martes 15 de junio de 2021
OPINIóN Transformación digital en pandemia
16-05-2021 00:01

El futuro del Congreso de la Nación

16-05-2021 00:01

La pandemia aceleró los procesos de modernización, digitalización y el uso de herramientas tecnológicas en varios ámbitos. La política en Argentina no fue la excepción. Hace un año, el 13 de mayo del 2020, la Cámara de Diputados de la Nación tuvo su primera sesión remota de la historia, implementando tecnología para atender las situaciones de urgencia y lograr que el Congreso siga funcionando en un contexto inédito. 

Cuando asumimos con Sergio Massa tomamos el compromiso de poner la tecnología como puente, modernizar y federalizar el Congreso, haciéndolo accesible para todos los ciudadanos y más eficiente como cuerpo legislativo. El 20 de marzo del año pasado, cuando se impulsó  el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio cuyo objetivo fue evitar la propagación del virus covid-19 mediante la circulación; debimos acelerar los procesos y adaptar el sistema para garantizar la participación de los Diputados y Diputadas en las definiciones de las políticas públicas a implementar por la emergencia sanitaria. 

El desafío de legislar en pandemia fue posible gracias al diálogo y el consenso político de todas las fuerzas, directivos de la institución y personal legislativo que unieron esfuerzos para que se hiciera efectivo el sistema remoto y que este fuese transparente. Fue clave el rol de la comisión de modernización, que le dio un marco pluripartidario y federal a la unanimidad de la resolución del Protocolo de Funcionamiento Remoto.

Fue un año difícil, pero de valiosos aprendizajes. Hicimos un gran esfuerzo para dar continuidad y asegurar el proceso legislativo pensado en potenciar un Congreso federal y activo. En un primer momento y ante el decreto que dispuso el Gobierno Nacional, impulsamos una serie de transformaciones que nos permitieron incorporar herramientas digitales para llevar adelante el trabajo legislativo; las reuniones con ministros o representantes del Poder Ejecutivo por videoconferencia, la inserción de firmas digitales y la trazabilidad del voto. El salto en el proceso de modernización fue cualitativo.

Haber innovado nos permitió mejorar el volumen del trabajo y que la actividad legislativa crezca en un 70 por ciento con respecto al 2019. Desde marzo del 2020 se realizó en la Cámara de Diputados 18 sesiones virtuales mixtas, se presentaron 1787 proyectos de ley, 1853 proyectos de resolución y 966 proyectos de declaración. Se aprobaron más de 90 proyectos, concretamos más de 350 reuniones de comisión y contamos con la participación en forma remota de más de 200 funcionarios que presentaron informes de gestión ante los legisladores y las legisladoras. En la primera sesión virtual de la Cámara de Diputados participaron 193 legisladores conectados de manera remota y 47 en el recinto manteniendo el protocolo sanitario.

Para garantizar la seguridad a la hora de votar y el buen funcionamiento de manera remota, desarrollamos una aplicación propia con un sistema de certificación de identidad de los diputados y diputadas a partir de sus datos biométricos. Para continuar mejorando las funciones de seguridad y transparencia hicimos tareas de testing, trabajo en ciberseguridad y capa 8. 

También incorporamos tecnología Blockchain a las sesiones virtuales para garantizar la seguridad del voto. Diseñada para administrar un registro de datos online, caracterizada por ser prácticamente incorruptible. A partir de la implementación de esta tecnología, los diputados y diputadas emiten el voto y el sistema genera un archivo con formato PDF que está vinculado a un “hash” que es un código registrado en la red Blockchain Federal y no permite la edición ni la manipulación de ese archivo.

Lo que hemos vivido es un cambio histórico que permitió que en muy poco tiempo se pudiera sesionar de manera virtual. La tecnología, sin dudas, posibilitó la continuidad del trabajo, la presencialidad de los legisladores y legisladoras y la aprobación de proyectos fundamentales para la reconstrucción de la Argentina. 

Muchos de los avances tecnológicos llegaron para quedarse y son necesarios para el desarrollo de la democracia del siglo XXI. En este sentido, seguimos trabajando con el objetivo de construir un Congreso cada vez más transparente, moderno, e innovador y cercano a las necesidades de la Argentina. 

Presentamos el Primer Plan de Acción de Congreso Abierto de la Cámara de Diputados, co-creado junto a Diputadas y Diputados, sus equipos de trabajo, organizaciones de la sociedad civil, periodistas y ciudadanos interesados en el trabajo parlamentario. El proceso contó con más de 60 propuestas enviadas desde todo país.  

Estamos avanzando en diferentes iniciativas que nos ayudan a mejorar la transparencia con chatbots, inteligencia artificial, digitalización del archivo histórico y los documentos del paroceso legislativo entendiendo que la tecnología puesta al servicio de las instituciones propicia la eficiencia, la accesibilidad y fomenta mayor  transparencia. 

Esta es una gran transformación para el segundo poder de la Nación. El 2020 ha sido uno de los años más productivos de la historia del Congreso y nos marca el camino a seguir en todo el Estado argentino. Un camino de modernización, de diálogo y de transparencia enfocado en ofrecerle un mejor gobierno a nuestros ciudadanos, mejorar las instituciones e insistir en un proyecto de desarrollo para  la Argentina. 

*Secretario General de la Cámara de Diputados de la Nación.

En esta Nota