EMPRESAS Y PROTAGONISTAS
Entrevista

Diego Lozano: “Nos gusta diferenciarnos por hacerle la vida un poco más fácil a nuestros clientes”

Diego Lozano, director de SEIDOR, brindó una entrevista con Perfil, contó el desarrollo de la empresa a lo largo de los años y que es lo que espera para el 2024.

Diego Lozano, director de SEIDOR, en su visita a la Editorial Perfil 20231205
Diego Lozano, director de SEIDOR, en su visita a la Editorial Perfil. | SEIDOR

Diego Lozano es director de SEIDOR, una consultora tecnológica que impulsa la competitividad y la transformación de las organizaciones desde las oportunidades que presentan las tecnologías y el conocimiento del negocio. Lozano habló en una entrevista con Perfil, recorrió las instalaciones, relató el desarrollo de la empresa a lo largo de los años y dio su mirada de lo que se viene para el 2024.

-¿Cuáles son los orígenes de SEIDOR y cómo definís a la empresa?

-Primero que nada es un placer estar en la Editorial Perfil. SEIDOR es una compañía que cumplió 41 años, es originaria de Cataluña, se expandió por 41 países y estamos en Argentina hace 26 años. Somos una consultora tecnológica que está muy vinculada a los sistemas de gestión empresarial, acercamos tecnología a nuestra base de clientes siempre vinculada a lo que significa la gestión de una empresa.

-¿Cómo ves a SEIDOR posicionado en Argentina?

-Nosotros hemos estado durante mucho tiempo vinculados a grandes marcas de software internacionales siendo SAP. Durante este tiempo crecimos mucho, somos una comunidad en SEIDOR Argentina de 500 profesionales, tenemos poco más de 700 clientes en el país y muchos de ellos con relación de largo plazo. Nos distinguen por distintas personalidades, una de ellas es llevar soluciones de gestión, SAP, y de otros fabricantes a esa cantidad de clientes. También me parece interesante entender que en general hemos privilegiado trabajar con empresas argentinas de todo tamaño para que se puedan gestionar mejor.

Diego Lozano, director de SEIDOR, en su visita a la Editorial Perfil 20231205

-¿Qué importancia tuvo Argentina para la expansión de SEIDOR en Latinoamérica?

-La familia Benito sigue siendo muy activa en la compañía, hace mucho decidió una expansión internacional y empezó por el sur de Latinoamérica, con Chile y Argentina. A través de distintas adquisiciones, de compañías que ya estaban presentes en el mercado y después desarrollándolo. Yo te diría que en la historia de SEIDOR, Argentina ha sido muy importante porque fue la cabeza de playa para la expansión internacional y hoy hay un número muy importante de ejecutivos argentinos desarrollados dentro de SEIDOR que dirigen nuestras operaciones en otros países. Entonces fue un efecto radial, donde se trabajó con muchos consultores y gente de negocios en Argentina que luego ayudó a SEIDOR a abrir operaciones en otros países. Argentina nunca fue un país más para la corporación.

-¿Qué balance haces del 2023 y qué esperas para el año que viene?

-El 2023 fue un año desafiante para todos. En el segmento nuestro de la consultoría tecnológica vivimos una situación especial, en el sentido de que la demanda de nuestros servicios es muy abundante. La mayoría de las compañías de todo tamaño necesitan transformarse y requieren de este tipo de sistema de gestión. Te diría que nuestras principales preocupaciones están no solo en generar demanda, sino en acompañar bien a nuestros clientes, tratando de generar la mayor cantidad de capacidad en términos de cantidad de consultores, conocimientos y certificaciones. 

Un número muy importante de clientes creo que sería una sorpresa para el que no está tan metido en este mercado, ver la cantidad de empresas medianas de Argentina que adoptan sistemas de gestión internacional. Se cuentan por centenares. Y la verdad es que cuando uno entra en un proceso de implementar un sistema de gestión, comienza una aventura muy particular. Entonces, cuando se adopta este tipo de procesos internacionales, la compañía es distinta a cómo entró en ese proceso. Nos hace bien a todos, genera competitividad, mejores productores y entornos laborales super desafiantes. 

