lunes 26 de septiembre de 2022
INTERNACIONAL maravillas persas

Chau Estado Islámico, hola dólares: Irak busca impulsar el turismo en el milenario norte del país

La zona estuvo varios años bajo control de los yihadistas, pero eso le da incluso un atractivo especial a los visitantes: se pueden ver ruinas de 2.000 años, y las huellas de las balas de los feroces combates para aniquilar a los extremistas de EI.

11-09-2022 15:37

Paseando entre ruinas de hace 2.000 años, los visitantes admiran la ciudad antigua de Hatra, en el norte de Irak, donde las autoridades locales están alentando los emprendimientos turísticos, en procura de "dar vuelta la página" del sombrío período yihadista, sepultando aquellas terribles imágenes de salvajismo y las miles de víctimas que dejó Estado Islámico.

Construidas en el siglo II o III antes de nuestra era, las ruinas de Hatra están incluidas en el patrimonio mundial en peligro de la Unesco, y se encuentran a solo dos horas de carretera desde Mosul, la antigua "capital" del grupo Estado islámico (EI), reconquistada a sangre y fuego en 2017 por las fuerzas iraquíes y una coalición internacional.

Turistas en ruinas milenarias el norte de Irak: quieren dar
Las marcas de balas en las piedras de Hatra, testimonio de las batallas para expulsar a Estado Islámico. (Fotos AFP)

Las excursiones turísticas, organizadas por un museo privado de Mosul, permitió este fin de semana unos 40 visitantes, todavía con mayoría de iraquíes, pasear por Hatra bajo la dorada luz del crepúsculo que bañaba ese centro arqueológico. El sueño es que la zona empiece a atraer a visitantes de todo el mundo, dinamizando el lugar y ofreciendo a sus pobladores más vías económicas de progreso. 

"Es el lugar de una civilización antigua. No solo se siente la historia antigua, también los recientes acontecimientos con el EI", explica a la AFP Luna Batota, una mujer de 33 años que recorría el lugar con su esposo belga. La mujer vive desde los nueve años en Bélgica. Es su primera visita en 24 años a su Irak natal.

Ver a Hatra produce sentimientos contradictorios" explica, "pues no solo se ven los impactos de bala en la piedra, también los cartichos vacíos en el piso".

La ciudad de Hatra, un importante centro religioso y comercial bajo el imperio persa, estaba dotada de imponentes fortificaciones y albergaba magníficos templos, asociando las arquitecturas griega y romana a elementos de decoración de origen oriental. En 2015, Estado Islámico publicó un video que mostraba a sus combatientes destruyendo relieves murales, disparando sobre ellos y atacando una estatua con un pico.

Turistas en ruinas milenarias el norte de Irak: quieren dar

En febrero pasado, las autoridades exhibieron en el espacio tres esculturas restauradas: un busto de tamaño natural de inspiración romana, así como rostros esculpidos en el muro del gran templo.

 

"Lleno de turistas"

Cinco años después de la derrota del EI, Mosul y sus alrededores van recuperando una cierta normalidad, aunque la reconstrucción es lenta y las ciudades reflejan aún el estigma de los destructores combates que permitieron expulsar a los yihadistas

La excursión a Hatra es la primera de ese tipo organizada por la Casa del Patrimonio de Mosul, un museo inaugurado en junio. Pero las ruinas ya atraen a turistas, reconoce uno de los organizadores, Fares Abdel Sattar, ingeniero de 60 años.

El objetivo de la iniciativa es "exhibir el patrimonio y la identidad de Mosul, y de su región del Nínive", afirma. Pero también crear "una región turística, lo que generará efectos económicos y culturales".

Tras su conquista en 2014 de grandes territorios Irak y Siria, Estado Islámico fue derrotado y expulsado al cabo de varias ofensiva en los dos países. Las fuerzas iraquíes proclamaron su victoria a fines de 2017.

Turistas en ruinas milenarias el norte de Irak: quieren dar

Y en un Irak que se abre lentamente al turismo mundial, y que ya se benefició del turismo religioso en las ciudades santas chiitas de Kerbala y Nayaf, las autoridades son conscientes de las ventajas económicas que el sector puede traer. No obstante los desafíos son grandes y las infraestructuras turísticas requieren de un trabajo colosal en este país rico en petróleo, pero devastado por décadas de guerra.

"Mosul no es solamente la guerra, EI y el terrorismo", cuenta en Hatra Beriar Bahaa al-Din, doctorando en antropología en la universidad británica de Exeter. "Mosul es una civilización, un patrimonio, una cultura".

"Hoy he venido a ver esta cultura", dice el visitante de 29 años. Pero admite tener cierta "tristeza", y reconoce que el acceso a Hatra es difícil, y que faltan paneles explicativos que cuenten la historia del lugar. "Este imponente lugar debería estar lleno de turistas procedentes del mundo entero", señala. Tal vez en un futuro cercana se haga realidad.

 

AFP/HB