martes 24 de mayo de 2022
OPINIóN Ucrania y la “desnazificación”
24-04-2022 01:35

Después de Bucha

Un periodista y escritor ucraniano reflexiona sobre quienes se preocupan hoy en exaltar el legado de la cultura rusa en medio del horror que las tropas de Moscú están cometiendo en su país.

24-04-2022 01:35

“El maravilloso y talentoso pueblo alemán, la nación de pensadores y poetas que dio cultura global a Lutero y Goethe, Nietzsche y Wagner, Kant y Hegel, no debe ser acusado de los actos inhumanos cometidos por Hitler y su círculo más cercano y no tiene ninguna responsabilidad por Auschwitz, Majdanek, Buchenwald, Dachau u otras atrocidades que fueron parte del Holocausto, ni por borrar a Varsovia de la faz de la Tierra ni por las docenas y cientos de otras ciudades y pueblos destruidos en toda Europa. Sólo un vulgar propagandista poseído por la germanofobia exigiría ahora el rechazo de todo lo alemán y la responsabilidad colectiva de los alemanes. Los ataques francamente agresivos a la grandeza de la cultura alemana y los llamados a su exclusión y bloqueo parciales no son más que una estrechez mental bárbara y la manifestación de una cosmovisión primitiva en blanco y negro. El pueblo alemán sufrió a manos de Hitler y su camarilla no menos que cualquier otra nación del mundo, y en este momento terriblemente difícil de su historia requiere, como cualquier otra nación, nuestro apoyo y solidaridad”.

No puedo imaginar un texto como este fechado, digamos, en 1945. ¿Es absurdo? Sí. ¿Es peligroso? En efecto.

No conozco a nadie que se haya atrevido a hacer públicamente un pronunciamiento como este, ni en 1945 ni en los años siguientes. Entonces, ¿por qué escuchamos ahora, en 2022, declaraciones similares generalizadas?

La tragedia de los ucranianos ahora se reduce al hashtag #BuchaMasacre. Es práctico y localiza un gran crimen en una sola ciudad. Como en realidad se han descubierto muchas más Buchas en nuestro país, y se descubrirán más a medida que el ejército ucraniano libere más territorios, esto requiere una explicación por separado.

El de Bucha no es un caso aislado, aunque hoy es el más revelador.

Que Bucha (y todos los demás pueblos como este) no es una desafortunada excepción, ni un “celo excesivo de un artista”, ni la histeria de los “chicos rusos comunes” llevados por su propia guerra a un callejón sin salida, sino una ejecución planificada y metódica del ejército ruso de un programa estatal cuya esencia es, en parte esclavizar, y principalmente eliminar físicamente a los ucranianos.

No deberíamos existir. Una nación europea de cuarenta millones no debería existir. Nuestro lenguaje no debería existir. Nuestra memoria tampoco debería existir. Nos están “desnazificando”, hasta el último ucraniano. Nos están “desucranianizando”, quitándonos la vida.

Cuando semanas atrás un funcionario ruso prometió en las negociaciones de Estambul “una radical disminución de la actividad en el área de Kiev”, nadie en este mundo podía siquiera adivinar a qué “actividad” se refería. Pensamos en el movimiento banal de vehículos blindados, el lanzamiento de cohetes, los ataques aéreos. Estoy usando aquí la palabra “banal” porque en cuarenta días de guerra la gente en su mayoría se acostumbra y deja de estremecerse con cada nuevo sonido de una sirena.

Pero la “actividad” para los rusos significaba otra cosa. Como en los primeros días de esta guerra, como de hecho en todas las demás guerras que ha librado, el ejército de Rusia es más victorioso cuando lucha contra ciudadanos pacíficos. En otras palabras, el ejército ruso es una organización terrorista nacional altamente desarrollada con cientos de miles de miembros, caracterizada no solo por una crueldad extrema sino también por un sadismo excepcional. Rusia es un país terrorista. Su propósito es sembrar tristeza, dolor y muerte. “Rusia tiene su propio camino especial”, como les gusta decir.

Y aquí tienes ejemplos de sus actividades.

