jueves 02 de abril de 2020 | Suscribite
INTERNACIONAL / REVELACIONES
lunes 24 febrero, 2020

Josef Mengele estaba obsesionado con los enanos, los gemelos, los fetos y los cerebros

Un nuevo libro trae a la luz los macabros detalles sobre los experimentos que el "ángel de la muerte" realizaba con los prisioneros judíos de Auschwitz en la II Guerra Mundial.

Josef Mengele Foto: CEDOC
lunes 24 febrero, 2020

El doctor nazi Josef Mengele (1911-1979) estaba obsesionado con el enanismo y los gemelos, y recorría el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau en búsqueda de víctimas indefensas, pero su “espécimen” elegido era la cabeza de un niño de 12 años que planeaba diseccionar, revela un nuevo libro sobre sus monstruosidades del denominado “ángel de la muerte”. Con miles de víctimas indefensas, el mayor campo nazi fue el laboratorio ideal para Mengele, y sus actos demostraron ser la pesadilla más oscura de la historia moderna. La mayoría de sus macabros experimentos no tuvieron éxito y condujeron a la muerte de cientos de prisioneros.

El criminal de guerra más famoso de todos los tiempos, Mengele era un “monstruo médico” doctorado en antropología de la Universidad de Munich y fue miembro Instituto de Biología Hereditaria e Higiene Racial antes de la II Guerra Mundial. Desde entonces abrigó la intención de destruir a los enemigos percibidos de la raza aria, los judíos, y crear la sociedad ideal. Cautivado por los fenómenos, elegía a las víctimas de sus experimentos médicos en base a diferentes colores de ojos, anomalías de crecimiento como pie torcidos, jorobas, gigantismo o enanismo, gemelos y gitanos.

Su objeto de estudio favorito era la cabeza de un nene de 12 años que iba a diseccionar, según reveló un documento de David Marwell, ex jefe de la Oficina de Investigaciones Especiales del Departamento de Justicia de Estados Unidos, contratado para encontrar a Mengele en la década de 1970. "Esto solo reforzó mi noción de él como un monstruo salvajemente sádico y grotesco", escribió Marwell en su nuevo libro Mengele: desenmascarando al ángel de la muerte.

Mengele se centró en gemelos idénticos, gemelos físicos y gitanos, explica Marwell. Con una “colección” de 732 pares de gemelos para experimentar, el médico nazi una vez impregnó un gemelo con el esperma de un gemelo diferente para ver si produciría gemelos. En otra ocasión, esperaba con ansias el nacimiento de un gemelo, pero cuando solo nacía un bebé, según un sobreviviente que presenció el parto, Mengele arrancó al bebé del útero de la madre y lo arrojó al horno y se fue.

Mengele puso pares de gemelos en pequeñas jaulas de madera y los inyectó dolorosamente a diario en la espalda con bacterias que les causaban infecciones de la boca o los genitales, lo que provocó forúnculos gangrenosos.

Mengele puso pares de gemelos en pequeñas jaulas de madera y los inyectó dolorosamente a diario en la espalda con bacterias que les causaban infecciones de la boca o los genitales, lo que provocó forúnculos gangrenosos. Además, aplicó pinzas dolorosas en las extremidades de los niños para inducir gangrena, inyectó tinte en sus ojos para ver si podían cambiar de color, les dio inyecciones en la columna vertebral y punzadas espinales sin anestesia.

Para comprobar con sus propios ojos los efectos del tifus y la tuberculosis, inoculó estos virus a un gemelo pero no al otro. Si uno moría, el otro era asesinado con una inyección de cloroformo en el corazón para estudiar y comparar los efectos de la enfermedad. El resto del tiempo, Mengele hacía operaciones sin anestesia para procedimientos de extracción de órganos, castración o amputación, e inyectó a los prisioneros con cloroformo o fenol en el corazón, lo que instantáneamente causaba la coagulación de la sangre.

“Las víctimas fueron asesinadas deliberadamente solo para mediciones y exámenes posteriores a la muerte”, relata el investigador. “Órganos, ojos, muestras de sangre y tejidos fueron enviados a un laboratorio para su posterior estudio y para su disección, y todas las víctimas sufrieron un dolor insoportable y una muerte agonizante”. Además, relata que “Mengele “clavó cientos de ojos humanos a la pared como una colección de mariposas”.

Los prisioneros de Auschwitz, incluidos los niños seleccionados por Mengele, fueron enviados a otros campos de concentración para servir como sujetos de experimentación de tuberculosis y se infectaron con la enfermedad.

“Mengele siempre estaba sobrio, a diferencia de los otros oficiales, sacrificando a los internos, determinando el destino y buscando entre los recién llegados para encontrar gemelos o cualquier persona con rasgos inusuales”, continúa el relato. “El campo de Auschwitz se convirtió en el laboratorio perfecto para Mengele para perseguir sus propios intereses científicos pervertidos que veía como un esfuerzo de vanguardia”.

Los prisioneros de Auschwitz, incluidos los niños seleccionados por Mengele, fueron enviados a otros campos de concentración para servir como sujetos de experimentación de tuberculosis y se infectaron con la enfermedad. “Los niños fueron colgados de las tuberías de calefacción en una escuela en Hamburgo para ocultar la evidencia de estos experimentos”, informa Marwell.

Al autor le resulta difícil aceptar el testimonio de algunos de los experimentos atribuidos a Mengele a través de las décadas: crear un gemelo siamés “cosiendo” a dos gemelos, o convirtiendo a los niños en niñas o niñas en niños o incluso conectando el tracto urinario de un niño de 7 años niña a su propio colon, según diversos autores. “Dada la ambición de Mengele, está claro que persiguió su ciencia no como un renegado impulsado únicamente por impulsos malvados y extraños, sino más bien de una manera que sus mentores y sus compañeros podrían juzgar que cumplen con los más altos estándares”, escribió Marwell.

DS


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4953

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.