domingo 29 de enero de 2023
MODO FONTEVECCHIA La apertura de Modo Fontevecchia

Sufrir hasta en el festejo

Millones de personas salieron a las calles en lo que fue una verdadera fiesta popular por el triunfo en el Mundial. La jornada deja un sentimiento agridulce, al no haberse podido cumplir el protocolo institucional de recibimiento a la Selección.

21-12-2022 09:18

“Ayer fue un día marcado por ambivalencias. En un sentido, por una enorme alegría en el festejo del triunfo en el mundial, en otro, tristeza por el modo en que se llevaron adelante algunas cuestiones”, expresó Jorge Fontevechia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), este miércoles 21 de diciembre. 

“Ayer fue un día marcado por ambivalencias. En un sentido, por una enorme alegría en el festejo del triunfo en el Mundial, en otro, tristeza por el modo en que se llevaron adelante algunas cuestiones”, expresó Jorge Fontevechia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), este miércoles 21 de diciembre. 

Fontevecchia inició su editorial señalando: “Me parece que vale la pena reflexionar sobre el por qué la Selección no fue a Casa de Gobierno. Por qué ni siquiera saludaron al ministro del Interior, que estaba cuando aterrizaron en el aeropuerto”.

“Si no se puede dar la mano a alguien, ir a recibir, más no sea formalmente, el saludo del Presidente, hay una responsabilidad institucional que no se está cumpliendo”, prosiguió el análisis.

La Scaloneta volvió y tuvo a Argentina a sus pies: las 50 mejores fotos de un día glorioso

Una tradición institucional

-En 2018, Macron saludó a cada uno de los miembros de la selección francesa en su llegada al país, tras haber obtenido la Copa del Mundo.

-En 2014, Ángela Merkel celebró en el vestuario con los jugadores de la selección alemana, y luego los recibió en Berlín.

-En 2010, antes de empezar el recorrido de la selección por las calles de Madrid, Rodríguez Zapatero recibió a la selección española en el Palacio de la Moncloa, triunfadores del mundial de Sudáfrica.

-Tras triunfar en Alemania 2006, la selección Italiana fue recibida por el primer ministro, Romano Prodi.

-En 2002 fue la selección brasileña la triunfadora, y fue recibida en la sede residencial por Fernando Henrique Cardoso, presidente en ese entonces, tras haber conseguido la copa disputada en Corea del Sur y Japón.

La Casa Rosada tenía todo listo para recibir a los campeones, pero tuvo que desarmar el escenario

Aprovechar la “marca país”

“En las vísperas de la final del mundial, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ofreció a Alberto Fernández viajar conjuntamente al partido en Qatar desde Francia. Creo que hubiera correspondido que Alberto Fernández asista”, afirmó Jorge Fontevecchia. 

“Es importante poder capitalizar la marca país. Ayer, las acciones de las empresas argentinas en Wall Street subieron 10% y subieron los bonos. Hay estadísticas que muestran que los países que ganan el Mundial aumentan su velocidad de crecimiento los años siguientes”, agregó. 

Del Presidente a los campeones del Mundo

“Evidentemente, ganar un Mundial de fútbol coloca el país, como marca, en otro lugar. Una enorme cantidad de turistas van a querer ir a conocer al país del campeón, las exportaciones tienen la posibilidad de crecer, porque recibir un producto con la marca de ese país pasa a ser más deseable, hay una cuestión institucional y económica detrás del triunfo”, continuó la reflexión.

“Que Argentina se haya privado de tener la representación del gobierno en Qatar, frente a una audiencia de miles de millones de personas, fue una pérdida de oportunidad para la Argentina. Creo que hubiera correspondido que antes de iniciar el recorrido los jugadores hubieran visitado la Casa Rosada, cumpliendo con esa cuestión protocolar, para el beneficio de todos, no sólo del Gobierno, sino también del Estado y de la ‘marca país’”, enfatizó el conductor. 

Lionel Messi, Rodrigo de Paul y Leandro Paredes vivieron un susto en el micro tras su llegada a Argentina

“La grieta” como obstáculo

“En esta Argentina atravesada por la grieta, nos vamos al otro extremo, en el que ni siquiera puede existir una foto protocolar, ni siquiera se le pueda dar la mano al Presidente en el aeropuerto”, criticó Fontevecchia.

“Me parece que este es un punto en que también los jugadores tienen que aprender que tienen una responsabilidad institucional. Hoy Messi tiene más poder que Alberto Fernández, probablemente Pelé, cuando ganó la copa, tuviera más poder que el Presidente, pero la institucionalidad también la construyen los ciudadanos, no solamente el Gobierno”, expresó.

Un 17 de octubre futbolístico

“En la apertura del programa anterior hacíamos la comparación en este mismo programa, queriendo que sea una vuelta de página de aquel 20 de diciembre del 2001 en el que comenzó, o se profundizó, la neo decadencia argentina”, prosiguió el editorial.

“Este 20 de diciembre, que esperábamos que sea todo alegría, terminó generando sentimientos ambivalentes. Porque, por un lado, la gente disfrutó la fiesta popular en las calles, pero por el otro, no se cumplieron las formalidades institucionales, que hubieran permitido aprovechar, en el marco del triunfo en el mundial, la ‘marca país’, finalizó Fontevecchia.

FM PAR