lunes 02 de agosto de 2021
CóRDOBA Juan Carlos Olave
20-06-2021 00:33

"Aquel equipo representaba la esencia de Belgrano"

A 10 años del histórico ascenso en el Monumental, el exarquero celeste recuerda las finales ante River y habla del presente del club de barrio Alberdi.

20-06-2021 00:33

“Me genera una gran alegría que se lo recuerde como uno de los hechos más importantes del fútbol argentino”, afirma Juan Carlos Olave al hablar del inolvidable ascenso que Belgrano obtuvo ante River Plate el 26 de junio de 2011 y del que se cumplirán 10 años el próximo sábado.

El exarquero del Pirata define como “histórico” aquel punta y hacha con el Millonario, que arrancó con un 2-1 en el Gigante de Alberdi y concluyó con un 1-1 en el Monumental de Núñez. También lo califica como “épico”, teniendo en cuenta la remontada previa que le permitió a la “B” alcanzar el cuarto puesto en el torneo de Primera B Nacional. “En un momento el equipo estaba mal, como a lo mejor le toca estar actualmente. Muy lejos de los primeros puestos y con un montón de equipos arriba”, rememora.

“Después vinieron esas finales, con todo lo que representaba enfrentar a un rival de semejante jerarquía”, destaca Olave. “Al principio nos sorprendió que nos tocara River, porque pensábamos que íbamos a jugar contra Olimpo, pero enseguida asumimos el desafío con mucho entusiasmo. No imaginábamos la trascendencia que tuvo después, pero éramos conscientes de que si lográbamos nuestro objetivo iba a ser algo histórico”, puntualiza.

Orgullo pirata

“La verdad es que en ningún momento pensamos ‘¡uh!, qué cagada, nos tocó River’. Lo afrontamos con mucha confianza porque veníamos consolidados como equipo y porque teníamos jugadores que sabían cómo afrontar estos partidos”, sostiene Olave. Y asegura que la clave de aquellas finales fue la forma en que Belgrano afrontó el partido de ida en Córdoba.

-¿Más que el penal que le atajaste a Pavone en la revancha?

-Sí. Después hubo momentos que fueron cerrando la serie, pero la clave estuvo en la actitud, la convicción y la intensidad que mostramos en Alberdi. Ellos tenían muy buenos jugadores, como Lamela y Pereyra, y pensaron que con la técnica y la jerarquía les iba a alcanzar; pero se vieron avasallados al ver que ese partido se jugó más tiempo como queríamos nosotros que como querían ellos y que siempre íbamos por más. La revancha fue diferente. En el primer tiempo lo aguantamos y hasta podrían habernos hecho algún otro gol, pero después nos dimos cuenta de que teníamos que jugarlo más arriba. El empate nuestro fue un golpe anímico importante para River. Y el penal lo desestructuró por completo.

 

DÉCADA JUGADA

  • -Después del ascenso del 26/6/2011, Belgrano jugó 286 partidos entre Primera División, Copa Argentina y Copa Sudamericana hasta el descenso del 7/4/2019. Desde entonces suma 38 presentaciones alternando entre Primera Nacional y Copa Argentina. Tras el alejamiento del DT Ricardo Zielinski, el 23/5/2016, el Pirata tuvo 16 cuerpos técnicos diferentes.
  • -Luego del primer y único descenso de su historia, River fue campeón de la B Nacional 2011/2012 con Matías Almeyda como DT. Después ganó el Torneo Final 2014 con Ramón Díaz en el banco. Y en los siete años del ciclo de Marcelo Gallardo obtuvo 12 copas: Sudamericana 2014; Recopa Sudamericana 2014, 2015 y 2019; Libertadores 2015 y 2018; Suruga Bank 2015, Argentina 2016, 2017 y 2019; Supercopa Argentina 2017 y 2019.

 

-¿Qué es lo que más rescatás de aquel Belgrano?

-Lo que siempre destaco es su carácter, su personalidad y su identificación con el club. Me llena de satisfacción y de orgullo haber sido parte de un equipo que representaba la identidad y la esencia de lo que es Belgrano.

Las vueltas del fútbol

Olave sostiene que no fue algo especial haber logrado el ascenso ante River, club donde había tenido un fugaz paso en la temporada 2005/2006 sin ni siquiera poder jugar un partido. “Para mí River no significaba nada. Mi historia era con Belgrano. Volví para vivir ese momento de gloria y permitir que el club siguiera su proceso de crecimiento”, enfatiza.

“Desde el ascenso y hasta 2016 fuimos protagonistas de los torneos de Primera División, logramos dos subcampeonatos y clasificamos tres veces para la Copa Sudamericana. Algunos nos minimizaban, pero nos convertimos en ese equipo que jugaba de igual a igual ante todos y nadie quería enfrentar”.

“El desafío era sostener a Belgrano en la máxima divisional para consolidar una estructura, pero después se tomó un camino diferente. El club se alejó de su identidad y de su esencia por dos o tres que se creyeron dueños del proyecto y quisieron sobresalir más allá de la institución”, destaca el actual DT de Las Palmas.

“Por esa confusión pasó lo que pasó. Y no hablo sólo de los últimos cinco años. Sucede que antes hubo un plantel y un cuerpo técnico que entendieron muy bien lo que necesitaba el club”, enfatiza.

“El descenso fue uno de los golpes más duros que me tocó vivir en el fútbol”, dice “Juanca”, quien se desempeñaba como director deportivo cuando el Celeste perdió la categoría en 2019. “A Belgrano volvería pero a un lugar donde pueda tomar decisiones que influyan en el campo de juego, donde estoy cómodo y soy feliz. Ya me pegué un porrazo. Aprendí que ver qué hacen otros y asumir la responsabilidad no es para mí”, concluye.

 

Olave Las PalmasPRESENTE AZUL. Olave dirige al primer equipo de Las Palmas, club donde también integra la comisión directiva. 

 

Optimismo y preocupaciòn

“Lamentablemente hay situaciones que llevan tiempo recomponer, pero con inteligencia, compromiso y solidaridad es posible lograrlo”, sostiene Olave sobre el presente de Belgrano.

“En su momento nosotros salimos de una situación peor, así que soy optimista. Dependerá mucho de los liderazgos, los de adentro del vestuario, los de adentro de la cancha y los que ejerzan Guillermo (Farré) como entrenador y Artime como presidente”.

Respecto a Las Palmas, donde dirige al equipo principal junto a Darío Cavallo e integra la directiva como pro-tesorero, “Juanca” sostiene: “Tenemos una preocupación terrible, ya que el club sigue cerrado y hay gastos fijos que nos complican mucho”.

“El año pasado pudimos empezar la construcción del predio y aguantar cinco meses de inactividad con lo que entró por el pase de Renzo Saravia, pero desde este mes ya no tenemos de dónde sacar dinero. Si esto sigue así, no sé qué vamos a hacer”, añade.