◆ Dispararle a los transeúntes al azar. A todos. 

◆ Dispararles a los coches en los que la gente común y corriente, y pacífica, intenta huir de la muerte.

◆ Disparar a todos los pasajeros de esos autos: niños, mujeres. 

◆ Destruir a todas las criaturas vivientes, incluidas las mascotas domésticas, con fuego y metal.

◆ Tirar bombas en la cabeza de la gente, de racimo, de fósforo, y todas las demás que están prohibidas. Arrojarlas sobre hospitales, teatros, museos, bibliotecas, jardines de infância. 

Torturas masivas y ejecuciones con una bala en la nuca. Nuestros antepasados ​​en las tierras del oeste de Ucrania ya habían experimentado este método de ejecución en 1939-1941. Balas en la parte posterior de la cabeza de las víctimas que se arrodillan con las manos atadas: este era un procedimiento normal en todas las prisiones bolcheviques rusas en nuestra tierra. Perdón por la palabra “normal”. Sería más preciso decir “rutina”.

Violaciones masivas. De mujeres y niños. Explosión masiva de instintos malvados arcaicos: matar al marido, violar a la mujer. Haga ambas cosas frente a los niños.

(Sr. Dostoievski, ¿qué escribió, maldita sea, sobre esa gota de lágrimas de un niño? ¿Ayudó a sus compatriotas rusos?)

Deportaciones masivas de ciudadanos ucranianos desde los territorios ocupados hacia Rusia. Todo se reconfirma y se repite: los terroristas no pueden evitar la toma de rehenes.

Saqueos. Hurtos. Soldados de Rusia irrumpen metódicamente en casas ucranianas, tanto en edificios de apartamentos de varios pisos como en viviendas unifamiliares. En todos lados. Agarran todo lo que ven: ropa, zapatos, alcohol, joyas, perfumes, computadoras, teléfonos inteligentes, cuchillos, tenedores. . . Detrás de ellos dejan en esas residencias solo restos del mundo que destruyeron y montones de sus propios excrementos. Como un recordatorio de la grandeza de la cultura rusa.

Esta mañana me sorprendí pensando: me gustaría tanto que fueran “simplemente” saqueadores. Eso habría significado que ellos, a pesar de todo, seguían siendo humanos. Malos y perversos, pero humanos después de todo.

Sin embargo, todo lo que vemos da testimonio de la deshumanización. La población de Rusia se deshumanizó con éxito. Esto es un antimundo. Esta es una parte de la humanidad que voluntariamente cruzó a la antihumanidad.

El mismo día en que los últimos rusos abandonaban Bucha, e iban cometiendo los últimos episodios sangrientos de la #BuchaMassacre, los jefes de facción del Parlamento Europeo produjeron otro discurso dirigido al “pueblo de Rusia”. Sobre su ferviente deseo de unidad con ellos. Sobre la gran cultura rusa. Sobre Chéjov y Bulgakov. Sobre Tolstoi y Dostoievski ¿Cómo podrían evitar a este monstruo de dos cabezas? Sobre “valores compartidos”, desde Dublín hasta, por supuesto, Vladivostok. Por alguna razón, no hasta las Islas Kuriles.

¿Cómo se puede apelar a algo que no está ahí? Estimados jefes de bancada, ¿tienen cabezas sobre sus hombros? Que no tienes corazón ya lo sabía antes.

Solía ​​pensar que eran idiotas. He dejado de pensar esto. Son cómplices. Están preocupados por una cosa: cómo encubrir el crimen. Cómo expresar ofensa ante la obviedad de la #Masacre de Bucha, pero de tal manera que su ofensa no ofenda a Rusia. Cómo encontrar otra forma de socavar en secreto la resistencia de Ucrania.

Pero la resistencia ahora ha continuado por más de cincuenta, y la impotencia del enemigo se transforma constantemente en agonía.

La primavera llegará hasta aquí, y también lo hará Ucrania.

*Periodista, poeta, traductor y novelista ucraniano. Su última novela es Misterio. En lugar de una novela (2007).

En esta Nota