viernes 03 de abril de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Tendencias
lunes 20 enero, 2020

Lujo para todos los bolsillos

El término "masstige" surge de la unión de dos palabras: masificar, pero con prestigio.

por María Ezcurra

Masstige: un concepto que surge de la unión de dos palabras: masificar, pero con prestigio. Foto: Cedoc
lunes 20 enero, 2020

Apareció con cierta timidez casi promediando el año 2000. Se le dice trading up, Masstige o, mejor dicho Lujo Democratizado. Lo emplean todas las marcas de lujo e incluso, aquellas que surgen con formato premium. ¿En que consiste? En llegar a todos los bolsillos, abarcar todos los segmentos de consumo pero especialmente, llegar al comprador de clase media.

¿Cuál es el origen de esta tendencia? Ni más ni menos de lo que sucede cada día en el mundo de hoy: son tiempos de recapitulaciones, cambios y quiebres de paradigmas. Autopercepciones, autodefiniciones. Modificación de estructuras sociales. La idea de género, familia, estado y religión no son las mismas que antes. Y esta ola de alteraciones del orden establecido parece haber llegado también al universo de la exclusividad.

Y se materializa a través del término masstige. Un concepto que surge de la unión de dos palabras: masificar, pero con prestigio. Una tendencia que se ve materializada a través de las estrategias de las grandes casas de indumentaria, pero también en otros sectores como en el negocio del turismo, la hotelería y la gastronomía; con opciones que se enfocan directamente en el factor aspiracional del individuo. Una tendencia a nivel mundial que, de acuerdo a las consultoras que miden el sector, no para de crecer.

Se calcula que sólo un 9 por ciento de la población global puede acceder económicamente al consumo de productos de lujo en el sentido más amplio. Y tan solo un dos por ciento del planeta a lo que podemos llamar lujo en el sentido estricto de la palabra (autos de lujo, mansiones, etc).Todo lo demásse ubica conceptualmente dentro de lo que ya hemos denominado “lujo masificado” (masstige). El masstige resulta una buena ecuación para el negocio de los emporios de la moda y el lujo, porque permite ganar mayor volumen manteniendo una buena rentabilidad que no agrede el valor de las marcas. Entonces, cuando alguien compra un perfume de una marca de alta costura en un Free Shop, está formando parte de la masstigización del lujo.

Y eh aquí la gran revolución para la categoría: el lujo para todos los bolsillos. Este mercado, ha atravesado un largo camino desde los años setenta.En esas épocas, sólo un círculo muy cerrado y elitista tenía acceso al mundo premium.  La década de los años ochenta trajo consigo una suerte de  lujo más accesible, lo que para algunos significó el fin de la calidad y el comienzo del reinado de las marcas y la exhibición. Hoy, podemos decir que se retorna a la idea de un marketing centrado por un lado en la experiencia del cliente y su relación con el producto;  y  de esta forma, las marcas intentan recuperar su origen, “olvidado” en las últimas décadas.

Por otro lado, hay una comprensión más profunda de lo que los productos tienen para decir de nosotros es decir: contar una historia que conecte con las emociones y aspiraciones de las personas. Si querés conocer más, acompañanos al deck audiovisual en donde te contamos más del tema.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4954

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.