sábado 02 de julio de 2022
JUEGOS Lexicón

Rascacielos

Del abrelatas al vaivén, del hazmerreír al espantapájaros

19-06-2021 10:01

Que un edificio de gran altura intente arañar el cielo es una imagen de un lirismo algo pueril pero potente. No sabemos quién forjó la palabra; posiblemente sea un calco de la inglesa skyscraper, cuya traducción literal es idéntica. (Según parece, antes de acomodarse en el rubro de la construcción skyscraper se usó para nombrar a un banderín en la punta del mástil, un pájaro volando muy alto, un adorno arriba de un edificio y un hombre de gran estatura; era claramente una metáfora en busca de hogar.) Sólo por su nombre el ciempiés ya produce fascinación; poco importa que en realidad no sean cien sino treinta o cuarenta. No debe haber palabra más transparente que abrelatas; un abrelatas es una herramienta que, bueno, cómo decirlo, abre latas. Todas ellas, rascacielos, ciempiés y abrelatas, son palabras compuestas, formadas a partir de la fusión de dos palabras preexistentes. Suele ser una estrategia muy productiva para multiplicar el vocabulario de una lengua; en algunos idiomas, como el alemán o el holandés, es un procedimiento corriente. El castellano es más cauto, pero aún así hay muchas palabras de este tipo. Pueden unirse dos sustantivos, como en bocacalle, telaraña, puntapié o compraventa; un verbo y un sustantivo, como en tocadiscos, cuentagotas, guardarropa o espantapájaros; también un sustantivo y un adjetivo, como en pelirrojo, pasodoble, bajorrelieve o boquiabierto, e incluso dos verbos, como en correveidile, vaivén o hazmerreír. Queda como ejercicio combinar y recombinar otras palabras para ver si descubrimos algo nuevo y útil.

 

(En la imagen: Tom Cruise intenta escalar el Burj Khalifa, el rascacielos más alto del mundo. En Misión imposible: Protocolo fantasma​, de Brad Bird, 2011.)

En esta Nota