martes 05 de julio de 2022
MODO FONTEVECCHIA Control de natalidad

Vasectomía, un método anticonceptivo cada vez más común

La médica uróloga María Florencia Fulco fue entrevistada por Jorge Fontevecchia en donde habló sobre la creciente demanda de este procedimiento que impide la producción de espermatozoides. Mirá la entrevista completa.

02-06-2022 13:17

En diálogo con Modo Fontevecchia, la médica uróloga y andróloga, María Florencia Fulco, explicó el boom de las vasectomías, una forma de anticoncepción que es cada vez más consultada por las personas: “Cuando se aprobó la ley de la interrupción voluntaria del embarazo fue el tope de las consultas”, explicó. Escuchá el programa por Radio Perfil FM 101.9 o miralo por Net TV.

¿Por qué crece la tendencia de la vasectomía entre los hombres?

La tendencia la empezamos a ver desde hace ya unos 5, 6 años y al principio fue un gran boom, teníamos muchas consultas, lo cuál nos sorprendía y ahora desde hace unos años, sobre todo luego de la pandemia, la cantidad de consultas se mantienen estables y altas. Hay varias razones por las cuales las personas consultan por la vasectomía. Ha aumentado la demanda de personas de todas las edades, no sólo de los que ya tienen su familia completa.

"Beto Casella confesó que se va a realizar una vasectomía"

Esta tendencia que se estabilizó, ¿es mundial? ¿Tiene que ver con el descenso de la tasa de natalidad que vemos? Al punto que se estima que en el 2050, la población se estabilizaría y dejaría de crecer.

Sí, probablemente tiene que ver, es una tendencia de la población mundial el hecho de tender a tener menos hijos, a postergar la búsqueda de la familia. Hay mucha gente que quiere hacerse la vasectomía cuando ya tuvo 2 o 3 hijos y hay gente que consulta porque no quiere ningún hijo definitivamente. Esos son los que más nos habían sorprendido cuando empezó el boom de las vasectomías. Personas de 20 y tantos que querían este método de anticoncepción definitivo.

"Varones le ponen el cuerpo a la decisión de no tener hijos"

¿Es reversible? y, en ese caso se puede explicar por qué los más jóvenes podrían hacerla al ser reversible a posteriori...

Hay muchas técnicas e información respecto de la reversión de las vasectomías. El éxito de una reversión depende de la técnica con la que se hizo esta vasectomía. Muchas de las estadísticas de las que nosotros disponemos vienen de países como Estados Unidos en los cuales la vasectomía es un procedimiento que se realiza desde hace muchísimo tiempo.

Los profesionales notaron que había mucha demanda para revertirla. Entonces, la técnica de la vasectomía en Estados Unidos empezó a cambiar y ahora es menos agresiva la separación de los cabos del conducto deferente. Eso trajo aparejado una mejor tasa de reversiones. Sin embargo, como contrapartida, trae aparejado una ligera mayor tasa de recanalizaciones espontáneas, que es cuando la vasectomía fracasa.

Acá estamos en una etapa en la cual los profesionales lo asumimos como un método irreversible y entonces hacemos procedimientos más agresivos que disminuyen la tasa de la recanalización cuando uno quiere revertirla vasectomía. Técnicamente puede ser reversible pero en Argentina lo hacemos como un procedimiento definitivo.

Desde el punto de vista sociológico, ¿qué conclusión saca llevado este tiempo los jóvenes que le sorprendía que no querían ser padres nunca? ¿Qué nos dice la vasectomía en su incremento de los cambios culturales que se producen en cada generación?

A mí me impactó mucho porque cuando fue el primer debate en el Congreso por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, ese fue el punto de inflexión a partir del cual un montón de varones empezaron a consultar por este procedimiento. Por lo cual, desde lo sociológico, fue un despertar. Se empezó a hablar de las concepciones de familia, de las responsabilidades de todas las personas, no sólo de las más mujeres, a la hora del control de la natalidad.

A su vez, estos aspectos sociales empezaron a hacer que las personas ya no hablen de proyectos de familia, la vasectomía forma parte de un proyecto personal. Nuestra sociedad siempre tiende a la individualidad, cuando se aprobó la ley de la interrupción voluntaria del embarazo fue el tope de las consultas y a partir de ahí se mantienen estables.

"El mapa del aborto, entre el freno estadounidense y la ola verde latinoamericana"

¿Pudo haber ligazón entre esos aumentos de la vasectomía y la aparición del viagra que extendió la vida sexual de los hombres en la tercera edad?

Sí. Seguimos hablando de fenómenos sociales. El viagra apareció hace más de 30 años y cuando apareció habilitó las discusiones respecto de las disfunciones sexuales. Se habla tanto que la gente consulta porque lo escucha. La vasectomía no se asocia con trastornos sexuales, solamente genera una ausencia de espermatozoides y si la persona no lo refiere, nadie tiene por qué enterarse.

Usted se certificó como andróloga, ¿qué la llevó a una mujer a elegir esta especialidad? aclarando al público que "andro" es hombre...

Empecé a hacer cirugía general y luego fui buscando un espacio más pequeño y tuve una rotación en la cual me encontré con profesores universitarios que me transmitieron el cariño por la especialidad. Muy pocas veces, contadas con los dedos de una sola mano, algunos pacientes me dijeron que no quería atenderse conmigo por ser mujer. Durante mucho tiempo fui la única mujer del Hospital de Clínicas y ahora afortunadamente tenemos varias residentes y urólogas en general. Las personas quieren profesionales independientemente de su sexo, género. Hoy en día las personas me eligen por mi nombre.

CB PAR