24th de February de 2021
ESPECTACULOS El artista que falleció el 14 de mayo de 2015
14-05-2020 03:05

B.B. King, el rey del blues que amaba la Argentina y a Pappo

Generoso y virtuoso a la vez, fue un referente del rhythm and blues. "Cuando yo me muera, espero que en este lugar tan austral siga habiendo gente que toque rock", dijo sobre el país.

“No sé cuántas veces vine. Amo venir a la Argentina. La gente es agradable y muy buena”, dijo una vez BB King, cuando le preguntaron sobre estas latitudes en las que sentía muy a gusto. Tal es así que se hizo un amigo, Pappo, de quien luego lamentó su pérdida cuando falleció en un accidente en 2005.

Hace cinco años se iba una de las leyendas del Blues. El artista de la mueca en su rostro, el del punteo con uña larga, el que cautivaba con su sencillez y virtuosismo, fallecía un 14 de mayo de 2015 en su casa de Las Vegas.

Considerado el Rey del Blues, la revista Rolling Stone lo ubicó dentro de los 100 mejores guitarristas de todos los tiempos. Invitado al Salón de la fama del Rock And Roll en 1987, el guitarrista desarrolló vario estilos musicales emparentados con el jazz, el swing y el pop. Será por eso que hasta Los Beatles le dedicaron una canción (Dig It, 1970).

Riley B. King, nació el 16 de septiembre de 1925 en una pequeña cabaña de una plantación de algodón en Misisipi. King creció cantando en un coro de Gospel, otras de sus claras influencias. A los 12 tuvo su primera guitarra y debutó con el Famous St. John's Quartet actuando en iglesias.

BB King se casó dos veces y tuvo 15 hijos

Desde ese entonces, en la década del 50, King se convirtió un referente del rhythm and blues, con una lista de éxitos. Grabó decenas de discos y fue reconocido con una infinidad de premios, entre ellos obtuvo 15 Grammys. En los 80 bajó la cantidad de discos. Sin embargo alcanzó un grado de popularidad mayor al grabar BB King and Friends, junto a artistas de la talla de Stevie Ray Vaughan, Eric Clapton y Phil Collins, entre otros.

King vivió casi diez años con diabetes y fue un visible portavoz en la lucha contra esa enfermedad. Se casó dos veces y tuvo 15 hijos.

La relación con la Argentina -podría decirse- arrancó con un pancho. Carlos Geniso, músico argentino integrante de Avalancha (una banda de los setenta con tintes bluseros) vivió a fines de los 70 en Estados Unidos. Durante su estadía en ese país, se las rebuscó un tiempo, vendiendo Hog Dogs en las esquinas de Manhatan. Un día vio que pasaba B.B King y le regaló un pancho.

King, sorprendido, le agradeció y siguió su camino hacia un edificio de esa esquina donde funcionaban las oficinas de su manager, Sid Seidenberg. Los encuentros se comenzaron a repetir: King pasaba y Genesio le regalaba otro Hog Dog. Según relato Botagofo, miembro de Avalancha, un día King lo invitó a Genesio a la oficina de su manager. Allí, el músico le dijo que quería llevarlo a la Argentina y el manager le respondió qué si le ponían 15 mil dólares arriba de la mesa, él iba. 

El sábado 26 de abril de 1980, King debutó con un show íntimo para la prensa e invitados especiales en el salón de la planta baja del Hotel Bauen. “Es increíble, gente que no tiene en general dominio del inglés y de la música ha sido tan atenta”, dijo King ante aquel público exultante, al bajar del escenario. Dio después dos show en Obras: el 28 y 29 de abril. “Amigos, un hombre simple dice cosas simples. Brindo porque, cuando yo me muera, en este lugar tan austral siga habiendo gente que toque rock y blues”, les dijo el músico a un grupo de rockeros con los que había compartido una cena después del show.

Slam Allen: "Cuando vi a BB.King decidí que eso quería hacer el resto de mi vida"

Pappo fue uno de los tantos músicos que hizo la fila para saludar a B.B. King en su camarín en Obras. El Carpo esperó su turno y cuando estuvo frente a él, le basó el anillo y le regaló una horma de queso y un vino. En los noventa cuando B.B. King volvió al país, le volvieron a presentar a Pappo y él se acordó de aquel regalo. De ahí viene que lo apodara Mr.Cheeseman (Señor Quesero).

B.B. King volvió para tocar en el Luna Park los días 17 y 18 de diciembre de 1991. Luego hizo lo propio en 1992, 1993, 1996 y 1998. El 10 de agosto de 1993, King invitó a Pappo a tocar en el Madison Square Garden, en Nueva York, junto a otras leyendas del blues como Junior Wells y Buddy Guy. Fue un momento único para la historia de la música argentina. Después de la muerte de Pappo, cada vez que le preguntaban, King se ponía triste al recordarlo. "Pappo es uno de los más grandes del mundo”, decía.

La última vez que vino a Buenos Aires fue en marzo de 2010, tenía 84 años y dicen, fueron dos conciertos con gusto a despedida.

En esta Nota