MODO FONTEVECCHIA
Industria gráfica

El Gobierno derogó una norma que prohibía el uso de tintas cancerígenas

La Secretaría de Industria eliminó la regulación técnica medioambiental que prohibía las tintas con metales pesados. Se aplica en países desarrollados.

Industria Gráfica
Industria Gráfica | Redes @faigaoficial

Una advertencia que encendió todas las alarmas fue el anuncio que el presidente de la Federación de la Industria Gráfica Argentina (FAIGA), Juan Carlos Sacco, realizó mediante un comunicado oficial en su sitio web. El documento fue un anticipo dirigido en forma amplia a los sectores de los rubros Gráficos, Importadores y Distribuidores. Concretamente, Sacco había señalado que “en horas o días se verá publicado en el Boletín Oficial, la baja de la Norma Técnica medioambiental, que tanto tiempo y trabajo llevó al sector poner en vigencia”.

Como si nada pasara, como si fuese un mero trámite, el titular de Federación remarcó que “después de 15 años, con un nuevo Gobierno se ha decidido sacarla”, sin mayores argumentos que justifiquen la disposición. Esta advertencia hacía referencia a lo que hoy ya es un hecho: A través de la resolución 108/2024 publicada en el Boletín Oficial, la Secretaría de Industria y Comercio derogó siete reglamentos técnicos con el objetivo de “desburocratizar y reducir los costos y tiempos que tienen las empresas al momento de importar y comercializar bienes y productos”, según argumentó el organismo.

Las pymes contra la UIA: apuntaron contra el RIGI y alertaron que habrá un récord de despidos 

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Herramientas del mundo desarrollado 

Entre los reglamentos derogados está la norma 453/685 que prohibía, dentro del proceso industrial, la utilización de tintas con metales pesados. Un detalle no menor, por el alto grado de componentes cancerígenos, y niveles contaminantes de estos materiales, en perjuicio de la salud. De hecho la seriedad de la advertencia quedó evidente también si se considera que se trata de una “norma técnica medioambiental”, que las grandes potencias industriales a nivel global, como Estados Unidos, Europa y Japón, implementan y exigen su cabal cumplimiento.

En este marco, el titular de la FAIGA señaló: “Esta Federación, que tengo el honor de presidir, seguirá los caminos que nuestros asesores en materia judicial nos aconsejen, porque estamos convencidos de que estas herramientas son las que se usan en el mundo desarrollado con el fin de regular el comercio internacional; y no se trata de un mero régimen proteccionista, sino de comerciar con las mismas reglas de juego”.

Recesión brutal: la industria se desplomó 16,6% y la construcción 37,2% en abril 

¿Libertad de enfermarse?

En el comunicado, muy contundente y concreto destacó: “El secretario de Industria y Comercio está de acuerdo con los elementos que le proporcionamos, demostrando que esta norma de cuidado ambiental es similar a las vigentes en países que el actual presidente Milei quiere que nos parezcamos y con los que entablamos negociaciones comerciales”, pero en la contracara advirtió : “No obstante, nuevos personajes en el equipo del Presidente, lo han convencido de eliminar cerca de 3.200 reglamentos y normas, para que la libertad de vivir, comerciar, importar y exportar sea totalmente libre, sin ningún requisito que lo pudiese entorpecer”.

Lo cierto es que la desregulación extrema lleva a que algunos de sus efectos sean nocivos para la salud de los habitantes de aquellas economías cuyos mercados podrían verse beneficiados. Es decir, las medidas desregulatorias impulsan a los mercados y hasta podrían verse como muy aconsejables para promover el desarrollo de la actividad y el comercio.

Sin embargo, en la otra cara de la misma moneda, pueden esconder efectos negativos, que en principio afecte a la salud de las personas y, luego, atentar contra “la salud” del mercado mismo. Por consiguiente, parece desaconsejable avalar la derogación de una norma técnica que en su articulado dispone normas en protección de la industria gráfica prohibiendo el uso de tintas con componentes de metales pesados. Así, la norma (aún vigente) establece que las tintas autorizadas para impresiones en la industria gráfica, ya sea en la industria nacional, o bien las tintas que ingresen al país en impresos importados, no pueden contener metales pesados, con potencial daño cancerígeno.

Presentación de “Somos Industria 2024”: cómo será el megaevento 

Qué dijo la Secretaría 

“Derogamos siete reglamentos técnicos y seguimos tomando medidas para simplificar el comercio”, argumentaron desde la Secretaría de Industria y Comercio. Los siete reglamentos eliminados “sólo funcionaban como trabas burocráticas en la comercialización y abastecimiento de productos”, agregaron. “Los reglamentos técnicos establecen requisitos obligatorios sobre calidad, seguridad, diseño, proceso de producción e identificación de productos. Sin embargo, los reglamentos derogados implicaban sólo trabas administrativas sin un propósito real de seguridad para el consumidor”, remarcaron. 

“Entre los reglamentos derogados se encuentra el de productos impresos implementado en 2010, que exigía certificar que los productos a fabricar o importar no contuvieran plomo en tinta, cuando la industria ya no trabaja con este tipo de tintas conforme a estándares internacionales”, enfatizaron. A su vez, agregaron: “Los controles que se realizan a la producción ya aseguran que las tintas que llegan a las gráficas cumplan con las especificaciones internacionales de plomo. Además, respecto al grado de cumplimiento, en la última década no se han identificado casos de plomo en productos gráficos”.

La Corte suspendió la ejecución de la sentencia que habilitaba a una tabacalera a no pagar un impuesto interno 

“Se elimina también el reglamento técnico de papel envasado que exigía a todo fabricante o importador la certificación de excesivas normas técnicas para corroborar la medida de las hojas, grosor, opacidad y gramaje sin que representaran cuestiones de seguridad para el consumidor”, explicaron desde el organismo oficial. “Además de estos dos reglamentos, se derogan otros cinco que en la actualidad no se encuentran vigentes, como los correspondientes a etiquetado de eficiencia energética en balastos; tubos flexibles de aluminio; útiles escolares; tintas, lacas y barnices; y sanitarios”, apuntaron.

Por lo pronto, el titular de FAIGA resaltó: “Vamos a acatar la medida pero no estamos de acuerdo. Consideramos que al quitar la desregulación nos ponen en desventaja”, según apuntó Ámbito. Poniendo foco en que, al margen de tratarse de una norma que protegía la industria nacional, "no es una regulación para arancelaria", y se implementa en los Estados más desarrollados.

VFT