miércoles 12 de agosto de 2020 | Suscribite
ECONOMIA / Artículo en Project Syndicate
jueves 23 julio, 2020

El plan de Anne Krueger para la economía en pandemia

La ex número 2 del FMI avaló la cuarentena y estimó que si se hubiese cumplido el aislamiento podría haber existido una recuperación en "V".

La ex directora del FMI critica al presidente de EE.UU. por los aranceles a las importaciones. Foto: CEDOC PERFIL

El aislamiento ante la pandemia de coronavirus obtiene apoyo de los sectores menos pensados. Lejos de los reclamos de algunos liberales contra la cuarentena, la ex número 2 del FMI y ex negociadora con la Argentina, Anne Krueger, remarca que no hay dudas: la reapertura de la economía solo funciona cuando tienen éxito las restricciones a la circulación. 

En una nota publicada por Project Syndicate, remarcó “el secreto a voces” que pone fin al debate cuarentena vs. apertura de actividades: “Hasta que el virus sea derrotado, no se puede volver a la normalidad”. De lo contrario, el virus hace que no pueda haber recuperación económica sostenida y rápida hasta la llegada de vacunas eficaces y ampliamente disponibles, señaló la ahora profesora investigadora de la Universidad Johns Hopkins.

Anne Krueger, ex FMI: “La Argentina se estaba encaminando a una crisis”

Los consumidores no confían en la reapertura y las empresas ven demasiada incertidumbre, sostiene la ex economista jefe del Banco Mundial. “Si los bloqueos hubieran sido efectivos y aplicados en todas partes, una rápida recuperación en forma de V habría sido completamente posible”, marca como hipótesis sobre la forma de la recuperación de la economía, una caída pronunciada pero una reactivación en la misma línea, algo que hoy no está en ningún pronóstico.

¿Vidas o Economía? 

“La mejor esperanza para la economía global es que todos reconozcan que los epidemiólogos tenían razón. La relajación prematura ha causado costos adicionales innecesarios, tanto en términos de salud como de bienestar económico”, agrega, y remarca que los objetivos gemelos de derrotar al virus y revivir la economía “no son contradictorios, sino uno solo”.

“La conclusión clara de todo el mundo es que el alcance de las restricciones de cierre y el grado en que se siguen, es el factor más importante en la meteorización y luego en la recuperación de la pandemia”, indicó en medio de una crítica a las decisiones tomadas por Estados Unidos y la resistencia a las restricciones de algunos sectores de la sociedad.

Anne Krueger opinó sobre la crisis argentina y Guillermo Nielsen salió a cruzarla

 

Krueger hace foco en el caso de EE.UU., la presión por reabrir la economía y la resistencia de algunos sectores a cumplir las medidas. “Las fábricas reabrieron, y muchos establecimientos minoristas y otros servicios reanudaron sus operaciones, aunque a una capacidad reducida. Por un corto tiempo, la producción y el gasto del consumidor aumentaron significativamente. Pero en la mayoría de los casos, tan pronto como las personas comenzaran a relajar las medidas de precaución, el número de infecciones comenzaría a aumentar nuevamente”, recapituló la economista que negociaba con Néstor Kirchner y Roberto Lavagna tras el default de 2001.

“El resultado es un escenario de perder-perder. Las condiciones actuales no conducen a una mejora sostenida en la actividad económica ni a una reducción sostenida en los casos de COVID-19. Si los trabajadores de la salud, el equipo médico y la capacidad de prueba hubieran estado disponibles y debidamente asignados, las autoridades de salud pública podrían haber realizado el rastreo de contactos y la cuarentena en un nivel suficiente para frenar la propagación del virus”, remarca Krueger en el artículo de Project Syndicate.

PV

 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5085

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.