Lluvias con tormenta fuertes o moderadas en la región
Temperatura:
24º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 09 de diciembre de 2018 | Suscribite
ELOBSERVADOR / 17 de noviembre de 1972
sábado 17 noviembre, 2018

Volver, el sueño eterno del peronismo

Hace 46 años, Juan Domingo Perón regresaba al país después de 17 años de exilio.

Aldo Duzdevich*

Imagen icónica: El primer regreso de Perón después de 17 años en el exilio. Foto: Cedoc Perfil

La palabra Volver esta imbricada en el mito originario del peronismo. Volvió Perón de la prisión de Martín García un 17 de Octubre de 1945. Se inmortalizó a Evita con la frase de Tupac Katari “Volveré y seré millones”. Los jóvenes peronistas del ‘55 transformaron la cruz dentro de la V (pintada por los “libertadores”) en una P, y crearon el logo más repetido de la historia:  Perón Vuelve. Intentó Volver Perón en 1964. Volvió 17 años después un 17 de Noviembre de 1972. En 2015, una plaza de jóvenes que no vivieron estas historias cantó: “a volver, a volver….vamos a volver...”. Un peronismo que tropieza, cae, y se levanta para Volver. Setenta años, un tercio de la historia argentina, un movimiento que cada diez dan por muerto, y resucita para Volver. Aunque nunca le fue, ni tan fácil, ni tan rápido ese Volver.

La fallida Operación Retorno de 1964. Derrocado y condenado al exilio en 1955, Perón inicia un largo peregrinar por Paraguay, Panamá, Venezuela y Dominicana, hasta instalarse en Madrid en 1960. La dictadura iniciada en 1955 se había propuesto borrar todo vestigio del Peronismo. Apelaba a la proscripción política, la persecución judicial, la represión, la compra de dirigentes, e incluso a la eliminación física de Perón. 
Desde miles de kilómetros, sin los medios modernos de comunicación y sufriendo las campañas de desprestigio en su contra, Perón iba perdiendo fuerzas. Del 64 % de los votos obtenidos en 1954, (elección de vicepresidente) los llamados al voto en blanco del peronismo no superaban el 25%. 
El 2 de diciembre de 1964 gobernaba el demócrata  radical  Arturo Ilia. Perón supuso que no se le iba a prohibir regresar al país, y se embarcó en un vuelo  de Iberia con destino final Montevideo. Sin embargo las convicciones democráticas de Ilia tenían sus límites, y se apuró a negociar con la dictadura brasileña que detuviera el vuelo en la escala de Río de Janeiro. Bajo amenaza de derribar el avión (con 100 pasajeros dentro) Perón, y su breve comitiva, fueron devueltos a España.

El ajedrez con Lanusse. En marzo de 1971 el general Alejandro Agustín Lanusse se convirtió el en nuevo dictador de la llamada Revolución Argentina. Como muchos militares argentinos, aunque lo odiaba, soñaba en convertirse en el nuevo Perón. Su plan era conseguir un acuerdo con el peronismo para dar una salida electoral, y convertirse él en presidente, incluso llevando un vice peronista. Perón, maestro de intrigas, no lo desalentó: al contrario, recibía a sus emisarios y los escuchaba. Algunos de esos emisarios (como el embajador Rojas Silveira) terminaban seducidos por Perón. Mientras tanto el general ponía a Rucci al frente a la CGT para movilizar al movimiento obrero y daba amplio apoyo a las organizaciones armadas y grupos juveniles que golpeaban al régimen por izquierda. También bendecía a las logias de militares nacionalistas, que alardeaban de golpes cada seis meses. 
Lanusse fue entrando en la trampa y cuando se vio estafado amenazó a Perón: “si no viene, es porque no le da el cuero”. Y creó una cláusula de residencia en el país, antes del 25 de agosto del 72, para impedir la candidatura a presidente de Perón. 
El general que entendía que “lo mejor suele ser enemigo de lo bueno”, aceptó el condicionamiento, a cambio de una salida electoral sin proscripción del Peronismo.

El charter de la esperanza. Perón fijó fecha de regreso para el 17 de noviembre. Un total de 160 personas acompañaban al general en el avión Giuseppe Verdi de Alitalia. Mitad por protocolo y mitad por seguridad (si derribaban el avión mataban a 160). No era un supuesto ilógico. Carlos Mugica, antes de partir, confesó (a Federico Lanusse, que lo llevó hasta Ezeiza)  su temor a ser derribados. Por el otro lado, el entonces contraalmirante Emilio Massera señalaba off de record a los periodistas de Clarín y La Opinión “no llega, lo volteamos”. Lanusse por el contrario hacia ingentes esfuerzos por evitar un atentado, que lo hubiera hecho pasar a la historia como el peor de los criminales.
En el charter iban, además de dirigentes peronistas, personajes del deporte y la cultura. Chunchuna Villafañe, Marta Lynch, Marilina Ross, Leonardo Favio, José  Sanfilippo, Miguel Bellizi, Juan Carlos Gené, entre otros, formaban una especie de escudo humano alrededor del general. 

35 mil soldados para “cuidar” a Perón. El régimen tenia temor a un nuevo 17 de Octubre y Perón aunque no lo dijese, en su intimidad lo esperaba. La dictadura desplegó alrededor de Ezeiza un cerco policial militar nunca visto. Admitido oficialmente fueron 35 mil efectivos, con una última barrera de tanques, y carriers de guerra. La dirigencia peronista de todos los sectores no organizó la movilización. Y finalmente fue el pueblo, que  de forma espontánea, se movilizó bajo la lluvia, a recibir a su líder. La CGT convocó al paro, pero el gobierno decreto asueto, y no hubo grandes columnas sindicales. FAR y Montoneros a esa fecha todavía no tenían la organización, ni la cantidad de cuadros que sumarán meses después. Y decidieron quedarse “autoacuartelados” en previsión de  no se sabe qué estrategia. No hubo carteles de FAR y Montoneros en la movilización. En el interior, los grupos juveniles decidieron hacer actos locales, también sumados a una estrategia confusa que hablaba de sublevaciones de militares peronistas. 
A las 11,15, el Giuseppe Verdi tocó pista. Solo 300 invitados permitidos por el ejército saludaban desde la terraza, cuando Perón pisó suelo patrio y alzó sus brazos. Lo alojaron en el hotel Internacional y allí Lanusse hizo su último intento de condicionarlo. Le impedía la salida del hotel, para que aceptase reunirse con él. Perón estaba prisionero. Cuando intentó salir, en el pasillo un desbocado comisario sacó su pistola para detenerlo. Finalmente, en la madrugada del 18, Lanusse aceptó su nueva derrota y dejó partir la comitiva hacia la casa de Gaspar Campos.
* Autor de La Lealtad. Los montoneros que se quedaron con Perón”.
 


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4473

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard