jueves 19 de mayo de 2022
MODO FONTEVECCHIA Ecosistema en peligro
05-05-2022 07:52

La exploración petrolera amenaza al Mar Argentino

La explotación de la zona marítima argentina arriesga la vida de la flora y fauna marina producto de la búsqueda de hidrocarburos.

05-05-2022 07:52

Desde el Río de la Plata hasta la Isla de los Estados, el Mar Argentino está en peligro. La búsqueda de hidrocarburos en los océanos presenta riesgos potenciales pero concretos para peces, ballenas, delfines, moluscos y aves. Así lo hizo saber el Foro para la Conservación del Mar Patagónico, una red internacional que coordina a 23 organizaciones de la sociedad civil, en un informe técnico presentado este miércoles.

El método más común para buscar hidrocarburos en el agua es la prospección sísmica. Un cañón de aire comprimido emite pulsos acústicos, capaces de viajar grandes distancias, ya que las ondas sonoras se propagan más lejos y más rápido que en el aire. Una vez emitidas, esas ondas se analizan para conocer la estructura del subsuelo marino y ubicar los yacimientos.

Pero las exploraciones entran en conflicto directo con la amplia variedad de organismos marinos, como ballenas y delfines, que usan el sonido para funciones biológicas esenciales: orientación, alimentación, reproducción, socialización, cuidado paternal, detección de presas y depredadores. Los efectos de los pulsos de cañón de alta intensidad van desde los cambios de comportamiento y retrasos de desarrollo hasta lesiones graves y muertes.

"Explotación de petróleo en Mar del Plata: una fiscal dictaminó en contra del proyecto"

La frontera hidrocarburífera marina viene avanzando con fuerza desde 2017, cuando el Estado empezó a otorgar más permisos de estudios de exploración en escenarios como las cuencas Austral y del Golfo San Jorge, y la mitad occidental de la cuenca Malvinas. El área habilitada para las exploraciones, vigentes hasta 2028, abarca hoy casi 1,3 millones de kilómetros cuadrados.

Se trata de “una amenaza potencial para la vida marina y sus hábitats, tanto por las prospecciones sísmicas, como por las futuras etapas de explotación, particularmente el riesgo de derrames de petróleo”, insiste el Foro. Esas amenazas son tan diversas como las distintas etapas que involucra la actividad, que incluyen el diseño, la construcción, la explotación, el transporte y el desmantelamiento de las instalaciones. La alternativa es clara y cada vez más necesaria: una transición energética que haga foco en la descarbonización y en la implementación de energías no contaminantes, más seguras y eficientes.

CB PAR