Gestionar en Argentina, con las incertidumbres que hemos navegado durante todo el año, obviamente forma parte de nuestro día a día, pero en el caso nuestro, te diría que estamos sumamente demandados hacia el 2024. Nuestro ecosistema es muy sano en Argentina, hay empresas que compiten entre sí pero dan trabajo a mucha gente. Lo que se conoce como industria de servicios basados en el conocimiento, ya desde hace un par de décadas que dejó de ser una industria incipiente para ser una industria madura. Nuestro deseo es que en 2024 la industria madura tome mayor escala. Por un lado, va a haber más clientes locales, va a haber más exportaciones de servicios basados en el conocimiento que generan divisas genuinas y oportunidades para todo tipo de perfil de gente.

Diego Lozano, director de SEIDOR, en su visita a la Editorial Perfil 20231205

-¿Una empresa como SEIDOR, puede pensar en un futuro de 4 o 5 años o se enfocan en el día a día?

-Nosotros estamos en una industria que, un poco por definición, planifica a largo plazo. Como toda industria basada en el conocimiento, tenés que generar propiedad intelectual propia, que no se gana de un día para el otro. Entonces, eso es un continuo en el cual trabajar con muchos clientes va alimentando de conocimiento que después podés derramar en el resto de los clientes que te tocan en su arte. Por supuesto, una cosa es la planificación estratégica, otra cosa es obviamente la planificación financiera, entenderse y adecuarse a distintas formas de trabajo. Yo se que en Argentina estamos todo el tiempo condicionados por la coyuntura, pero no hay que olvidarse que esta es una industria que está teniendo una transformación a nivel global gigantesca; la gente trabaja desde sus casas y desde otros países. Para nosotros es desafiante y super interesante, te diría hasta divertido, entender la organización de un proyecto dentro de cinco años, porque probablemente no sea lo de hoy. Son proyectos más ágiles y más horizontales, a nivel global esta industria está desafiada por grandes transformaciones.

Diego Lozano, director de SEIDOR, en su visita a la Editorial Perfil 20231205

-¿Cuál es el rol específico de la tecnología para el crecimiento de las empresas? ¿Y por qué consideras importante la inversión en los sistemas de gestión?

-Me apalanco en la segunda parte de la pregunta, porque tecnología es un poco amplio. Primero, nosotros entendemos por un sistema de gestión empresarial, aquellos sistemas que permiten operar: una compañía, una industria o una institución de principio a fin, en sus áreas de producción, de compras, de ventas, etc. Dicho esto, un sistema de gestión empresarial para una compañía de este tipo, transforma la gestión de cambio que uno hace internamente. Nosotros tenemos una frase en SEIDOR que se llama “humanizar la tecnología”, ¿qué queremos decir con esto? Las compañías implementan sistemas no porque estén obligadas a reportar una contabilidad solamente, o porque tienen automatización de una máquina o de un personal, sino porque empiezan a tomar decisiones basadas en datos concretos. Para nosotros un sistema de gestión permite que el gestor de la empresa, sea un dueño, un gerente o un empleado, pueda tomar decisiones en el área a la que pertenece basados en datos concretos. Esos datos están almacenados y son procesados por sistemas que permiten que una compañía que está en el Conurbano Bonaerense, en una planta industrial en Santa Fe, en el interior de Córdoba, una minera del norte o una empresa de Vaca Muerta, pueda adoptar los mismos procesos de negocios que una compañía internacional que esté en Alemania, Suiza, Estados Unidos o en China.

Diego Lozano, director de SEIDOR, en su visita a la Editorial Perfil 20231205

-¿Cuáles crees que son los principales desafíos que encara el mercado IT en la actualidad?

