sábado 28 de enero de 2023
CóRDOBA RALLY DE PRECIOS

Inflación 2023: horizonte de 3 dígitos bloquea expectativas electorales de Massa

Para analistas y economistas es cada vez más probable una inflación por encima del 100% para este año, muy lejos de los objetivos del ministro de Economía de estabilizar la suba de precios en torno al 3% desde abril. "Hay muchos elementos que generan presión e inercia en los precios. Puede dar 4% un mes, pero vemos imposible que tengamos 3 meses seguidos ese valor, para marcar una tendencia", dicen desde FADA. Cómo están las anclas que hoy tiene el gobierno para bajar inflación y la bajísima probabilidad de fijar paritarias en torno al 60%.

15-01-2023 01:00

Con la confirmación del dato de la inflación de diciembre en 5.1%, y que redondeó el 2022 con la inflación más alta en 30 años, se dispararon muchos análisis de cara a lo que viene. El oficialismo sabe hace tiempo que si quiere tener alguna chance de retener el poder todo el esfuerzo debe estar en estabilizar la economía, contener los precios y dar algo de respiro a los lastimados bolsillos de los argentinos.

El desafío del ministro de Economía Sergio Massa, hoy una de las cartas electorales más fuertes, es sideral. Si activa un Plan Platita para impulsar consumo y alivio a los votantes llevaría más combustible a la inflación y elevaría el gasto y el déficit, alejándose de las metas pactadas con el FMI y complicando futuros desembolsos. Un lujo que no puede darse en un año en que la sequía puede quitarle entre US$10 mil y US$14 mil millones a la economía.

Si elige el camino de la austeridad, la suba de tasas, control de precios, actualización de precios regulados y techo a las paritarias la recesión está a la vuelta de la esquina y el desplante de los votantes quedaría cantado.

Rocoso primer cuatrimestre. Sin liquidación fuerte del agro y con precios regulados y tarifas que empiezan a descongelarse, más algunos estacionales –turismo, entretenimiento y luego educación- la suba de precios para los primeros 4 meses aparece como un camino repleto de obstáculos.

En la firma gestora de fondos de inversión y asesora de empresas Mega QM remarcan que si bien se vió una reducción en la inflación en los últimos meses de 2022 por un contexto externo más favorable y esencialmente por un reordenamiento fiscal y monetario, todavía se está lejos de haber corregido todos los desequilibrios.

Así, señalan que considerando los factores estacionales y los distintos shocks que pueden generar correcciones puntuales (tarifas), la inflación se seguiría moviendo en los próximos 4/5 meses en el andarivel del 4,5% / 5,5%. El frente fiscal juega a favor, con ritmos de aumento del 3% mensual, pero la emisión monetaria que se genera para solucionar los problemas financieros del Tesoro sigue llevando a los agregados monetarios a un ritmo de crecimiento mayor.

“La incertidumbre seguirá quedando para el segundo semestre, en especial considerando el efecto histórico que los procesos electorales han generado sobre la expansión del gasto. Si se pierde ese factor de anclaje, la segunda parte del año puede mostrar una dinámica inflacionaria mayor a la actual”, apuntan.

15-01-23miazzoromano

En la consultora Romano Group, que dirige el economista Alfredo Romano creen que el panorama para los primeros 4 meses puede ser aún peor en términos de inflación. Allí vaticinan una acumulación de aumentos por encima del 25% con picos de inflación del 7% para los meses de marzo y abril.

“Se viene un primer cuatrimestre complicado, con aumentos estacionales además de muchos regulados que van a subir, más la quita de subsidios. Si queremos cumplir con el 1.9 de déficit fiscal va a haber un ajuste fuerte y eso va a implicar sacar subsidios en el comienzo del año, en energía y en menor medida transporte. A esto hay que agregarle el condimento monetario algo de lo que mucho no se habla”, remarca Romano.

A este combo se suma el “despertar de los paralelos” que comenzó a verse desde fines de diciembre.

“Nosotros preveíamos esta corrección en los paralelos. En algún momento se iba a dar porque el blue venía con una corrección del 66% contra 94% de inflación. Hay que entender que somos una economía bimonetaria cada día más dolarizada, con lo cual el precio de la referencia dólar le mete presión al resto de los precios, sobre todo los que no están tan regulados, como vestimenta, alimentos. Son subas que vamos a empezar a notar. Son elementos que suman presión para tener un primer cuatrimestre mucho más caliente que lo que proyectó el ministro de Economía en abril pasado”, dice Romano. En su firma ven un incremento de precios para todo 2023 en 106%.

Techo paritario de cristal. La posibilidad de empezar a negociar aumentos de precios en bienes, servicios y salarios es siempre una tentación para obtener resultados de corto plazo. Pero aún eso parece muy difícil en un año de contienda electoral.

Para David Maizzo, economista jefe de FADA la dinámica de indexación en que entró la economía dificulta todos estos tipos de negociaciones. Por eso, ve con muy pocas chances la intención de parte del oficialismo de poner un techo al 60% en las negociaciones paritarias.

“Le veo muy pocas posibilidades. Está muy instalada la expectativa de inflación del 100% para el 2023, muy poca gente tiene en la cabeza un 70%, en segundo lugar los salarios vienen de perder en los últimos 5 años un 23% de capacidad de compra, no vienen de un equilibrio para pensar que este año la negociación los puede dejar algo abajo, ya vienen muy atrás en la negociación. Y el otro factor que lo hace difícil es político, tenemos un gobierno con poco poder político y al que se la ha erosionado su capacidad de negociación con los gremios también y atado a eso el año electoral, donde el movimiento sindical es base del sustento electoral del gobierno. Es poco probable que le retacee actualizaciones salariales cuando necesita que empuje en la campaña”, marca Miazzo.

