jueves 18 de agosto de 2022
OPINIóN Política y contexto

Estados Unidos y China

22-07-2022 23:55

Álvaro García Linera (ex vicepresidente de Bolivia) dijo en un reportaje que le hicieron en junio: “Estamos viviendo tiempos de un imperio decadente. Estados Unidos sale con la cola bajo el rabo de Afganistán. Dijeron que lo iban a hacer regresar a la Edad de Piedra. Y esos hombres y mujeres derrotaron a los que manejan la guerra desde el espacio. La piedra derrotó al silicio. Es un síntoma de decadencia. ¿Sigue siendo el imperio más poderoso del planeta? Sí. Pero ha perdido fuerza, vigor, capacidad de decidir el destino de la humanidad.

”Hay un imperio ascendente, pero silencioso: China. Va trabajando sus estructuras económicas. No entra al ámbito bélico, pero expande sus rutas comerciales para garantizar abastecimiento y crecimiento. Para buena parte de los países de América Latina, exceptuando México y algunos países centroamericanos, es el principal socio e inversor. Lo mismo se puede decir de Eurasia y África.

”Tienes un imperio fallido: Rusia. Está intentando proteger sus áreas de influencia ante el cerco europeo-norteamericano. Y tienes un geriátrico de imperios melancólicos que es Europa, más preocupados por cuidar a sus gatitos que por mirar el mundo, pero a los que, de rato en rato, les preocupa lo que pase en sus puertas y cómo los grandes están disputándose espacios de influencia”.

El análisis es claro y contundente. Linera es un matemático marxista. Considera clave en la construcción de su pensamiento los acontecimientos de noviembre de 1979 con el primer cerco aimara a La Paz y el bloqueo de caminos organizado por la Central Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) liderada por Genaro Flores. Esta fue su primera aproximación a la cuestión indígena, a la situación de la población aimara.​

Luego de estudiar en México, volvió en 1984 a Bolivia y con Raquel Gutiérrez (su esposa) establecieron contacto con dirigentes campesinos y mineros, entre ellos Felipe Quispe, fundador del Movimiento Indígena Túpac Katari en 1978, quien los introdujo a las comunidades aimaras. Es la época en la que conoció al dirigente cocalero Evo Morales. Con Quispe, fue cofundador del Ejército Guerrillero Túpac Katari (EGTK) en 1986 –organización creada con el pacto entre diferentes grupos, entre ellos aimaras y quechuas, además de jóvenes mestizos de clase media y obreros– trabajando en el marco ideológico de conciliar la teoría del katarismo indianista con el marxismo, generando una praxis “revolucionaria-comunitaria” y realizando esfuerzos por articular grupos étnicos y sociales tradicionalmente confrontados en virtud del racismo imperante.

¿Cómo enfrenta Estados Unidos la presencia de China en América Latina? Diciendo que los chinos son malvados y poniendo 200 millones de dólares para que no haya migración. Es una burla. Si quieren en verdad contraponer su presencia en el continente, necesitan poner 30 mil o 100 mil millones de dólares para desarrollo, agricultura y transición energética durante la siguiente década. Pero salen con 200 millones de dólares. Están preocupados, pero no tanto.

Sigue el desprecio hacia América Latina. Ven que hay un problema, pero no están entendiéndolo. Han dejado de ser el gran cerebro del mundo. Para enfrentar la presencia china, si hubieran actuado como gran imperio, el tema sería chequera contra chequera.

China te presta sin condiciones. No te pide que apoyes a la OEA, simplemente, que sus empresas vengan y hagan y gasten. Y pagan. Han otorgado créditos públicos que rondan los 150 mil millones de dólares. Eso no lo tiene Estados Unidos. 

No se puede pensar en políticas nacionales sin tener en cuenta el contexto internacional. No se puede ignorar el protagonismo de China. Argentina está atada de pies y manos por su deuda externa (herencia del macrismo) con Estados Unidos. El acuerdo que hizo Guzmán con el FMI no fue una reestructuración, fue una refinanciación. Esto hace mucho más que condicionarnos, ya que nos impide crecer y redistribuir. La puja por la redistribución está atada con potencia por el acuerdo que firmó Guzmán y que la oposición aplaudió y respaldó. Vamos a ver si Batakis puede desobedecer la orden de Georgieva de que hay que tomar decisiones dolorosas.

*Escritor y poeta argentino.

En esta Nota