miércoles 23 de junio de 2021
CóRDOBA Leonela Sánchez
29-12-2019 00:33

Guantes de oro

La púgil cordobesa hizo historia en los Panamericanos de Lima y sueña con repetir en Tokio 2020. Quiere llegar a lo más alto del podio olímpico antes de iniciar su carrera profesional.

29-12-2019 00:33

En su casa de barrio Juan Pablo II, Leonela Sánchez recarga las pilas con la energía inigualable que emana de los afectos. Las Fiestas, para ella, se convierten en la excusa perfecta para “andar de pegote” con los otros integrantes de su familia, sobre todo con  Rosa, su mamá, y con Tania, su hermana menor. 


Con Dayana, la más grande, es diferente. Ambas comparten no sólo las vacaciones sino también los entrenamientos y las giras como integrantes de “Las Toritas”, la selección argentina femenina de boxeo. “Ella es mi reflejo, mi ídola. Es la persona que me marcó para llegar a ser quien soy. Una gran compañera y una segunda madre”, refiere.

“Es muy poco el tiempo en que podemos estar todas juntas, así que trato de aprovecharlo a full”, sostiene “la Mono”, quien acaba de completar un año soñado y, lejos de conformarse, se enfoca en un 2020 en el que, según le cuenta a PERFIL CÓRDOBA, tiene grandes sueños por cumplir. 

Año dorado

“La verdad es que sigo sin caer”, admite Leonela (25) al hablar de su consagración como campeona de peso gallo en Lima 2019, que representó el primer oro panamericano para una boxeadora de nuestro país.

“Ese logró no me cambió en nada. Puede ser que ahora me conozcan un poco más, pero eso no me genera presión. Mi compromiso y mi conducta son iguales desde que empecé a boxear a los 11 años (con Virgilio Arauz, en barrio General Bustos) y forman parte de un desafío personal”, asegura. 

Aquel histórico triunfo ante la brasileña Jucielen Cerqueira Romeu, el pasado 1 de agosto en el Coliseo Miguel Grau, le permitió renovar la beca del Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y empezar a mirar más de cerca otro sueño, el de la casa propia. “Tengo un terrenito y mi idea es construir allí, pero para eso todavía falta tiempo… Y alguna medalla más”, afirma entre risas. 

El exigente calendario de la campeona arrancó con una pretemporada que se repartió entre Brasil y México, siguió con el primer puesto en el Pre-Panamericano de Nicaragua y se completó con las participaciones en el Mundial de Rusia (llegó hasta cuartos de final) y el título obtenido en el WBA Future Champions, evento organizado por la Asociación Mundial de Boxeo que se llevó a cabo en Estados Unidos en noviembre pasado.

Distinguida

“Fue mucho más de lo que esperaba, totalmente”, asegura Leonela en referencia a sus recientes logros deportivos, que incluyen los premios “Córdoba Cuna de Campeones de Oro”, como mejor deportista de la provincia, y “Olimpia de Plata”, como la más destacada exponente del pugilismo nacional.

“A estas distinciones no las tenía en mente, ya que estaba nominada con muchas figuras que tuvieron un gran año. En el primero dije ‘¡guau, no lo puedo creer!’. Me salió así”, cuenta. 

A la hora del balance también hace un par de anotaciones en la columna del debe: “La competencia me complicó el tema del estudio, ya que me quedan seis materias para terminar el secundario y poder anotarme en el profesorado en educación física. También me obligó a dejar la escuelita de boxeo que había armado en el patio de mi casa, ya que no estaba nunca. Ese es un proyecto que en algún momento voy a retomar porque me gusta y porque es muy importante para sacar de la calle a muchos chicos”.

Objetivo Tokio

En la agenda 2020 de “la Mono” hay varias páginas que ya están completas. El 15 de enero reanudará los entrenamientos con “Las Toritas” en Buenos Aires, el 18 de febrero estará en República Dominicana para competir en la “Copa Romana” y el 24 de marzo será el turno del Preolímpico en el Cenard, donde buscará el pase a los Juegos de Tokio. 


“Es mi principal objetivo para el próximo año”, asegura sobre la competencia que se desarrollará entre el 24 de julio y el 9 de agosto. “Creo que ningún deportista se conforma con ir y estar. Mi idea es subir al podio. Quiero cerrar mi etapa como amateur ganando el oro olímpico”, enfatiza. 

“Siempre hay algo para mejorar: la confianza, lo técnico, lo físico…  Por suerte tengo un equipo bárbaro que me ayuda a corregir mis errores”, destaca la cordobesa. Y confirma su intención de lanzarse al campo rentado y emular los pasos de su novio Héctor “Pajarito” Sarmiento, campeón argentino de peso pluma: “Quizá pueda debutar como profesional antes del final del próximo año. Es una decisión que ya tengo tomada desde hace rato. ¡Y hasta ser campeona del mundo no paro!”.