lunes 26 de septiembre de 2022
CóRDOBA EMILIO APUD

"Si no se ajusta por inflación el ahorro en subsidios será de la mitad"

Para el exsecretario de Energía de la Nación, el ahorro de US$ 4.500 millones para el año que viene que supone la quita de subsidios puede ser de la mitad si no se ajusta por inflación. Cree que la complejidad del esquema puede incurrir en quejas ante las empresas prestatarias e incluso frente a la Justicia. Y plantea que el gobierno debería hacer su contribución rebajando la parte impositiva en las boletas.

21-08-2022 00:54

Tras la presentación esta semana del esquema de segmentación de tarifas que encabezó la secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón, se mantienen los cuestionamientos y las dudas por el impacto que tendrá en los bolsillos de los consumidores, pero también en términos de recuperación de las cuentas públicas. Más dudas hay aún a la hora de establecer si el nuevo escenario alcanza para incentivar inversiones en el sector, que registra años de atraso en muchas áreas clave.

Perfil Córdoba dialogó con el exsecretario de Energía de la Nación, Emilio Apud, quien enumeró algunas de las inconsistencias, fallas de diseño e incluso injusticias que tiene el esquema presentado por el oficialismo. “El año que viene se cumplen 20 años de subsidios. Y la verdad es que después de 20 años la gente está empezando a entender que es una trampa, no es ningún beneficio no pagar la tarifa lo que cuesta”, afirma.

-¿Qué conclusiones tiene, hasta ahora, del esquema presentado para desmontar subsidios?
-En el mejor de los casos, si sale todo como ellos piensan, en un año y actualizando permanentemente con índice inflacionario se lograría bajar el nivel de subsidio que hoy tienen las tarifas del 70% a un 55% aproximadamente. Pero este plan es injusto porque solo el 30% de los usuarios se hacen cargo de la rebaja, el resto no va a tener incremento prácticamente. Entonces, el próximo gobierno heredaría un sistema energético con subsidios entre el 55% y el 60% en la tarifa. Pero yo creo que va a quedar más porque el año que viene es electoral, no creo que vayan a mantener los ajustes.

-Digamos que el componente de subsidio va a seguir siendo alto.
-Sí, pero así cómo íbamos llegábamos a un 80% o 90%. Hay que recordar que en 2015 cuando asumió Macri era casi del 85% el nivel de subsidios. Peor es nada. Pero no es la solución. Además, hay que ver cómo reacciona la gente. Cómo no es nada claro, sobretodo en el esquema del gas que es una maraña de escalas y consumos, es bastante complejo y puede dar lugar a quejas ante las empresas y ante la Justicia. Otra cosa a tener en cuenta es que esto es solo para bajar los subsidios a la generación de electricidad y a la producción de gas, no cubre el transporte y la distribución. Allí, sobretodo en Amba, Edenor y Edesur vienen con las tarifas congeladas hace dos años.

-A diferencia de lo que sucede en Córdoba donde el VAD de Epec es alto.
-No es alto, acá en AMBA es bajo. Córdoba refleja los costos del VAD. Viene condimentado con otras cosas, ¿no? Porque normalmente las empresas distribuidoras agregan otros servicios que no son exclusivamente eléctricos. Pero cuando haya que hacer ajuste en el VAD para Córdoba va a ser mucho menor que el de Amba.

-¿Es correcto calcular en US$4.500 millones el ahorro por quita de subsidios?
-Sí, está entre US$4.000 y US$5.000 millones. Está muy influido por la importación, pero no es la causa. Es cierto que con la invasión a Ucrania aumentó el valor de las importaciones, pero si no hubiéramos tenido la guerra igual estaríamos en US$12 mil millones en subsidios. Van a ser US$15 mil millones este año. Es un número que solo se justifica porque se deja que lo que paga el usuario se vaya licuando por el efecto inflacionario.

-¿A grandes rasgos la factura de subsidios este año va a costar US$15 mil millones?, ¿no impacta nada del esquema actual?
-Va  a ser eso porque es ínfimo el impacto del ajuste que se está haciendo ahora. Se puede llegar a US$14.000 millones, US$14.500 millones porque se ahorraron un par de barcos de importación y el último mes se cobra algo del ajuste. El año que viene va a ser otro tanto. Va a ser difícil que lo puedan mantener a moneda constante. Los US$4.500 millones que significan el ajuste, en un año van a ser US$2.000 millones si no se lo actualiza por inflación y encima hay que ver si hay alguna devaluación y como juegan los precios internacionales y el gas en barco.

-Si la quita de subsidios no contempla la inflación se licúa el ahorro.
-Con expectativas de inflación de 100% para el año que viene el ahorro sería de la mitad. Por eso, lo veo muy difícil. Tendrían que cerrar estos tres bimestres llegando a una actualización y después cada mes con el índice de mes de inflación anterior o alguna fórmula así.

-Hasta ahora alguna clausula por el estilo no está contemplada.
-No, no. En eso no hay nada y se están haciendo también los distraídos con los impuestos. Acá el gobierno se beneficia por partida doble. Primero, reduce el gasto cobrando más la tarifa, que es lo que corresponde, pero no es un mérito de ellos. Segundo, van con un porcentaje de ese aumento con los impuestos, cuando en realidad si es el gobierno el que llegó a esta situación tendría que acompañar un poco a los usuarios, reduciendo ese porcentaje, pero las necesidades que tienen de hacer caja para cubrir el desmesurado gasto publico que hay hacen muy poco probable que reduzcan impuestos. Es una variable que no se puede tocar porque el gasto no se baja acá. Pero en Brasil bajaron los impuestos a los combustibles, tuvieron inflación negativa y la imagen de Bolsonaro subió. El gobierno no tiene capacidad de maniobra, lo único que hacen es bajar en cuenta gotas para darle una señal al FMI para recibir los próximos desembolsos para repagar la deuda.

En esta Nota