jueves 01 de diciembre de 2022
OPINIóN Cuando los números no reflejan la realidad

Las encuestas ya no alcanzan para predecir resultados electorales

¿La industria de las encuestadoras está en crisis? Este experto asegura que sí y que sólo se podrá superar con nuevas herramientas y con creatividad.

25-10-2022 11:55

En los últimos tiempos se ha venido cuestionando la confiabilidad de las encuestas, sobre todo en lo que tiene que ver con su capacidad para predecir resultados electorales.

El último caso masivamente difundido fue el de la primera vuelta electoral de las elecciones presidenciales en Brasil, en donde los sondeos realizados por las encuestadoras más reconocidas fallaron por amplio margen, particularmente en la performance de Jair Bolsonaro.

Días atrás, la consultora Zubán Córdoba realizó un sondeo a raíz de esta cuestión, poniendo valientemente en el tapete la cuestión de la credibilidad de las encuestas, su reputación y utilidad.

Los resultados fueron alarmantes para la industria encuestadora:

  1. Un 52% de los encuestados dice desconfiar de las encuestas que son publicadas en los medios.

  2. El 76% dice que las encuestas ya no reflejan lo que piensa la sociedad.

  3. El 77,5% dice que las encuestas son operaciones políticas.

Dos cuestiones vinculadas: credibilidad y metodología

Durante 3 días de la semana pasada se realizó en la ciudad de Buenos Aires la Cumbre Mundial de la Comunicación Política, organizada por Daniel Ivoskus y su equipo, que reunió a más de 300 expositores de la especialidad. 

Allí se pudo escuchar, por ejemplo, a Mario Riorda en sus Reflexiones sobre el Fin, decir que la actual es la época de la Hiperinmediatez; a Antonio Sola hablando de una nueva era en la comunicación, y a Gisela Rubach alentando a inspeccionar nuevos escenarios para las campañas electorales, como por ejemplo el metaverso. Las tres ponencias tuvieron en común la idea del cambio radical en las formas de la comunicación política.

La pregunta que cabe realizarse como investigadores es entonces si no es necesario innovar e investigar más aun sobre las metodologías y herramientas que se están utilizando, y en definitiva, cambiar desde las encuestadoras, también.

Las encuestas tradicionales (domiciliarias, telefónicas, online) muestran signos de agotamiento, y sesgos difíciles de superar. Pero en los últimos años han aparecido plataformas conocidas como de escucha social o social listening, que permiten, cada vez con mayor potencia, ¨escuchar¨ y sistematizar las conversaciones sociales que se dan en la esfera digital, en la que los ciudadanos pasan buena parte de su tiempo hoy en día.

En la Cumbre antes mencionada, tuve la posibilidad de exponer un estudio preliminar de casos basado en la elección de Senadores Nacionales de Argentina en 2021, en donde comparamos la performance digital de los y las candidatas cabezas de listas de las principales fuerzas durante los 30 días previos a la elección, con el resultado electoral finalmente obtenido el 14 de noviembre del año pasado.

De los 8 distritos electorales analizados, en 5 de ellos hubo una correlación contundente entre mejor performance digital y triunfo electoral. En los otros 3 no se verificó la misma contundencia, pues los 5 parámetros analizados (cantidad de usuarios únicos, cantidad de publicaciones, cantidad de interacciones, audiencia estimada, y polaridad de sentimiento positivo) tuvieron comportamientos más dispares. Por otro lado, las consultas realizadas fueron muy simples (nombres de candidatos/as y sus cuentas), sin búsquedas más profundas, y por un tiempo que fue limitado.

Estoy seguro de que, con búsquedas más amplias, estudiadas durante un período mayor de tiempo, la correlación entre performance digital y resultado electoral se habría verificado en todos los casos. A ello hay que sumarle, por supuesto, las variables tradicionales del análisis electoral y político, que no pueden de ninguna manera dejarse de lado (atributos de candidatos, clima social, historia electoral de cada distrito, etc).

Lo que aparece, en suma, es una crisis en la investigación electoral de opinión pública que debe ser superada con creatividad y herramientas innovadoras, que complementen la investigación tradicional, y que permitan recuperar la confianza social en las encuestas. No porque su fin último sea predecir un resultado electoral, pero tampoco desconociendo las expectativas que alrededor de ello se generan.

*El autor es politólogo, Director de Vox Populi Estrategia y Comunicación.

En esta Nota