martes 05 de julio de 2022
CóRDOBA CRIPTOARTE

El mercado de los NFT’s en Córdoba

Mientras en el mundo se potencian cada vez más los ‘Token No Fungibles’, en nuestra ciudad ya son varios los artistas que se atreven a indagar en esta tecnología que acarrea consigo novedosas formas de exhibir y coleccionar. Las nuevas maneras de producción traen aparejados también otros modos de comercialización y exposición y, además, de protección de los derechos de autor de los artistas. Qué compran los compradores.

29-05-2022 00:18

Pese al revés que ha sufrido en las últimas semanas el mercado de las criptomonedas, cada vez son más los artistas que se animan a la ‘tokenización’ de sus obras; aunque, desde luego, hay quienes observan el proceso con cautela.

Con un mercado mundial y una vidriera global, estas nuevas formas de producción traen aparejados otros modos de comercialización y exposición. Pero además, se convierte en una nueva forma de resguardar la obra del artista, protegiendo los derechos de autor. 

En Córdoba, Gabriela Barrionuevo y Fabián Arias (N&TDM, la unión de la galería de arte Nodo 940 y The Dream Machine) hacen escuela e incentivan a sus artistas a incursionar en este nuevo paradigma. “Cualquier pieza puede convertirse en NFT, es decir, en un código que forma parte de una cadena de bloques y que permite tener registro de la obra, del artista y la fecha de realización porque incrusta los derechos de la propiedad en esa cadena y a la vez funciona como pieza de arte. Pueden ser pinturas, grabados, dibujos, obra digital”, empieza explicando Arias.

Pero además, existen obras realizadas ‘ad hoc’: “Yo misma genero piezas específicas. No son ni video arte ni grabados, pero sí se desprenden de mi producción como artista digital y están hechas para ser disfrutadas en ese formato”, agrega Barrionuevo.

Qué compra el comprador. “En nuestra galería ofrecemos el NFT y la obra física. Lo que ofrece el NFT es un valor monetario porque se compra por un valor de cripto divisa, se puede revender a ese valor, determinar el precio o ponerlo en subasta”, explica Arias. 

En el mismo sentido, Barrionuevo indica que el NFT no existe fuera de la cadena financiera y económica que genera el blockchain, porque está basado en cripto dinero (Bitcoin, Iridium). “Esto es bastante disruptivo. Uno puede hacer un dibujo y eso ya existe como obra mientras que el NFT, para que exista, tiene que estar incorporado a esta cadena de bloques”.

Además, a diferencia de lo que pasa con la obra física, el artista recibe regalías por cada transacción que se hace sobre sus NFT’s. “Es la primera vez que tenemos esta posibilidad en la que las regalías –que son absorbidas por cada nuevo comprador– pasan automáticamente a la billetera del artista”, señala Arias.

El mercado en Córdoba. Mientras en otros países gana presencia, en Córdoba las aguas se dividen entre quienes se lanzan a incursionar en esta nueva tecnología y quienes observan desde la orilla.

En este sentido, Barrionuevo hace hincapié en la importancia de tener una estructura de contención, como las comunidades de criptoartistas o galerías que apuestan a estos nuevos formatos. “Nosotros tenemos seis artistas y estamos trabajando con dos más que están haciendo su proceso. Intentamos que los artistas que no conocen esta tecnología, puedan experimentarla”, dice Arias.

Exhibir y coleccionar. “En el mundo ya hay galerías y espacios que funcionan en el metaverso y que pueden geolocalizarse, pero Córdoba y el país tienen que aggiornarse aún”, ejemplifica la artista y galerista. En efecto, su participación en la feria MAPA (en marzo, en La Rural) fue disruptiva ya que su stand requería de la interacción del público. “El espectador tiene que accionar, usar códigos QR y eso nos pone a todos en un rol más colaborativo”, explican. Frente al temor a que el galerismo desaparezca, ambos advierten que hay dos opciones: abrazar lo que se viene o quedarse en esta idea del viejo galerismo.

Sin embargo, afirman que los NFT no han venido a desbancar a las obras tradicionales. “Uno está acostumbrado a ir a la casa de un coleccionista y ver la obra colgada. Pero eso tiene que reinventarse. Ya hay coleccionistas que compran un TV o un reproductor para exhibir la obra adquirida”, finalizan.


