martes 09 de agosto de 2022
CóRDOBA Tras la pandemia

Hay más niños en condiciones de extrema vulnerabilidad y faltan familias de acogimiento

En los últimos dos años aumentaron los casos de violencia intrafamiliar, abuso, consumo de sustancias y situaciones graves de omisión en el cuidado. Además, se resquebrajaron redes de contención como los clubes de barrio, parroquias o algunos comedores. Desde la Senaf buscan familias que puedan recibir a chicos durante un tiempo.

03-07-2022 00:50

Los primeros dos años de pandemia dejaron en la sociedad múltiples consecuencias. Algunas de ellas son muy visibles en el tejido social y otras más profundas. Uno de estos impactos está relacionado con un incremento en la necesidad de familias de acogimientos para niños en situación de extrema vulnerabilidad.

Tras la etapa más dura de la pandemia se vieron graves secuelas en las familias de los niveles socioeconómicos más bajos, que se tradujeron en aumento de situaciones de violencia intrafamiliar, consumo de sustancias y situaciones graves de omisión en el cuidado de los niños.

Liliana Gaitán, directora de Fortalecimiento Familiar de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de la Provincia (Senaf), dialogó con PERFIL CÓRDOBA y describió el complejo escenario que enfrentan desde el organismo del cual forma parte.

“La pospandemia dejó varios efectos, entre ellos el incremento de la violencia intrafamiliar, mayor consumo de sustancias, que en estos grupos afecta a los sujetos más vulnerables, que son niños, niñas y adolescentes. En ese contexto, se incrementaron de manera considerable las solicitudes de medidas excepcionales para que intervengamos”, relató.

“Además, tenemos a grupos familiares que no están en condiciones de asumir el cuidado de los niños porque están atravesados por situaciones económicas muy difíciles y apelamos a estas familias de acogimiento, en las que el niño puede atravesar este momento tan difícil con un cuidado y protección respetuoso, en un contexto que no sea el de una residencia, sino que sea en un ámbito más familiar”, agregó.

Impacto en redes comunitarias. El aumento en la necesidad de familias de acogimiento para niños y niñas en condiciones muy vulnerables se da como consecuencia de otro factor generado por la pandemia, que es el de “resquebrajamiento de las redes sociales de contención”, según explicó la especialista.

“Hay un impacto en las redes comunitarias que antes contenían muchas de estas situaciones. Antes uno apelaba al vecino que podía dar una mano, al club de barrio donde los niños pasaban algunas horas, la parroquia, el comedor, los cuales ya no tienen la misma solidez que tenían en la prepandemia, porque también fueron muy afectados. Toda esta situación de los últimos dos años generó un golpe bastante fuerte a la contención comunitaria. Hoy tenemos que tratar de fortalecer estos espacios para que desde la misma comunidad haya lugares de contención para garantizar entre todos el cuidado de los niños de los sectores más vulnerables”, sostuvo Gaitán.

Objetivos. El programa de fortalecimiento familiar nació en 2008. Desde ese momento han transitado 2.700 niños y niñas en situación de acogimiento familiar. Según remarcan los profesionales a cargo, el objetivo del programa es evitar la institucionalización y que el niño derive en un alojamiento residencial. Por tal motivo, cuando la secretaría da cuenta de niños en situaciones vulnerables en el seno familiar, en primer lugar se apela al grupo familiar extenso (abuelos o tíos) y cuando no existe la posibilidad de ese recurso, se convoca a una familia de acogimiento y si no se encuentra allí, recién se dispondrá un alojamiento residencial.

Gaitán subrayó además que desde la secretaría se trabaja “para que retorne a su familia de origen, en condiciones distintas al momento que se dieron cuando se tomó la medida excepcional. También puede quedar en condiciones de adoptabilidad cuando no encontramos estos cambios y ahí se le solicita al juez avanzar en esa línea”. Y agregó: “Son medidas excepcionales y la duración suele ser hasta que el niño pueda retornar a su hogar. Trabajamos con todas las partes para que el niño pueda regresar a su casa. Según nuestros registros es mayor el porcentaje de niños que vuelven a su hogar que los que quedan en condiciones de adoptabilidad. Trabajamos mucho para que las familias puedan fortalecerse y retomar el cuidado. En definitiva, que el niño vuelva a un contexto diferente del que se fue”, completó.

En este momento, en la dirección se encuentran registrados 45 niños entre 0 y 9 años que esperan que familias de acogimiento los puedan recibir. Hay más de 160 familias anotadas hasta el momento, pero no alcanzan tras el aumento de la demanda.

 

Búsqueda en Departamento San Martín

Desde la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) informaron que en este momento se está convocando a grupos familiares del departamento General San Martín y zonas aledañas a sumarse al programa ‘Familias para Familias’. El programa requiere de familias solidarias para dar acogimiento temporal y cuidado a niñas y niños que, por situaciones complejas, hoy no pueden permanecer en el seno de su familia de origen. Los organizadores explicaron que para ser parte de ‘Familias para Familias’, los grupos familiares interesados no requieren de una configuración específica. Son aptas familias numerosas, pequeñas, unipersonales, monoparentales, homoparentales, ensambladas, etc. “En realidad, son necesarias siempre desde todos los puntos de la Provincia”, aclararon. “Solo se necesita interés y disposición, y cumplir los pasos evaluatorios necesarios para integrarse al programa. Tener claro también que no se trata de un programa de adopción sino de cuidado y contención temporaria a niñas y niños”, agregaron.

 

Inscripciones y consultas

Familias para Familias. [email protected] Teléfono: 351-4343332. O acercarse a la Unidad de Desarrollo Regional (Uder) de Villa María WhatsApp (mensajes): 3513-77-8800

En esta Nota