domingo 03 de julio de 2022
MODO FONTEVECCHIA Vacunación

Florencia Cahn: "El movimiento antivacunas es cuantitativamente pequeño pero muy ruidoso"

La presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunación y Epidemiología (SAVE) habló sobre la importancia de la vacunación para prevenir rebrotes de enfermedades como el sarampión. También destacó que en la Argentina, los antivacunas son pocos.

30-03-2022 15:58

Florencia Cahn, especialista en infectología y presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunación y Epidemiología (SAVE), mantuvo diálogo con Jorge Fontevecchia en el cual resaltó la importancia de despejar las dudas de aquellos que no se vacunaron pero que no son necesariamente antivacunas. También alertó sobre los nuevos casos detectados de sarampión y la importancia de controlarlos a tiempo con una fuerte campaña vacunatoria. 

FC: Veníamos desde la sociedades científicas, y desde el Ministerio de Salud de la Nación, alertando sobre el riesgo de la reintroducción del sarampión en función de las coberturas de vacunación que fueron empeorando durante los últimos años y función de la apertura de fronteras y la facilidad de que personas que viajen al exterior, puedan traer casos importados de sarampión. Esto sucedió y ayer se   confirmó un caso de una mujer embarazada de 9 semanas que no estaba vacunada.

JF: ¿Es posible contagiarse de sarampión estando vacunado de sarampión?
FC:
La posibilidad de vacunarse lo que evita es el hecho de contagiarse y de contagiar a otros. No funciona como la vacuna contra el COVID, que uno puede estar vacunado y de todas  maneras se contagie, pero evitar formas graves, sino que también previenen en un alto porcentaje la posibilidad de contagio. El sarampión es muy contagioso, y el hecho de estar vacunados nos protege individualmente pero también protege a quienes nos rodean, y quienes por algún motivo no pueden estar vacunados, los protegemos de esa forma.

Alerta por un posible caso de sarampión en la Ciudad de Buenos Aires

JF: Uno asocia el caso de esta persona no vacunada, que acaba de llegar al país, y se contagió, con los movimientos antivacuna, que como vos decís, uno asocia con el tema del COVID.  Ahora en el caso de la vacunación del sarampión, eso es cuando uno es muy chiquito, o sea que la decisión no es de la persona sino de los padres, ¿existen registros de qué porcentaje de la población argentina no cumplió con el cronograma de vacunación infantil?
FC:
Es verdad que una vacuna qué por calendario de vacunación se da al año de vida, y a los chicos cuando ingresan a la escuela primaria. Pero la realidad, es que les contaba que ya hubo un alerta epidemiológico en noviembre donde se decía que todas las personas adultas tenían que contar con dos dosis de vacuna doble o triple viral, y aquellos que no podían saber si la tenían, tienen la posibilidad de hacerse un análisis de sangre para ver si tienen anticuerpos o no. Y aquellos que no tengan la posibilidad, ante la duda, darse dos dosis de la vacuna. En muchos casos, los adultos que son nacidos después de 1965, si no se puede recabar el dato, tienen que vacunarse. Hay que tener en cuenta que en la vacunación pediátrica, durante la pandemia, bajó más de un 50%, es decir que ahora, hay un desafío y un trabajo importante que tiene que ver con recuperar ese sistema de esquemas que quedaron incompletos en nuestros chicos. Y para recuperarlos no sólo en la infancia, sino también en todas las etapas de la vida.

JF: Me gustaría una reflexión suya de los antivacunas...
FC: 
Se tiende a hacer una falsa dicotomía entre 'provacunas' y 'antivacunas'. En la Argentina hay pocos antivacunas, y en general en la región de las américas las personas confían mucho en las vacunas, creen que las vacunas son una herramienta muy poderosa en la prevención de enfermedades, de hecho prolongarán la calidad y la cantidad de vida de las personas. El movimiento antivacunas es cuantitativamente pequeño pero muy ruidoso. Lo que hay que entender es que no toda persona que no se vacuna es un anti-vacunas. Lo que hay es gente en el medio que tiene dudas respecto a la vacuna. Tenemos que tener es una escucha y comunicación empática. Es una conversación que se tiene que dar en el consultorio, para escucharlos y responder a cada una de esas dudas y es probable que esas personas puedan después, ir y vacunarse.

cp