9th de March de 2021
INTERNACIONAL Derecho a réplica
28-04-2020 13:49

El embajador de Turquía responde a una nota de PERFIL

El diplomático cuestiona las afirmaciones de la Asociación Cultural Armenia sobre los "sucesos de 1915" que a su juicio no fueron un genocidio.

28-04-2020 13:49

Me dirijo a Usted con respecto al artículo publicado en la sección “Internacional” con el título Pandemia y genocidio, el reclamo armenio en tiempos de coronavirus el 23 de abril de 2020 por el referente de la Asociación Cultural Armenia.

Cada año, observamos con preocupación la obsesión patológica de ciertos círculos contra Turquía y el pueblo turco, así como la propaganda y la retórica del enfoque unilateral armenio sobre los sucesos de 1915 en varios periódicos. Sin embargo, una comprensión periodística responsable requiere también reflejar el otro lado de la moneda.

A principios de 1900, el Imperio Otomano estaba librando varias batallas en varios frentes para impedir su colapso. Aunque reconocido como “el grupo étnico más leal” en la sociedad otomana, algunos grupos armenios sucumbieron a la radicalización, las actividades de insurgencia y de limpieza étnica en pos de fundar una patria armenia étnicamente homogénea en Anatolia, lo que constituía una amenaza para la seguridad y la integridad territorial del Imperio y su pueblo. Dicho esto, el terror étnico por parte de las minorías, entre las cuales las bandas armenias tomaron la delantera, están bien documentados.

El documento más autorizado sobre el final de la prolongada o, en otras palabras, no finalizada Primera Guerra Mundial sobre Turquía es el Tratado de Lausana del 24 de julio de 1923. Este Tratado además de que no hace referencia a un “genocidio”, ni siquiera se refiere a los armenios. Tal hecho solo es suficiente para subrayar que el “genocidio” armenio surgió como una mentira inventada en las décadas posteriores, lo que dio lugar a los brutales ataques terroristas contra diplomáticos turcos y sus familias entre 1973 y 1985.

El genocidio armenio, la posverdad y el compromiso argentino

Acusar a una nación de un crimen tan despreciable como el genocidio, que nunca cometió, es un gran error que la historia y la memoria nunca olvidarán.

El crimen de genocidio tiene una descripción estricta en la ampliamente reconocida Convención de 1948 sobre Prevención y Sanción del Delito de Genocidio que establece los prerrequisitos como la existencia de evidencia concreta, sentencia de un tribunal competente y la intención de destruir físicamente como ocurrió en el caso del Holocausto y los genocidios en Camboya, Ruanda y Srebrenica. Por lo tanto, denominar a los trágicos sucesos de 1915 como “genocidio” no solo está legalmente infundado, ya que no existe tal sentencia judicial, sino que constituye también una agresión directa contra toda una nación.

Presento aquí en adjunto copia de la carta que el Presidente Recep Tayyip Erdoğan envió al Patriarca Armenio de Turquía, Reverendo Sahak Maşalyan, el 24 de abril de 2020.

Carta enviada por el Presidente Recep Tayyip Erdoğan al Patriarca Armenio de Turquía, Reverendo Sahak Maşalyan

Reverendo Sahak Maşalyan,

Patriarca Armenio de Turquía,

Distinguidos miembros de la comunidad Armenia,

Les saludo con afecto y respeto.

La solidaridad entre nuestros ciudadanos continúa creciendo en estos tiempos difíciles que estamos pasando junto con el mundo entero. Rezo al Todopoderoso para que lleguemos al futuro aún más cerca el uno del otro y con sentimientos más fuertes de unidad y de solidaridad.

Conmemoro respetuosamente a los Armenios Otomanos quienes perdieron la vida en las difíciles condiciones de la Primera Guerra Mundial, que causaron grandes sufrimientos a los pueblos del mundo, y transmito mis sinceras condolencias a sus nietos. En esta ocasión, deseo la misericordia de Alá a todos los ciudadanos Otomanos quienes perdieron la vida durante este doloroso período.

No hemos permitido, bajo ninguna circunstancia, que ni siquiera un solo de nuestros ciudadanos sea marginalizado y discriminado por su fe o identidad, y nunca lo haremos. El objetivo común de todos nosotros es construir juntos el futuro, tomando fuerza del pasado sólo para la amistad y el mismo ideal superior de la humanidad.

Todos somos conscientes de los círculos que trabajan para crear hostilidad del pasado, ignorando nuestra unidad que surgió del seno de Anatolia. Mientras que deseamos y trabajamos por un futuro lleno de unidad, prosperidad y tranquilidad, es nuestro más importante deseo que no se dé la oportunidad a aquellos que apuntan a lo contrario.

Con estos pensamientos, una vez más conmemoro con respeto y misericordia a los Armenios Otomanos que perdimos en la Primera Guerra Mundial.

Que la paz sea con todos Ustedes!

RECEP TAYYİP ERDOĞAN

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE TURQUÍA

 

*Embajador de la República de Turquía en Buenos Aires.