domingo 26 de septiembre de 2021
CóRDOBA ANÁLISIS Y PERSPECTIVA
29-08-2021 00:32
29-08-2021 00:32

Fernand Braudel: Historia y Economía

29-08-2021 00:32

El historiador francés revolucionó la historiografía del siglo XX. Vivió entre 1902 y 1985. En 1935 viajó a San Pablo para fundar la cátedra universitaria de historia, invitado con Claude Lévi-Strauss. El resultado fue la Universidad de San Pablo. Resultó ser uno de los períodos más felices de su vida, confesó.

En 1947 presentó en París su tesis de doctorado, que trató sobre el mundo mediterráneo en la época de Felipe II. La tesis tuvo un impacto considerable entre los historiadores. La contribución fundamental de su trabajo radica en la inversión del objeto estudiado (el Mediterráneo en detrimento de Felipe II) y la implementación de un nuevo enfoque de la temporalidad. La arquitectura de la obra es de tres partes: marco geográfico, estudio económico y  los acontecimientos.

El pequeño número de interacciones de Braudel ha sido criticado, pero constituye un cambio novedoso en la temporalidad. Dicho concepto se refiere a ubicar una situación o un proceso en una secuencia histórica. Como el galo reduce las interacciones, los críticos no ven la comunicación y los puentes entre estas etapas.

Modesta opinión: el exceso de interacciones terminan originando puentes conectivos imaginarios; la coyuntura vale en la medida de su relación con el tiempo largo trascendente más que la cantidad de interacciones. Es por eso que Braudel elogió a Marx por “crear un modelo científico unificador de una larga duración histórica”. Como académico no comunista visitó la URSS en 1958.

Siendo un estructuralista, recibió críticas de Paul Ricœur, por “obedecer demasiado”. También lo fustigó Michel Foucault, por no incluir suficientes “rupturas o revoluciones”. Percibiendo que estaba en contradicción con la nueva generación de historiadores que se movían hacia problemas más restringidos y menos globalizadores, se apartó en 1969 de la dirección de la revista Les Annales; la publicación de enfoque historiográfico especial.

No obstante, en 1979 marcó su segundo hito editorial con “Civilización material, economía y capitalismo - siglos XV y XVIII”. En este libro defiende la idea de que el capitalismo no es una ideología sino un sistema económico desarrollado gradualmente por el juego de estrategias de poderes. Publicó el primer volumen en 1967, pero en 1979  se editan los siglos XV y XVIII.

En ella sigue su concepto del largo plazo y trata al mundo como un todo, para finalmente dar una idea de la dinámica del capitalismo, dividido en tres volúmenes:

1- Las estructuras de la vida cotidiana: este primer volumen analizó la civilización material, a escala global. Después de un análisis del número de hombres y su evolución, se ocupó de la comida. Siguen capítulos sobre vestimenta, vivienda y energías.

2- Los juegos de intercambio: estudió las reglas comunes de intercambio comparando a todos (desde el trueque hasta el capitalismo más sofisticado). En su lectura global del mundo, ve que el capitalismo fluye hacia las desigualdades. Al ver el mercado como un estado natural, situado entre la producción y el consumo, descubre complementariedad entre la economía de mercado y el capitalismo. La zona por excelencia de la economía libre multiplica los vínculos entre los diversos mercados; un automatismo vincula la oferta, la demanda y el precio. La zona de contra-mercado es el reino del trabajo y el derecho del más fuerte. Aquí es donde el dominio capitalista se mantiene, antes y después de la Revolución Industrial.

3- El tiempo del mundo: el desarrollo del capitalismo no es posible sin la acción de un mercado mundial (introduce la noción de "economía mundo”). Los polos fueron Génova y Venecia, luego Amberes, Ámsterdam; Londres e Inglaterra. La gran contribución a la comprensión del capitalismo fueron las obras de Adam Smith y Karl Marx, cada una en su tiempo.

En “Père-Lachaise”, el primer cementerio parque del mundo, asombran las esculturas y los monumentos funerarios. En la División 32 conmueve la austeridad de la tumba del atemporal Braudel, pues el que funda una cátedra universitaria que deviene en una Universidad, está, sin duda, más allá del tiempo.

Gestor de patrimonios financieros y Contador Público
[email protected]

En esta Nota