29 sep 2020
ECONOMIA |Análisis financiero
miércoles 2 septiembre, 2020

El precio del dólar y la falta de confianza

Todas estas medidas que puedan tomarse no serán suficiente si no se logra revertir la crisis de confianza en la moneda, que no es responsabilidad del mercado, sino de los políticos.

José Dapena*

Tensión en el mercado cambiario. Suben el dólar CCL y el paralelo. Foto: Cedoc Perfil

Spoiler: la extensión de este articulo no me va a permitir tratar en profundidad los temas que preocupan. Y entre ellos, la expectativa de primeros días del mes entre minoristas para comprar dólares al precio oficial más el impuesto solidario que atiborran el home banking. Esa conducta podría revelar que su precio esta barato, pero ¿qué es barato, y que es caro, y ¿de cuál precio del dólar estamos hablando?

En economía los precios no se miden en términos absolutos, es decir un producto no es caro o barato en el vacío, sino en relación con otro/s productos, bienes o servicios. Por ello para entender la dinámica del tipo de cambio, y si es barato o caro, es conveniente mirar por ejemplo la evolución del tipo real de cambio bilateral, es decir cuanto sube el dólar respecto del nivel de precios general de la economía.

Con dicha relación en mente, el segundo punto es ver de cuál precio del dólar estamos hablando. Las cotizaciones del dólar arrancan desde los $45 (que es el valor neto de retenciones que los exportadores por cada dólar producido) hasta los $133, que se pagan en el mercado paralelo. Como vemos, la dispersión es bastante amplia, pasando por el oficial en $ 74, y el dólar solidario demandado por el público minorista a $102.

Dólar: el Banco Central suspendió a otros 15 mil coleros digitales

Revisando la serie histórica, vemos que un precio de $74 es consistente con el promedio histórico, 102 se encontraría un poquito caro, y 133 es alto. ¿Con estos valores en mente, la pregunta es porque el BCRA pierde reservas?

En mi perspectiva, la respuesta se asienta en los siguientes factores: por una parte, el valor alrededor de 74 puede pensarse en condiciones macroeconómicas normales, siendo que las actuales no lo serian tanto.

Una abultada emisión en pesos dirigida a financiar las necesidades del Tesoro que en principio puede anticipar inflación, reservas en caída, la perspectiva de una sequía en puerta que puede afectar las exportaciones, condiciones no muy seductoras para la inversión, vía protección de derechos de propiedad, imperio de la ley y presión impositiva, y un pronóstico de déficit fiscal primario que podría requerir monetización (se estima inicialmente en USD 14 mil millones para 2021).

Lo que nos lleva al segundo punto, que quizá es el más importante de todos, la falta de confianza, fundada o infundada, lo cual a los efectos del mercado no es relevante. Por tomar un ejemplo extremo, la relación deuda/PBI de Japón aplicada a la economía argentina, implicaría endeudamiento por USD 900 mil millones y no los USD 330 mil millones actuales.

Si bien un tipo de cambio de 133 entonces es muy alto en términos relativos, ha habido momentos en la historia económica de un tipo de cambio equivalente mucho más alto, consistente con huidas masivas del peso (en especial corridas bancarias, que pueden ser ahora más difíciles por la poca profundidad de sistema financiero, reducido principalmente a un sistema transaccional y porque no hay multiplicador monetario en dólares). Además, la experiencia de 2002 debería haber enseñado a respetar los depósitos privados.

Esa falta de confianza, que justifica la brecha de tipos de cambios, surge de una expectativa de una devaluación, correcta o no, lo cual lleva a que se acentúe la demanda, los importadores prefieren calzarse en mercaderías y equipamientos, equivalente a comprar USD al tiempo de cambio oficial.

En términos de cómo modificar esta situación, por un lado el Banco Central tiene el swap con el Banco Central de China, que permite alquilar hasta USD 18 mil millones de reservas al 7% anual, y por otro lado una posible disminución del déficit fiscal, que reduzca la necesidad de emisión, y por ende le quite presión al dólar en términos nominales.

Alternativas para solucionar el problema del dólar

Asimismo, en mi opinión en algún momento debe sanearse la hoja de balance del Banco Central, en especial en lo que respecta a las Letras Intransferibles, que representan un problema desde el punto de vista monetario ya que crean una falsa ilusión contable de respaldo de emisión, y con una contraparte (si bien el dinero es fungible) en Letras de Liquidez.

Sin embargo, todas estas medidas no serán suficiente si no se logra revertir la crisis de confianza, que no es responsabilidad del mercado, sino de los políticos, y que traducida significa que aquel que desea comprar dólares, en realidad comience a desprenderse de sus dólares guardados.

 

Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la opinión de la UCEMA.

* Director de la Maestría en Finanzas UCEMA


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5133

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.