viernes 07 de mayo de 2021
INTERNACIONAL Elecciones en Estados Unidos
07-11-2020 15:17

Donald Trump derrapa en Twitter, juega al golf y se niega a reconocer la derrota

"Gané esta elección, por mucho", bramó el mandatario saliente, que continua con sus denuncias de fraude e irregularidades en los comicios. Su curiosa agenda.

07-11-2020 15:17

Pese a que las elecciones en Estados Unidos ya están definidas de manera irreversible, el presidente saliente Donald Trump se niega a reconocer la derrota luego de que su rival, Joe Biden, se proclamara ganador. Como viene haciendo desde el cierre de los comicios, el candidato republicano acude a Twitter para denunciar un supuesto fraude electoral sin pruebas, cuestionar el sistema de voto por correo y proclamarse como verdadero ganador.

"¡Yo gané esta elección, por mucho!", proclamó el magnate inmobiliario desde las redes sociales luego de que se confirmara que los demócratas habían reconquistado el estado de Pensilvania, lo que los ubicaba por encima de los 270 votos necesarios en el colegio electoral para llegar a la presidencia.

"La gente estaba gritando '¡paren el conteo!' y '¡Reclamamos transparencia!'", escribió luego Donald Trump en referencia al escrutinio en el estado del noreste del país, integrante del "muro azul" que suele votar a los demócratas y donde obtuvo una sorpresiva victoria en 2016.

Ahora, en cambio, el republicano obtuvo un triunfo, pero judicial y parcial. La Corte de Pensilvania accedió a que los observadores de su partido puedan supervisar más de cerca el conteo de votos, aunque el fallo no detiene el escrutinio ni invalida ninguna parte del cómputo que se ha hecho hasta ahora en ese distrito.

"Me siento honrado de que me hayan elegido para dirigir nuestro gran país", tuiteó Joe Biden

Críticas al escrutinio

Con muchos de sus tuits marcados como "engañosos" por decisión de la red social, en un cuestionado intento de frenar la difusión de fake news, el mandatario saliente lleva varios días cuestionando los resultados de los comicios. Sus protestas crecieron a partir del miércoles 4 de noviembre, cuando comenzó a revertirse la ventaja que tenía en varios estados clave, como Nevada, Georgia y Arizona, en parte por el conteo tardío de los votos emitidos por correo.

Así, a medida que se alejaba el panorama favorable a los republicanos, después de que el mapa estadounidense pareciera teñirse irremediablemente de rojo en la noche del martes 3, Trump comenzó a redoblar sus críticas contra el sistema electoral. "Tuve una ventaja tan grande en todos estos estados hasta altas horas de la noche de las elecciones, solo para ver cómo desaparecían milagrosamente a medida que pasaban los días. ¡Quizás estas pistas regresen a medida que avancen nuestros procedimientos legales!", proclamó este viernes.

"Decenas de miles de votos se recibieron ilegalmente después de las 20 del martes, día de las elecciones, cambiando total y fácilmente los resultados en Pensilvania y algunos otros estados empatados. Como asunto aparte, cientos de miles de votos no pudieron ser observados, ilegalmente. Esto también cambiaría el resultado de las elecciones en numerosos estados, incluido Pennsylvania, que todos pensaron que se ganó fácilmente la noche de las elecciones, solo para ver desaparecer una ventaja masiva, sin que nadie pudiera observar, durante largos intervalos de tiempo, lo sucedido", escribió Trump en una serie de tuits este sábado.

"Ocurrieron cosas malas durante esas horas en las que la transparencia legal no estaba permitida, de manera cruel. Los tractores bloquearon las puertas y las ventanas se cubrieron con cartón grueso para que los observadores no pudieran ver el interior de las salas de recuento. ¡Cosas malas pasaron ahí adentro, ocurrieron grandes cambios!", lamentó luego.

Frustración, golf y TV

La agenda de Donald Trump fue motivo de controversia durante su presidencia: en muchas ocasiones su calendario marcaba "tiempo ejecutivo" por las mañanas. Pero, según corresponsales de la Casa Blanca, el mandatario en realidad pasaba mirando televisión (a veces hasta 7 horas diarias) y llegaba al salón oval recién al mediodía.

Ese comportamiento se profundizó esta semana cuando los resultados comenzaron a ser negativos. El jefe de Estado norteamericano canceló la mayoría de sus apariciones públicas a partir del miércoles y ordenó a su equipo de abogados continuar con la batalla legal por el escrutinio. Por su parte, y visiblemente "enojado y frustrado" según los corresponsales, Trump se dedicó a mirar la cobertura televisiva de los comicios "sin parar".

Lo más llamativo ocurrió este sábado 7 de noviembre. Mientras miles de personas celebraban la victoria de Biden en Nueva York, otro grupo se reunía frente a la Casa Blanca para respaldar a Trump y bailar la coreografía de YMCA, la canción de los Village People que el republicano usó en el tramo final de su campaña.

¿Dónde estaba Donald Trump en el medio de todo esto? La agencia AP logró fotografiarlo jugando al golf su club de Virginia, un estado en el que Biden también logró imponerse. Allí también, no obstante, varios espectadores se acercaron para felicitarlo.

Según Kaitlan Collins, corresponsal de CNN en la Casa Blanca, tras sus rondas de golf Trump abandonó Virginia esta tarde para dirigirse de nuevo hacia la Casa Blanca.

 

FF

En esta Nota