En Fada ven una inflación 2023 con un piso en torno al 100% y con la posibilidad de escalar si se suman ruidos y restricciones, como pueden llegar por la falta de divisas o la carrera electoral.

-Un piso de 100% no da ningún mes al 3% o 4% de inflación como quiere Massa.
-Creo que puede dar algún mes un 4%, puede pasar. Lo que creo que es imposible es que tengamos esos valores tres meses seguimos como para fijar una tendencia. Puede pasar en febrero, pero un trimestre en esos valores no lo veo. Si se estabiliza en un promedio de 5% la inflación anual es 80%. La montaña de pesos sigue existiendo, el año electoral complica el ajuste, el tipo de cambio oficial está atrasado y más no se puede atrasar, el frente cambiario está complicado con una brecha al 100% y la propia inercia inflacionaria que tiene valores indexados en muchas partes de la economía. Se frenaron aumentos que van a empezar a activarse.

Candidato complicado. A la hora de pensar en la estrategia política del oficialismo, es claro que el posicionamiento de Massa como presidenciable depende del éxito de los objetivos que el propio ministro se fijó y que aparecen cada vez más utópicos de alcanzar.

En la proyección mensual de inflación que hace Romano Group para 2023 hay pocos meses por debajo del 6%, es decir, casi el doble de lo que aspira a tener Massa. 

“Nosotros vemos el crawling peg en el 5%, 5.5% y eso es un ancla nominal mensual que te pone de referencia en los precios. Si a eso se suman otros ingredientes o el impulso monetario de fin de año vemos una inflación siempre por encima de 5.5% a 6%. El gobierno está absolutamente limitado para hacer frente a una baja de la inflación y cumplir con las metas del FMI. Hoy el gobierno no quiere tomar la decisión más dura, que es la devaluación y que implica estar tomando constantemente medidas paliativas. La economía tiene muchos desequilibrios macro económicos graves que no se resuelven con una medida como precios regulados, o dólar soja o respetar el acuerdo fiscalmente. Estos niveles de régimen inflacionario de tres dígitos requieren de mucho más esfuerzo”, plantea Romano.

-¿Cómo pueden manejar la presión de emitir para llevar liquidez en un año electoral, algo que genera más inercia inflacionaria?
-Creemos que hasta agosto van a intentar ser lo más cuidados posible porque saben que desalinear expectativas de déficit fiscal primario puede generar un desmadre económico y que eso puede terminar en una mayor cantidad de pérdida de votos. Pero post elecciones PASO, donde el resultado si se prolonga la recesión, no va a acompañar al oficialismo, creemos que pueden emitir mucho más y largar algo de plata para tratar de dar vuelta el resultado.

-El 6% que ustedes ven de promedio mensual no le sirve a Massa en su expectativa política si está pensando en un 3%, 4%.
-Bueno, pero la inflación núcleo fue 5,3%, creemos que el piso en enero puede estar más alto. Primera semana de enero alimentos subió 2.6%, con lo cual vemos factores que se vuelven a disparar y si siguen subiendo los dólares paralelos y financieros esto se va a acelerar. Los voluntarismos existen en la política, después hay que enfrentarse a la realidad. Tenemos 16 puntos de PBI emitidos. La operación del Banco Central que todos los días interviene y compra deuda en pesos va a algún lado y eso tiene un costo, hay muchos desajustes y los voluntarismos no alcanzan.

Miazzo completa el análisis del tándem entre los objetivos inflacionarios versus expectativas electorales del oficialismo y plantea: “Si las elecciones fueran de acá a dos meses hay que reconocer que Massa estaría mejor porque logró al menos una estabilización y poner paños fríos al escenario incendiario de julio y agosto. Lo que dudo es que esto se pueda sostener de acá a las elecciones. Lo duda principal está en lo cambiario, que era el Talón de Aquiles del Plan Aguantar y la sequía le duplica el desafío. Tengo mis series dudas de que el plan aguante.

Qué pasa con las tasas
-¿La decisión del Central de no tocar las tasas luego del dato de inflación del jueves cómo se lee?

“La leí como una decisión de Washington, viene en sintonía con el acuerdo con el Fondo que venía pidiendo tasas reales positivas para desinflar la actividad económica. Y es algo que ya se está viendo, nosotros proyectamos una caída en la actividad de -0,9% contra un crecimiento del 2% que pronosticó el Banco Mundial. Creo que no ven lo que está pasando con el agro. Va a costar 2 puntos del PBI la sequía. Pero el manejo de la tasa es una decisión que llega de Estados Unidos, si fuera por el gobierno estaríamos con tasas negativas y atrasando más el tipo de cambio oficial para generar ficticiamente un par de meses algo de liquidez y de plata en el bolsillo de la gente”, dice Romano.

Desde Mega QM marcan que mientras la inflación se mantenga en estos niveles, la probabilidad de recortes de tasas es todavía baja. “Se necesitaría un descenso al andarivel del 4%/4,5% para que el BCRA se sienta cómodo con niveles inferiores de tasas. Aunque esto implique, por ahora, que los Pasivos Remunerados crecen en términos reales”, señaló la firma.

 

 

 

En esta Nota