martes 31 de marzo de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Asume Alberto
martes 10 diciembre, 2019

Alberto Fernández y un discurso existencial

La oratoria del presidente tuvo una visión convocante, donde se combinaron la inteligencia racional y práctica y la inteligencia emocional

por Sergio Sinay

Traspaso de mando. Foto: PRESIDENCIA.
martes 10 diciembre, 2019

Por encima del agobiante y oscuro aire de estos tiempos, la asunción de Alberto Fernández como presidente de la Argentina (y no de “la unión de los argentinos” como repetía lambisconamente y fuera de lugar la locutora de la transmisión televisiva y radial), ofreció dos puntos de luz. El primero es el hecho de que luego de 91 años un presidente no peronista terminara su mandato y entregara en tiempo y forma los atributos a su sucesor, además de que tal delegación del mando se produjera democrática y civilizadamente en un continente convulsionado, en el que la democracia está en serios aprietos. Por mejores razones que las habituales, Argentina parecía hoy un país de otro planeta.

Asumió Alberto Fernández: reviví las mejores fotos de una jornada histórica para la democracia

Y el segundo punto es el discurso inaugural de Fernández, una pieza oratoria de alta calidad en su forma y en su contenido. Ofreció una visión fundamentada del país que recibe y desplegó algo que escasea en estos pagos: una visión convocante, un propósito común alejado del fundamentalismo y el pensamiento único. Un compendio de políticas de Estado. Habría que ser muy necio, muy fanático y nostálgico del gobierno que se fue, muy ortodoxo del mercadismo voraz y depredador para no compartir la visión integradora y superadora que el nuevo presidente ofreció como propósito. No habló de hacerlo “juntos”, esa falacia del optimismo bobo que nada significa; habló de hacerlo desde las diferencias, tomándolas como una realidad y proponiendo usarlas para sumar y no para agrietar aún más.

No habló de hacerlo “juntos”, esa falacia del optimismo bobo que nada significa; habló de hacerlo desde las diferencias

Acaso haya sido el mejor, el más sustancioso y consistente discurso desde Raúl Alfonsín. Entre sus ingredientes se combinaron la inteligencia racional y práctica y la inteligencia emocional. Unió el compromiso personal e intransferible a la propuesta política, económica y social. Está duramente comprobado y sabido que entre los discursos (sobre todo los inaugurales) y su posterior concreción los caminos se desvían groseramente y los abismos se abren hasta lo insondable. La experiencia de lo vivido obliga a tener a Fernández bajo la lupa. Pero da la impresión (esto es subjetivo) de que en su discurso puso en juego un capital mucho más importante y decisivo que el reputacional. El capital existencial. Olvidar, tergiversar o traicionar la visión transmitida en su primer mensaje como presidente no sería un fracaso más en la historia política de un país acostumbrado a esos fracasos. Considerando la importancia que Alberto Fernández da a las preguntas por sobre las respuestas, lo dejaría de frente a dos interrogantes cruciales: ¿para qué haber dedicado toda una vida a la política? ¿y cuál sería entonces el sentido de esa vida?


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4951

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.