sábado 25 de septiembre de 2021
ECOLOGíA Antes de que pierda estado parlamentario
07-09-2021 19:09
07-09-2021 19:09

Desde el Partido Verde reclaman el avance de la ley de humedales

Entrevista a Silvia Vázquez, creadora del partido a nivel nacional y Fabiana Zanutti, referenta por la provincia de Buenos Aires.

07-09-2021 19:09

A pocos días de la PASO, hay un partido que va ganando más espacio, acompañado por crecimiento de la agenda ambiental en la sociedad. Por eso, PERFIL entrevistó a Silvia Vázquez, creadora del Partido Verde en Argentina, precandidata a diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires en un acuerdo con el Partido Socialista Auténtico, Acuerdo Verde y social; y  a Fabiana Zanutti, pre-candidata por la provincia de Buenos Aires del Partido Verde.

El Partido Verde a nivel mundial tiene una relevancia mayor que en Argentina ¿por qué?

Silvia Vazquez: Argentina atrasa 40 años... y en esto lo puedo decir con mucha precisión. Los partidos verdes europeos nacieron en los años 70, con la primera conferencia internacional que marca el inicio del tratamiento del cambio climático, que en aquel momento se hablaba del cambio global, la Conferencia de Estocolmo. A partir de ese momento, año 1970, 1972, se da la carta de Perón a los pueblos del mundo. Hay un envión. Por primera vez en el planeta, se plantea que hay un problema que es global. No es un problema de tal o cual país, sino que es un problema planetario. En las Américas, se funda el Partido Verde alrededor de los 90, que es la consecuencia natural de la Conferencia de Río , Río +20,  un envión muy importante. En Argentina lamentablemente eso no pasó.

Si bien tenemos una historia muy rica, muy activa desde el punto de vista diplomático, de ser firmantes, de haber ratificado a través del Congreso todos los tratados y las convenciones internacionales, eso no tiene un correlato en la política argentina, en la gestión pública sobre todo y tiene un correlato bastante tibio de la legislación. De hecho en el año 1995 , 1996 yo recuerdo haber presentado un proyecto de ley después de la reforma constitucional de una ley general de ambiente, de un código general del ambiente que agrupara a toda la normativa que es muy dispersa en nuestro país y que incluía también el delito ambiental. Fijate que en vez de salir el código del ambiente, terminamos en una ley de presupuestos mínimos que se convirtió en el máximo aspiracional de los argentinos, hasta hoy no, claro.

¿Cuándo se inicia el partido verde en Argentina?

SV: Nace en el 2014 en la provincia de Buenos Aires, cuando nos propusimos en una asamblea, en un congreso con una cantidad de mujeres y hombres que veníamos trabajando en esto a lo largo de tantos años, fundar el Partido Verde en la Argentina. Yo ya me había conectado con los Partidos verdes europeos, los de América Latina, el mexicano…. Yo he tenido otros mandatos como diputada nacional, desde el año 1993 llevo la agenda ambiental, llevé la agenda ambiental de la Unión Cívica Radical en su momento , como concejal de Avellaneda luchando por la limpieza del Riachuelo, denunciando el puerto de inflamables, la planta de carbón de coque de Dock Sud que sigue impactando en la salud de todos los avellanedenses. Era casi como un camino lógico.

Silvia, hace dos semanas, fue la marcha contra el Acuerdo Porcino, y al día siguiente Capitanich (gobernador de Chaco) fue a visitar las granjas porcinas que se están instalando en su provincia ¿Qué podes contarnos vos de esto ya que en su momento, mientras trabajabas en Cancillería, decidiste dar un paso al costado, cuando se empezó a tratar este tema?

SV: Yo estaba al frente del área de asuntos ambientales de Cancillería que representaba al país en todos los tratados internacionales, y por lo tanto además, era natural que este acuerdo con China pasara a mi área para tener un dictamen. Eso no había sucedido, yo tuve que exigir que se me girara el acuerdo para poder ver en qué consistía. Fuimos los primeros que nos conectamos con un movimiento que en España se está llevando adelante desde la sociedad civil de la oposición a las mega granjas porcinas. Hablamos con los médicos que llevan adelante los estudios de impacto sobre la salud humana y sobre todo en los trabajadores. Cuando hice un dictamen, exigí que hubiera un estudio de triple impacto, social, económico y ambiental. Las 25 megagranjas no resisten ese estudio. Claramente como el canciller y el gobierno decidieron seguir adelante, la que tuvo que dar el paso al costado fui yo. Y atrás de eso vino el trigo transgénico.

