sábado 28 de enero de 2023
CóRDOBA ESCAPÓ, ROBÓ, MATÓ Y LO RECAPTURARON

Qué se investiga hoy sobre la frustrada fuga del temible Roberto José Carmona

El fiscal Horacio Vázquez no analiza por ahora la conducta de los jueces que le concedieron salidas transitorias ni del Servicio Penitenciario. La semana próxima comenzará con las indagatorias. Dos asesores letrados asumieron las defensas.

18-12-2022 00:38

El martes último, Roberto José Carmona (60), el temible delincuente varias veces condenado, incluso a perpetua, se fugó de la casa de su pareja en barrio Las Violetas, mientras la atención estaba concentrada en el partido Argentina-Croacia, por la Copa del Mundo. Tras salir de la casa, por la puerta principal y ante la presencia de seis guardia cárceles chaqueños, subió a un taxi, mató al conductor, hirió a otras dos personas en el nuevo raid delictivo, robó un auto y fue recapturado dos horas más tarde.

El fiscal de Instrucción, Horacio Vázquez, investiga:

◆ La fuga.

◆ El homicidio de Javier Bocalón (42), a quien le asestó cinco puñaladas en el cuello, cuatro en el pulmón y dos en la pierna izquierda.

◆ El robo de un vehículo.

Por esos hechos, Carmona está imputado por los delitos de evasión calificada, homicidio criminis causae y robo calificado por el uso de arma. El fiscal ordenó una pericia psiquiátrica que determinará si es imputable. Y los seis efectivos del Servicio Penitenciario de Chaco que lo custodiaban también están detenidos e imputados por evasión. Ellos son: Jorge Antonio Sánchez (chofer), David Bravo (enfermero); Leonardo González ( jefe), Juan José Penayo, Líber Omar Salina y Walter Gómez.

Horacio Vázquez
FISCAL HORACIO VÁZQUEZ

Por el momento, Vázquez no investiga la conducta de los jueces de la provincia de Chaco que le concedieron el beneficio de salidas transitorias. Un pedido en ese sentido formalizó el abogado querellante por la familia del taxista muerto, Carlos Nayi. Solo podría abrirse también una pesquisa contra funcionarios, si de los informes que pidió a la provincia norteña surgen elementos que puedan configurar delito. No es el caso en el momento actual del expediente.

La próxima semana comenzarán las indagatorias. Carmona está alojado en el sector de máxima seguridad de la cárcel de Cruz del Eje, por su seguridad y la del resto de los reclusos. Todavía no se decidió si los detenidos serán trasladados a tribunales para declarar en forma presencial o si el trámite se hará por videoconferencia.

Todos están defendidos por asesores letrados. A Carmona lo asiste el defensor oficial Aníbal Zapata. Y a los guardiacárcel, Juan Rodríguez.

Vázquez cursó dos pedidos de informes: uno fue dirigido al Poder Judicial de Chaco para que envíe constancias de las actuaciones y copias de las resoluciones que motivaron las salidas transitorias, en las que se puedan leer los fundamentos con los cuales fueron concedidas.

El otro, al Servicio Penitenciario de aquella provincia para que remita el legajo del detenido, quiénes lo trasladaron, con qué frecuencia se realizaba el mismo operativo y precisiones sobre si siempre se trató de la misma custodia.

Una vez que tenga esa información, la analizará y de ahí podrían surgir, o no, posibles nuevas pesquisas y responsabilidades.

En el caso de magistrados solo podría proceder una investigación penal si hubo dolo, es decir si fueron cómplices adrede y conscientes del escape –lo cual sería un escándalo– o negligencia, en caso de que no se tomaron todas las medidas necesarias para otorgar las salidas transitorias o los traslados.

En relación al rol del Servicio Penitenciario de Córdoba, también surgirá de la información que se espera de Chaco, en la que consten los responsables de cada momento del traslado y permanencia de Carmona en nuestra ciudad.

