domingo 01 de agosto de 2021
OPINIóN Marketing
28-08-2020 11:07

Las marcas y la huella de la pandemia

Las empresas se reinventan de la mano de nuevas estrategias de marketing, publicidad y redes sociales para susbsitir y generar nuevos escenarios favorables.

28-08-2020 11:07

El coronavirus está provocando muchos cambios en la sociedad. Los hábitos y hábitos se verán influidos por la pandemia, las marcas no serán la excepción.

Vimos y leímos mucho sobre el posicionamiento como herramienta de marketing, como una búsqueda constante para asentarse en la mente del consumidor.

El posicionamiento no es inocuo con la coyuntura, pero menos hasta que la desigualdad sea tan potente como la pandemia que nos rodea y lo ha atacado todo.

El marketing es para el marketing y sobre todo para el posicionamiento de una marca algo ineludible e irremediable. No hay forma de hacer marketing correctamente, aislado de la realidad. Abstenerse de un desajuste podría conducir a errores irreversibles.

Yo me reinvento, él se reinventa, y todos nos reinventamos

En este caso, el COVID-19 viste con un impacto innegable en la sociedad, una serie de cambios culturales y de consumo aún por descubrir. Aquellas marcas que pueden interpretar y leer estos cambios pueden seguir existiendo, aunque estén desapareciendo y porque se supone que se reinventarán.

Entregas, aplicaciones, e-commerce, zoom, e-learning son claros de antemano para ganar un consumidor en busca de sus necesidades o satisfacciones actuales, pero depende de usted preguntarse si ese consumidor será tan ávido de consumo como nosotros en épocas de la vida pre pandemia.

No obstante este momento para salir de la nueva normalidad es un buen momento para repasarlo ahora mismo, en branding, presupuestos, comunicación, redes, atención al cliente, etc.

Hemos visto cuántas marcas se han hecho eco de ello y han modificado sus logos, como Mercado Libre, Mastercard, LinkedIn y otros en la gala de buena y oportunidad creatividad.

¿Cómo vendrá el turismo que viene? Si viene…

En el futuro, los procesos de marketing deben enfocarse en cómo hacer que las marcas y su relación con el cliente salgan fortalezcan, en contraposición a no existir, el daño permanente si no saben gestionar inteligentemente la crisis. Tenemos un cliente más exigente en consultas reales y no superficiales.

La diferencia entre otras situaciones en este caso no es el error espacial, el contraste entre error y error nos dejará. Nunca antes un tema ha sido abarcado e influido en toda la humanidad al mismo tiempo.

Es el momento de planificar escenarios y recurrir a la imaginación para adaptarse rápidamente a estos cambios y estar presente en la mente de los consumidores. 

Si somos más vehementes debemos reinventarnos, volviendo a centrar nuestra comunicación en interpretar la nueva sociedad que viene. Todavía no sabemos cómo se venderá con los cambios.