mundo están, los países tienen más interdependencia de insumos de otros.

Es lo que pasa, por ejemplo, con los vehículos, donde se tiene el motor de un país y la carrocería de otro. En la medida en que se suspenden las líneas de producción, la cadena de construcción de valor está resentida. Es por eso que hay problemas de oferta.

Y por el lado de la demanda, lo que se ve como inminente es la caída del turismo, de los vuelos, de la hotelería y la reducción de la expectativas de ganancias de las compañías que a su vez son prestamistas y financiadoras de todos estos rubros.

Todo este panorama que complica al mundo, afecta la estrategia de renegociación de la deuda que viene desplegando el Gobierno.

Las reuniones que durante esta semana mantuvo el ministro de Economía, Martín Guzmán, con varios de los fondos que son acreedores de la Argentina no dejaron un saldo alentador. Guzmán ya les anticipó que serán castigados aun cuando no les anticipó en qué cuantía. Castigo significa, concretamente, quita.

Nadie quiere cambiar un papel malo por otro peor, y este es el desafío que tiene el Gobierno. Es decir que el nuevo papel que les vaya a proponer a los bonistas, sea un documento numéricamente atractivo y, a la vez, cumplible. Y para que sea cumplible, la Argentina tiene que tener un programa económico sustentable, no solo para los próximos tres años y nueve meses que le quedan de gestión a Alberto Fernández sino para los próximos 15 años.

El problema es que ese plan aún no se conoce. ¿Existirá? He ahí el interrogante. Interrogante que se hacen no solo los acreedores sino también los argentinos.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5133

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.