Por lo general, el magistrado que dispone un operativo de estas características suele definir qué fuerza se encargará. Se sabe que hubo comunicación entre las autoridades penitenciarias de ambas jurisdicciones, pero la Justicia necesita precisar en qué términos.

Culpas
CULPAS. El gobierno provincial responsabilizó al Poder Judicial y al Servicio Penitenciario de Chaco por la fuga de Carmona.

Datos llamativos. Se hizo una inspección ocular en la vivienda de barrio Las Violetas desde donde se escapó Carmona. Es imposible que los guardias, que estaban en el interior de la casa viendo el partido de fútbol, no se hayan percatado de que salió por la puerta principal. Es una casa pequeña, donde los espacios confluyen. La pareja de Carmona puede abstenerse de declarar por el vínculo afectivo y familiar que la une al principal acusado. Es la única de los presentes en el lugar que no está imputada.

Otra duda que no se despejó es qué quiso hacer Carmona.

Raid. Carmona salió de la casa, en el interín mató al taxista Bocalón, al parecer intentó conducir el auto y se estrelló contra los postes de luz en la intersección de Santa Ana y Félix Paz; se bajó y caminó hasta un mercado cercano donde robó otro vehículo a personas que realizaban compras. El auto apareció en Villa El Libertador. Se lo vio también en proximidades de la Clínica Vélez Sarsfield, donde le pidió a una joven que lo llevara porque él no sabía manejar y la terminó lesionando. Aparentemente, después fue conducido por un motociclista hasta barrio Los Naranjos. A las dos horas del inicio del periplo fue detenido en Agote y Almirante Brown, casi en el mismo sector donde comenzó su raid.

¿Qué quiso hacer? ¿Adónde pretendía ir? Es un misterio.

¿POR QUÉ CARMONA PUDO GOZAR DE SALIDAS TRANSITORIAS?

La norma que regula las penas de prisión en Argentina establece los requisitos para las salidas transitorias de los detenidos. Están contenidos en el artículo 17.

Además de los cálculos de tiempos de cumplimiento de las condenas, dicen lo siguiente:

◆ Poseer conducta ejemplar o el grado máximo susceptible de ser alcanzado según el tiempo de internación.

◆ Merecer, del organismo técnico-criminológico y del consejo correccional del establecimiento, concepto favorable respecto de su evolución y sobre el efecto beneficioso que las salidas o el régimen de semilibertad puedan tener para el futuro personal, familiar y social del condenado.

Carmona pudo tener buena conducta, a pesar de haber asesinado a dos presos en dos establecimientos carcelarios. En Derecho existe el principio ‘ne bis in ídem’ que impide que se apliquen dos castigos por una misma falta. Pudo haber cometido delitos en los penales y al mismo tiempo haber tenido buena conducta. Será uno de los aspectos a evaluar en la causa, a partir de los informes que se obtengan.

En nuestro país, la Corte Suprema declaró inconstitucional la prisión a perpetuidad. Por eso el régimen penitenciario incluye fases de flexibilización del encierro para posibilitar la reinserción social de las personas privadas de la libertad, siempre y cuando se cumplan determinadas condiciones, como por ejemplo la buena conducta.

Por más criminal que sea, en algún momento abandonará la cárcel. Por eso, el caso Carmona interpela a la sociedad y al Estado.

No se puede pensar que una persona se recupera y resocializa en cárceles hacinadas, sucias, sin suficiente personal técnico capacitado. “Es como ir a jugar la final con Francia y poner seis jugadores en la cancha. Será la crónica de un fracaso anunciado”, ejemplificó un funcionario judicial.

La mejor política de seguridad es invertir en recuperar a quienes cometen delitos. Mientras se cuestione que el Estado destine algo de dinero a los presos, habrá reincidencia y estaremos condenados al fracaso.

La utopía necesaria es tener cárceles que no sean escuelas aceleradas de delincuentes. En las condiciones actuales, un criminal sale de prisión igual o peor de cómo entró. Nunca mejor.

En esta Nota