viernes 30 de julio de 2021
CóRDOBA
07-03-2021 00:53

Córdoba, entre las más afectadas en el reparto de vacunas que hace Nación

Es si se considera a la población mayor de 60 años, uno de los grupos objetivos de la vacunación, Córdoba es la provincia que menos dosis recibe.

07-03-2021 00:53

La escasez de vacunas es la problemática mundial con que se enfrentan todos los gobiernos. Pero después de resolver la obtención de las dosis para combatir el Covid-19 el debate se traslada a otros planos. Por caso, los criterios con lo que los gobiernos centrales distribuyen las vacunas y la definición de los programas y acciones de vacunación para hacer efectiva la aplicación de la vacuna.

En nuestro país, el criterio de definió el Ministerio de Salud de la Nación fue la densidad población, es decir, a mayor concentración de personas, mayor dosis que recibe cada jurisdicción. Así, se priorizaron los grandes centros urbanos, frente a poblaciones de menor densidad. Pero en el criterio de la densidad poblacional quedaron rezagados otros parámetros que se podrían usar para definir las cantidades que les corresponden a las distintas provincias.

El cuestionamiento sobre el criterio con que Nación distribuye las dosis tuvo su pico de exposición cuando el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, reclamó otra mirada para la distribución.

“Los grupos de riesgos no son proporcionales a la densidad poblacional, que fue el criterio que usó el Ministerio de Salud Nacional para la distribución de las vacunas”, dijo Quirós, al exigir que se cambie el criterio y al asegurar que tienen capacidad para avanzar con la vacunación, pero no cuentan con las dosis.

Con todo, CABA no es el distrito más afectado por el criterio de densidad poblacional. La jurisdicción más perjudicada por ese criterio de la Nación no es la ciudad que gobierno Horacio Rodríguez Larreta, sino Córdoba. El dato forma parte de un trabajo de los economistas del Ieral Marcelo Capello, Jonás Alvarado y Francisco Santinell que pone en cuestión el criterio de distribución escogido, si se tiene en cuenta que los mayores de 60 años son uno de los principales grupos de riesgo de la pandemia.

Según destaca el trabajo, para la asignación de vacunas se podrían considerar varios criterios, tales como participación en la población, en la población mayor de 60 años, en la cantidad de contagiados o fallecidos por COVID-19. En los primeros casos garantizando cierta proporcionalidad sobre bases objetivas, en los últimos dos ejemplos, considerando inicialmente la gravedad del impacto de la pandemia en cada provincia, hasta el momento.

Así, la provincia de Buenos Aires recibió un 39,2% de las vacunas, cuando cuenta con un 38,7% de la población, un 39,9% de los habitantes mayores de 60 años y un 51% de los decesos por COVID-19 del país. CABA recibió 9,2% de las vacunas, con una población del 6,7% del total, 9,1% si se consideran los mayores de 60 años y 12,1% de los decesos. Y Córdoba recibe el 7,4% de las vacunas, con una población que es el 8,3% del país, el 8,8% si se consideran los mayores de 60 años

En tanto, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es quien recibió la mayor proporción de vacunas por habitante (5,1%) y Misiones la que menos recibió (2,8%). En cambio, si se considera la población de más de 60 años, Tierra del Fuego y Santa Cruz recibieron las mayores proporciones (37,5% y 35%, respectivamente) y Córdoba la menor (19,8% de sus mayores de 60 años).

“Si lo medimos en términos de la población de 60 años a Córdoba y a CABA la distribución le da mal, eso es parte de los reclamos que hizo CABA, que se tengan en cuenta otros parámetros para repartir no solo por la población, porque inicialmente se empezó a vacunar a trabajadores de la salud, de la educación y a personas de mayor edad y en función de eso se debería haber tenido en cuenta ese criterio para distribuir las dosis de vacunas. Además, quien tiene población más vieja en general y por cuestiones obvias tienen a más personas trabajando en áreas de salud. Entonces, CABA, o Córdoba se pueden ver inicialmente perjudicadas por la composición de su población. Sería mejor, a mi criterio, repartir inicialmente según población mayor a 60 años y en todo caso, después de varias semanas tomar como criterio la población total”, apuntó Capello.

En esta Nota