sábado 21 de mayo de 2022
CóRDOBA RUMBO AL 2023
17-04-2022 00:55

Butié: “Cristina no entiende el contexto y es la que puede detonar el FdT”

Con la interna más caliente que nunca, el analista asegura que la vice “sabía quién era el Presidente y las decisiones que debía tomar, por lo que no se entienden los planteos que hace ahora”.

17-04-2022 00:55

“Alberto Fernández supera a Cristina en imagen positiva en todas las provincias del país, con lo cual ella sigue siendo la dueña del núcleo duro pero es el Presidente el que perfora el techo”. La frase del analista Cristian Butié –de la consultora CB- resume, en parte, la encrucijada en la que se encuentra el Frente de Todos, la coalición de gobierno “que se podría romper en cualquier momento”, pero que aún así no determinaría el fin del gobierno. “No caería Alberto en dos semanas. De hecho, se generaría un vacío importante pero al mismo tiempo podría gobernar sin limitaciones”, señala Butié en diálogo con PERFIL CÓRDOBA.

-Después de lo que pasó en esta última semana, ¿la tensión en el Frente de Todos va a seguir escalando o existe la posibilidad de lograr un punto de encuentro?
-Se puede interpretar desde afuera que esto puede escalar y hasta se puede romper, porque claramente el kirchnerismo hace su lectura de cara al 2023, donde creen que las recetas del FMI van a empujar a una derrota electoral. Por otro lado, Alberto Fernández muestra que no está tan subordinado a las presiones del kircherismo duro: están pidiendo hace un tiempo que Guzmán dé un paso al costado y hasta el momento sigue en el cargo. También resiste la incorporación de funcionarios K al gobierno, por lo cual da la sensación de que está tomando impulso para marcar distancia y ya no responde tanto a las acusaciones de Cristina. Casi que en algún punto es como que las ignorara y eso puede llevar más enojo para el kirchnerismo duro.

-¿Cuánto puede afectar esta situación al Frente de Todos?
-Hay una lectura fáctica: si el gobierno aplica la receta del FMI en la reducción del déficit, hay algunas posibilidades de que el electorado siga con la misma apatía que tuvo en las legislativas del 2021 y eso es muy perjudicial para su escenario electoral. Cristina sabía quién era Alberto antes de nombrarlo candidato a Presidente y no descubrió nada, por lo que no entiendo por qué ahora plantea que no se hace lo que ella quiere: lo lógico sería que ella fuera la candidata a presidente. Ella puede seguir mostrando que es dueña del piso electoral, posiblemente gane la interna del Frente de Todos pero le va a ir muy mal en las generales, porque hay más gente que vota en contra que a favor de ella.

-Cuando Cristina anunció que Alberto era su candidato a Presidente, la gran mayoría de los analistas lo calificaron como una jugada magistral…
-Sí, lo fue, porque ella se aseguraba que todo el núcleo duro K estuviera presente en las urnas, motivado para votar y él podía acercar a Sergio Massa, a sectores más moderados que con CFK no se iban a acercar y paralelamente anticipaba lo que iba a ser su gestión, aunque es cierto que no estaba en el medio la pandemia, pero había que negociar con los acreedores, con el FMI y CFK no lo iba a poder hacer. Si le generó un momento de incomodidad cuando tuvo que votar la negociación con el Fondo en el Senado, hay que imaginarse qué hubiera sucedido si formaba parte de toda la negociación, inclusive porque un sector importante de su electorado le iba a plantear que no lo hiciera: era sepultar su trayectoria política. Ella entendió ese momento y fue una jugada muy buena, y por eso el Frente de Todos ganó en primera vuelta: los seis puntos de Massa eran fundamentales. Massa adentro te ayudaba a ganar en primera vuelta y Massa afuera te empujaba a un ballottage.

-¿Y qué pasó en el medio?
-El tema es que Cristina no toleró el paso del tiempo y que Alberto terminara tomando decisiones. Acá lo raro es la actitud de Cristina: la relación entre los dos es un matrimonio por conveniencia, nadie lo discute. No son íntimos de toda la vida. CFK necesitaba estar en el poder, obviamente también para contrarestar todas las causas judiciales que tiene en su contra ella y su familia, y a la vez, Alberto tenía la oportunidad única de ser Presidente, algo que no hubiera logrado nunca de no ser por la elección de Cristina que lo puso en su lugar. No entiendo por qué se desconocen.

-La pregunta anterior estaba dividida en dos. Por un lado, todos reconocen que fue una jugada magistral de Cristina. Pero analizando la situación hoy, con todo lo que falta. ¿Sigue siendo buena la decisión?
-Gobernar en el contexto actual obligaba a plantear soluciones que el kirchernismo duro mira de reojo: reducir partidas sociales y bajar el déficit fiscal, entre otras. Estaba claro que si Alberto era el Presidente iba a poner al ministro de Economía, a alguien de su confianza. Creo que Alberto sigue manteniendo una vocación de diálogo y es Cristina la que cada vez exige más porque su círculo íntimo le plantea que ella es la dueña del poder, la que toma las decisiones, inclusive que es la Presidenta, y muchas veces surge una confusión porque dicen: “si yo lo puse ahí, soy la dueña de los votos, estoy ganando las internas, soy la figura protagonista del Frente de Todos”… todo eso confunde. Ella es la que no termina de entender la realidad de este contexto, por eso mismo creo que es la única figura que puede generar una desestabilización total dentro del Frente de Todos, dando un paso al costado o planteando que va a ser candidata a Presidenta.

-¿Qué significa, en números, Cristina para el FdT?
-Hoy, el FdT es el 31% a nivel nacional. En términos macro, el 43% de los votantes del Frente de Todos son de CFK y después aparece a lo lejos Alberto Fernández, con un 18%. El 43% responde a Cristina: es la que marca el péndulo político en el FdT.  

En esta Nota