-A nivel global, seguramente hay gente mucho mejor capacitada que yo, pero inevitablemente uno habla de títulos como ciberseguridad, adopción de sistemas por su propia inteligencia artificial y procesos robotizados. A mí me gustaría concentrarme un poco más en la problemática local. Creo que Argentina tiene el desafío de escalar en esta industria. Insisto, esta industria lleva décadas y en Argentina hay mucho talento. Va a depender de cómo se ordene la industria, obviamente está afectada por distintos tipos de influencia, pero lo que quiero decir es que la industria puede no tener un límite. El límite está en nuestra capacidad de generar profesionales, nuestra capacidad de adoptar nuevos modelos de negocio, nuestra capacidad de poder balancear la exportación de esos servicios con el consumo local. 

Durante muchos años, dos décadas atrás, Argentina discutía qué modelo de gestión tecnológica tenía que hacer; si copiar a la India, si copiar a Israel, si copiar a Irlanda, si copiar a Colombia, si copiar a Chile, si copiar a Sudáfrica o si copiar a Australia. Me parece que el desafío más grande es escalar, que los consultores no se cuenten por ciento, sino por miles, que las empresas que adopten esto no se cuenten por ciento sino por decenas de miles, que la exportación sea un motor para la economía, porque me parece que no solamente genera divisas, sino también derrama buenas prácticas y competitividad. No tenés por qué ser una empresa grande, puede ser claramente una empresa pequeña, la típica Pyme Argentina hoy puede afrontar perfectamente un proyecto de este tipo.

-¿Por qué crees que las empresas buscan a SEIDOR como consultor tecnológico?

-Cuando uno adopta un sistema de gestión y una consultoría tecnológica, hay un factor de confianza implícito en la transacción. Nosotros vendemos o implementamos softwares y vendemos consultorías. En ambos casos estamos hablando de intangibles. Si no hay una relación de confianza establecida donde encaramos proyectos de forma conjunta con nuestros clientes, esos proyectos no prosperan. Hemos sido capaces de generar una relación de confianza con una base de clientes, que por el otro lado en la Argentina es muy importante para usarse.

Diego Lozano, director de SEIDOR, en su visita a la Editorial Perfil 20231205

-¿Qué crees que tiene SEIDOR que no tienen otras consultoras?

-Te hablé de la sanidad del ecosistema, con lo cual yo diría que nuestra diferenciación y la de todas las compañías que compartimos el ecosistema del sistema de gestión, tanto internacionales como locales, es un respeto mutuo, porque estamos en el mismo negocio, porque tenemos una obligación conjunta de desarrollar los recursos. Nos gusta diferenciarnos porque tratamos de hacerle la vida un poco más fácil a nuestros clientes. Cuando hablamos de humanizar los proyectos de tecnología significa aterrizarlos, hablar el lenguaje claro, de mejorar el proceso y ponerle el pecho a las dificultades. No hay un proyecto que no tenga idas y vueltas. Cualquier cliente que se mete a tocar procesos de su compañía sabe que va a estar transformado y las transformaciones duelen. Nos gustaría pensar que nuestros diferenciales es que podamos acompañar esas transformaciones en base a una relación de confianza y en base a conocimiento.

-¿Por qué crees que las personas eligen desarrollar su carrera profesional dentro de SEIDOR?

-La elección de las personas que se dedican a la consultoría tecnológica hoy es un desafío. Como decíamos hace un rato, por suerte esas personas tienen alternativas, pueden trabajar en forma individual, pueden trabajar para empresas que están en otras geografías y pueden hacer una serie de cosas. De todas maneras, lo que nosotros tratamos de generar son algunas cosas que van a aparecer hasta muy elementales, pero a veces son difíciles de lograr: un buen clima de trabajo y un lugar donde desarrollarlo. Muchas veces nos sentimos el puente entre proyectos desafiantes y el talento del agente. Hacemos trading, entre proyectos y conocimiento, entonces me parece que una persona viene y se puede sentir bien en SEIDOR para desarrollarse, porque accede a proyectos que son interesantes y desafiantes, y porque lo hace en un clima laboral de apertura, fácil, dónde tratamos de solucionar los problemas entre todos, una organización muy horizontal. Al menos esa es nuestra aspiración.