Referentas del partido verde-20210907

Ante la falta de información oficial respecto a este tema ¿qué opinás de que el único comunicado que hubo por parte del gobierno, después se editó?

SV: Es que fue así, la realidad es que el Canciller comunicó el acuerdo con un twit y aparte habló de nueve millones de toneladas, cualquier cosa, después eran 900 mil, bueno había que leer el texto. Yo le decía, pasame el texto, soy abogada, necesito leer los papeles. Pero no bueno, la realidad es que hay una negativa del gobierno a cumplir la ley que obliga a dar información, obliga y da el derecho, por otra parte, a todos nosotros de acceder a esa información de carácter público. Lo que yo sí señalo de ese acuerdo, que estaba muy embrionario. Y tiene una característica muy sospechosa y por lo tanto inviable en nuestro país, por nuestra estructura legislativa y nuestras garantías constitucionales, que es esta cuestión de lo reservado. Es decir, que no se podía comunicar, ni contarle a un periodista, no se podías hacer un twit. La verdad que eso es incompatible con el sistema legal y constitucional argentino. Y además, una cosa de locos, sobre el final del año el Congreso termina aprobando y ratificando el acuerdo de Escazú, el tratado internacional de derechos humanos ambientales que exige hacer pública información. La verdad es que es completamente contradictorio mantener el secreto. En China podrán mantenerlo, no tendrán ningún problema, pero acá no estamos en China.

¿Cuáles son las propuestas que hacen como partido?

SV: Tenemos una visión de la Argentina en su conjunto. Sacar a la Argentina de la pobreza, de esta situación de vulnerabilidad, de dependencia de planes sociales a nuestra sociedad es una de las prioridades que tenemos. Y el desarrollo de eso implica tener un desarrollo a lo largo y a lo ancho de nuestro país con polos de desarrollo económico, no de crecimiento, no hablo de crecimiento, hablo de desarrollo económico que sea sustentable.

¿Y cómo se llevaría a cabo?

SV: Hay una visión que tenemos desde el Partido Verde que tiene que ver con el modelo productivo que tiene la Argentina, que es la transformación central que tiene que hacer nuestro país para tener futuro y para eso necesitamos la transición a las energías limpias, a las energías renovables. Nosotros estamos cuestionando severamente  ese modelo de subsidio a los combustibles fósiles en la Argentina porque el gobierno nacional está impulsando un ante proyecto de ley para que en el Congreso se garantice por 20 años más subsidios a los combustibles fósiles (…) La realidad es que Argentina tiene, hoy por hoy, uno de los recursos fundamentales para el mundo en función de la fabricación de las baterías de litio. Entendamos algo: impacto ambiental, todo lo tiene. Ahora, hay tecnología con la cual poder llevar adelante esa explotación del litio en nuestro país que no sea la tecnología contaminante  o que no sea avasallando los derechos de los pueblos originarios que están ubicados en los lugares donde están los yacimientos de los salares de litio. Sobre todo lo digo por la provincia de Jujuy, en este sentido hay un trabajo hecho de esta manera, y hay un modelo para llevar adelante que a su vez tiene que ver no solo con lo tecnológico, sino con el desarrollo de la fabricación de baterías de litio en nuestro país.

A nivel provincia de Buenos Aires ¿cuáles son las propuestas?

Fabiana Zanutti: Primero, la provincia de Buenos Aires no tiene un ordenamiento territorial ambiental. ¿Qué significa? Bueno, que sepamos dónde podemos construir y que sepamos dónde debemos preservar para garantizar la calidad de vida, no solamente de las personas, sino de los animales y de los ecosistemas. Y lo que pasó estos últimos días, tiene que quedar en claro que no hay una invasión de carpinchos, hay una invasión nuestra sobre nuestros bienes naturales y la realidad es que hay que cambiarlo. Necesitamos un ordenamiento territorial ambiental. Necesitamos hacernos cargo de las decisiones que tomamos. No puede ser que no tenemos una ley de humedales a nivel nacional en el 2021. Tenemos que hacernos cargo de que estamos favoreciendo un desequilibrio natural y que después suceden cosas como estas.

En esta Nota