lunes 10 de mayo de 2021
INTERNACIONAL PANDEMIA DE CORONAVIRUS
21-12-2020 04:43

El Papa Francisco prepara una Navidad distinta, obligada por el coronavirus

La misa de la Noche de Navidad se adelantará dos horas para respetar el toque de queda impuesto en Italia. Además, la bendición "Urbi et orbi" tendrá lugar en la Basílica y no en Logia Central.

21-12-2020 04:43

La misa de la Noche de Navidad en la Basílica de San Pedro tendrá lugar la tarde del jueves 24 de diciembre, a las 19:30, es decir, dos horas antes del horario de las 21:30 que siempre mantuvo durante su pontificado el Papa Francisco. La medida se toma debido a la emergencia por la pandemia de Covid-19 y las limitaciones que esta impone. 

Francisco tiene la intención de garantizar que los participantes en la celebración sean limitados y que respeten el "toque de queda" impuesto por las autoridades italianas al regresar a sus hogares.

Del Calendario de celebraciones navideñas presidido por el Papa, publicado hoy por la Oficina de Prensa del Vaticano, surge también un cambio respecto a la Bendición "Urbi et Orbi" del día de Navidad a las 12 horas, que tendrá lugar en la Basílica y no desde la Logia Central (el balcón que da a la Plaza San Pedro). Esto ya había sucedido el último domingo de Pascua, el pasado 12 de abril.

La sala de prensa de la Santa Sede aclaró que la participación en las celebraciones será muy limitada, con fieles identificados según los métodos utilizados en los últimos meses, cumpliendo las medidas de protección previstas y sujetos a cambios por la situación de salud

Siempre en San Pedro, la hora y el lugar de las Primeras Vísperas y del "Te Deum" en acción de gracias por el último año transcurrido del jueves 31 de diciembre, serán a las 17:00 en la Basílica Vaticana, así como las misas del 1 de enero y de la Epifanía, ambas a partir de las 10:00.

Un avance de dos horas más, confirma cuánto el pontífice argentino respeta cuidadosamente las disposiciones anti-Covid, como demostró en todos estos meses y también el martes pasado, en la fiesta de la Inmaculada Concepción, cuando para no crear conglomeraciones de fieles hizo al amanecer, a las 7 de la mañana, el tradicional acto de veneración en Plaza España.

Italia aún no entró en la zona roja de la Navidad y ahora se sumó el fantasma del nuevo Covid, la variante británica del virus, mucho más contagiosa que la normal, ya de por sí caracterizada por una alta velocidad de propagación.

La Conferencia Episcopal Italiana (CEI), a través del Consejo Episcopal Permanente, había señalado "la necesidad de prever el inicio y la duración" de la Misa de la Noche de Navidad "en un horario compatible con el llamado "toque de queda'" de las 22:00. En todas las diócesis y parroquias italianas ya se están adaptando a una misa de celebración del nacimiento de Jesús unas horas antes respecto a otros años.

Una novedad que impulsó inmediatamente al gobierno del premier italiano, Giuseppe Conte, a suspender las conexiones aéreas con el Reino Unido y a aumentar los controles de llegadas, imponiendo hisopados y cuarentenas incluso para quienes ya se encuentran en el territorio nacional.

La mutación de Sars-Cov2, de hecho, aunque no aparece letal, puede aumentar el número ya elevado de infectados, con consecuencias más grandes como el de una mayor presión sobre las salas del hospital y terapias intensivas.

El ministro de Salud, Roberto Speranza, firmó una orden en la que se establece que se detienen los vuelos hacia y desde Gran Bretaña hasta el 6 enero, "una medida de precaución para comprender el alcance del problema", explicó, tomada "tras un enfrentamiento con nuestros científicos, que tendrán que comprender la situación, en contacto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el gobierno británico".

HV

En esta Nota