En primera persona

Motivado por el deseo de indagar sobre un proceso novedoso y en auge, Juan Canavesi ha ‘tokenizado’ algunas de sus obras, cuyo soporte es físico. “Me impulsó la curiosidad: yo siempre he tomado decisiones similares a esta. Mi búsqueda y experimentación son incesantes”, relata.

En lo que respecta al público consumidor, Canavesi advierte que este es un mercado relativamente nuevo, sobre todo en nuestro país. “Estamos en una etapa de desarrollo incipiente y ese público específico está aún en formación, pero en otras partes del mundo la producción y las transacciones son más  frecuentes. Habrá que ver qué sucede más adelante. Puede ser que todavía haya temores, dudas y desconocimiento. Yo mismo estoy lleno de preguntas al respecto”, reflexiona.

El artista visual hoy comercializa su obra en la plataforma Open Sea, en la colección de The Dream Machine y en NTDM.com.ar.

Canavesi NFT

OBRAS Y PLATAFORMAS. Mariquita Quiroga, Juan Canavesi y Gabriela Barrionuevo son algunos de los artistas que ya incursionan en los NFT’s.

 

OPINIÓN
NFTs: la tecnología que promete revolucionar el arte

Por Santiago Tembras*

Hasta octubre de 2020, un artista conocido bajo el pseudónimo de Beeple jamás había vendido ninguna de sus obras de arte digitales por más de 100 dólares. Sin embargo, el 11 de marzo de 2021, su vida dio un vuelco al vender su obra ‘Los primeros 5000 días’ por 69 millones de dólares. ¿Cómo lo hizo? Gracias a la tecnología de los NFTs, la cual promete revolucionar el mundo del arte.

La sigla NFT, que significa token non fungible según su nombre en inglés, hace referencia a un archivo digital único, irrepetible y fácilmente verificable. A diferencia del dinero, que es un bien fungible (un billete de $ 100 vale lo mismo que otro billete de $ 100), las obras de arte no son fungibles, dado que no hay dos obras iguales, por más que pertenezcan a un mismo artista.

Este concepto, que es fácil de entender en el mundo real, se complica cuando lo llevamos al plano digital, donde teóricamente sí pueden existir dos copias exactamente iguales de cualquier archivo. ¿O acaso no puedo hacer  clic derecho y guardar una copia idéntica de una imagen?

Una de las novedades que traen los NFTs es que permiten identificar de manera inequívoca la versión original de un archivo digital, distinguiéndolo así de las miles de copias que se pueden generar casi sin costo ni esfuerzo. Entonces, gracias a esta tecnología, un artista puede crear su obra, marcarla con el ‘sello de autenticidad’ que le otorga el NFT, lanzarla al mercado y dejar que los coleccionistas hagan el resto. Al igual que ocurre con el arte tradicional, el mercado se encargará de otorgarle el valor que le corresponde.

Ahora, ¿por qué alguien pagaría millones de dólares por una ‘imagen digital’? Una potencial explicación es que, así como La Mona Lisa es una pieza icónica del Renacimiento, muchos coleccionistas consideran que las primeras colecciones de NFTs representan la ‘era digital’, el momento de la historia de la humanidad en el que lo virtual desplazó a lo físico y en el que todo bien físico pasó a tener una representación digital. Si estos coleccionistas están en lo cierto, entonces estamos asistiendo a un cambio de era en el cual el arte no está exento. Vale destacar que los NFTs como piezas artísticas constituyen solo un caso de uso de los cientos que están aflorando alrededor de esta tecnología.

Por último, los NF Ts también prometen revolucionar la forma en la que se comercializa el arte, dándole un rol mucho más preponderante al artista en la comercialización de sus propias obras. Por ejemplo, una de las características de los NFTs que más atrae a los artistas es la posibilidad de generar regalías por cada operación de compra/venta que tiene su obra. Si antes el artista solo participaba de la ‘primera venta’, ahora podrá quedarse con una porción de cada una de las ventas que ocurran posteriormente, participando activamente del mercado secundario. Y este es solo uno de los cambios que se avecinan. Si se modifican las dinámicas del mercado, seguramente deberán cambiar los roles y comportamientos de todos los actores involucrados.

*Ingeniero.