lunes 26 de septiembre de 2022
OPINIóN desafíos

Nuevas realidades empresarias

13-11-2021 00:25

Todas las organizaciones se encuentran hoy ante un gran desafío para reestructurar sus actividades, analizar la necesidad de redefinir su propósito y enfoque estratégico, mantener o modificar su modelo de negocio y tantos otros aspectos sobre los cuales apoyaron su desarrollo hasta el momento.

Una situación global compleja, signada por la pandemia, con más de un año y medio de tránsito, determinó que tuvieran que adoptar decisiones fundamentales para afrontarla y lograr su supervivencia y, en muchos casos, el crecimiento a partir de nuevas condiciones contextuales.

Esta situación particular e inesperada puso de manifiesto las capacidades y habilidades adquiridas por los directivos y colaboradores para conducirlas exitosamente, logrando sus objetivos y reforzando sus vínculos con los actores del sector en el que actúan.

Las nuevas condiciones, en muchos casos, aceleraron procesos de cambio que se pretendía impulsar en forma progresiva y en lapsos de tiempo extensos, lo que derivó en rápidas adaptaciones para lograr los resultados pretendidos en períodos mucho más acotados. Algunas demostraron ser capaces de ajustarse a los nuevos requerimientos y otras tantas no lo lograron o lo hicieron parcialmente.

Ante esto surgen interrogantes que se intenta responder, entre ellos: ¿cuáles son los aspectos esenciales a considerar para actuar exitosamente ante esa nueva realidad? Es evidente que podría hacer una extensa enumeración, pero intentemos resaltar algunos de ellos.

1. La atención a las condiciones actuales y especialmente a las tendencias futuras de las diversas variables del contexto requiere que las organizaciones cuenten con habilidades para la anticipación. Para esto también deben mantener la curiosidad, junto con la búsqueda de información relevante, el análisis y la innovación, que les permita actuar proactivamente conduciendo procesos de reconversión organizacional que, en algunos casos, serán profundos.

2. Además, se deberá tener en cuenta las condiciones de flexibilidad, el desarrollo de competencias fundamentales acordes a las estrategias adoptadas, la incorporación de nuevas y creativas formas de trabajo.

3. La inclusión de nuevas tecnologías con las habilidades asociadas para avanzar hacia la transformación digital y alcanzar mayores niveles de productividad organizacional son esenciales.

4. La fuerte reconversión producida en casi todos los sectores requiere que se reconozca, se recupere y se integren las habilidades y los conocimientos internos existentes, fijando lineamientos que los potencien basados en la trayectoria, la experiencia, el conocimiento del ámbito y actores con los que se vinculan, y la generación de espacios y definiciones orientadas a la formación continua de todos los colaboradores, con el respeto de la diversidad y la inclusión que demandan las nuevas formas de liderazgo.

5. El desarrollo de una gestión responsable, asegurando la gobernanza, incorporando definiciones de propósito apoyadas en la sustentabilidad, es casi un imperativo para quienes establecen la dirección y proyección de la organización, fijando el marco de acción para todos sus integrantes.

Es posible que al leer estas líneas usted sienta que no es complejo, pero le aseguro que requiere un gran esfuerzo para adoptarlo y alcanzar un resultado exitoso, con un apoyo explícito desde los niveles de conducción y aplomo en la toma de decisiones fundamentales. Ese es el desafío.

*Directora de la Maestría en Dirección y Gestión de Organizaciones en Universidad Blas Pascal.

En esta Nota