viernes 23 de julio de 2021
INTERNACIONAL Dardos de Brasilia
02-03-2021 20:43

Brasil ataca a Argentina pese a que se reactiva el comercio bilateral

El ministro de Economía de Bolsonaro dijo que Brasil seguirá los pasos de Argentina si toma decisiones económicas erradas. Alberto Fernández se reunirá con su par brasileño el 26 de marzo.

02-03-2021 20:43

En momentos en que el comercio bilateral se reactiva y la diplomacia presidencial disfruta de una momentánea calma tras la tempestad, la política vuelve a meter la cola en la relación con Brasil. Paulo Guedes señaló a la Argentina como el espejo en el que su país no debe reflejarse. El ministro de Economía de Jair Bolsonaro aseguró que si el Gobierno aumenta el déficit fiscal y toma decisiones erradas de política económica se convertirá en la Argentina “en seis meses”.  

“Para convertirte en Argentina, seis meses; para transformarte en Venezuela, un año y medio. Si lo haces mal, se va rápido. Ahora, ¿quieres convertirte en Alemania, o los Estados Unidos? Se necesitan diez o quince años en la otra dirección”, aseveró el economista.

Sus dardos al tercer socio comercial de Brasil después de China y Estados Unidos parecieron buscar un doble objetivo: fijar un límite al gasto en momentos en que el Congreso aprobaria un nuevo auxilio para los afectados por el Covid-19, y congraciarse con la base electoral de Bolsonaro, para la cual la Argentina de Alberto Fernández es una “mala palabra”. Así lo consideró Oliver Stuenkel, profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas, a PERFIL: “Es algo para movilizar a sus seguidores que siempre funciona y tiene bajo costo”.

A 24 días de la cumbre del Mercosur donde Alberto Fernández y Bolsonaro tendrán su primer encuentro presencial, Guedes disparó contra la Argentina. Su pronunciamiento también llegó una semana después de que las acciones de Petrobras se desplomaran en la Bolsa tras la decisión de Bolsonaro de designar a un militar al frente de la petrolera estatal, en un esfuerzo por “pisar” los precios del combustible y evitar una nueva huelga de los camioneros. Guedes, un Chicago Boy que defiende las privatizaciones y la reducción del déficit, mantiene un delicado equilibrio con el jefe de Estado, en una relación tirante que, sin embargo, sobrevivió a la explosiva renuncia de Sérgio Moro.

Fernando Henrique Cardoso: "Hay momentos históricos que requieren que se actúe activamente hacia la igualdad"

Guedes aseguró que seguirá en su cargo mientras tenga la confianza de Bolsonaro. “Si estoy logrando ayudar a Brasil, haciendo las cosas en las que creo, debo continuar. La ofensiva no me saca. Lo que me saca de quicio es la pérdida de confianza del presidente, o tomar el camino equivocado”, declaró en el podcast Primocast.

Para Stuenkel, Guedes perdió la influencia que tenía al inicio del Gobierno y dejó de ser un “súper ministro” valorado por los mercados. “Ya no puede amenazar a Bolsonaro con su renuncia porque los mercados se dieron cuenta de su pérdida de poder después de lo que ocurrió en Petrobras”, afirma. “Ya no tiene influencia. No tiene una buena inserción en el mundo académico, tiene más de 70 años, básicamente ésta es su última chance de implementar su proyecto. Se queda en el Gobierno porque no tiene nada que perder”, agrega el internacionalista.

Comercio bilateral

Paradójicamente, los cortocircuitos políticos llegan en momentos en que el vínculo económico disfruta de su mejor momento desde que Bolsonaro y Fernández coinciden en la presidencia de sus respectivos países. Según el Indec, Brasil volvió a convertirse en enero de este año en el principal socio comercial de la Argentina, con 823 millones de dólares en exportaciones e importaciones por 760 millones, lo que implica aumentos del 18,1% y 15% respectivamente. La balanza comercial bilateral también tendría un superávit en febrero de 130 millones de dólares, según consignó un informe de Ecolatina

20210227_alberto_fernandez_bolsonaro_cedoc_g.

“El flujo de comercio había caído desde el último cuatrimestre de 2018, todo 2019 y 2020. Durante la pandemia el intercambio fue muy flojo. Hoy en día, que hay restricciones más holgadas, empieza a retomar niveles normales”, afirmó Joaquín Waldman, economista egresado en la UBA y analista de la consultora. “Ambas economías se están recuperando, tanto a nivel general como en el sector industrial, que genera valor agrega y da empleo”, agregó.

Jair Bolsonaro volvió a criticar la gestión de Alberto Fernández

Los ruidos de la política parece que no harán mella en el vínculo comercial durante 2021, más aún si el real comienza a depreciarse, lo que aumentaría la competitividad argentina. Por eso, Waldman sostiene que el crecimiento de Brasil es una buena noticia para la economía: “Es súper favorable porque tracciona a sectores industriales a los que les cuesta mucho exportar a otros mercados. Hay otra actividad que seguirá rezagada por la pandemia: el turismo. Pero para la industria es una gran noticia”.

Si bien el inicio de 2021 envió señales positivas en el intercambio con el principal socio regional de la Argentina, aportando aire a las arcas del Banco Central, la dinámica política de los dos gobiernos amenazan con inyectar ruido a la relación bilateral, más aún teniendo en cuenta que este año habrá elecciones de medio término en Argentina y el año que viene elecciones presidenciales en Brasil, eventos que podrían volver a disparar la tensión política entre dos socios que se necesitan mutuamente pero, al mismo tiempo, se miran de reojo.