sábado 24 de julio de 2021
OPINIóN Industria vitivinícola
31-07-2019 07:51

Vinos orgánicos, biodinámicos y sustentables: mucho más que una tendencia

Cada vez son más los que eligen este tipo de bebidas que llevan un proceso de elaboración ligado al compromiso por el cuidado de la tierra y la biodiversidad.

31-07-2019 07:51

Cada vez son más resuenan en el mundo del vino los conceptos de productos orgánicos, biodinámicos, naturales y sustentables. Básicamente de alguna forma todos ellos engloban un compromiso por el cuidado de la tierra y la biodiversidad aunque cada uno potencia puntualmente un tipo de trabajo particular. Entonces vale aclarar que en todo el proceso orgánico no se utilizan pesticidas, herbicidas, ni fertilizantes agroquímicos. Sino que se trata de un trabajo continuo de prevención con productos naturales y biodegradables.

Cuando saltamos al escalón del mundo biodinámico al concepto de orgánico debemos sumarle el desglose del término «biodinámico» que proviene del griego bios (vida) y de dynamis (energía). Entonces cuando hablamos de vinos biodinámicos estamos hablando de un método de elaboración del vino que sigue un lineamiento energético en el sentido más místico que se les puedan imaginar, en donde la búsqueda del constante equilibrio del universo presupone una intrínseca relación entre el hombre y la tierra. Así, el cuidado ya no se centra solamente en el suelo sino también en todo el entorno que a él lo rodea.

Cinco regalos originales para un wine lover

Los vinos naturales van un poco más allá todavía. Son vinos con muy poca intervención en el proceso de elaboración, pregonan la vuelta a las raíces de la elaboración del vino en donde todo sucedía más espontáneamente y no se seguía la lógica centrada en la industrialización del vino. Si tuviera que explicarlo cortito y al pie podría decir que el vino natural se elabora solamente con uva, sin sumar (casi ninguna) sustancia permitida. Este tipo de vinos actualmente no poseen certificaciones a nivel internacional que avalen este tipo de producción (como en el caso de los vinos orgánicos y/o biodinámicos), por lo cual es vital zambullirse en los circuitos que divulgan y promueven estos productos porque es la única forma de conocerlos.

Por eso, la 6ta. Feria de vinos orgánicos y sustentables que se llevará a cabo del del jueves 1° al sábado 3 de agosto, de 19 a 23, en La Botica del Ángel (Luis Sáenz Peña 541, San Telmo) además de productores orgánicos, biodinámicos y sustentables también formarán parte de la feria las bodegas que cuentan con certificación de Comercio Justo, una práctica que garantiza que al productor se le pague un “precio justo” y, al mismo tiempo, se cumplan las condiciones laborales. Bajo este método de trabajo, además de realizar un aporte significativo en los trabajadores, se potencia el desarrollo de la comunidad donde viven.

Desde 2009, Argentina aplica el Comercio Justo en la producción de vino y hoy es el principal producto con esta certificación en el país. Esta práctica de comercialización también se lleva adelante en productos como la miel, el azúcar, hierbas aromáticas, bananas y frutos secos, entre otros.

Las siete maneras en que cambiará el vino en 2019

El sello de Comercio Justo es muy demandado en el exterior, principalmente en Europa. Existen principalmente dos certificaciones a nivel mundial y nacional: “Fair Trade” y “Fair for Life”.

Durante los tres días de feria, se podrán degustar los vinos de más de 20 bodegas situadas en las distintas regiones vitivinícolas más importantes del país. Algunas de las bodegas confirmadas son Alto Abaukan, Andillian, Ánimal Organic Vineyard, Bodegas Molina, Cabernet de Los Andes, Chakana, Don Vega, Domaine Bousquet, Finca Dinamia, Finca la Gloria, Jasmine Monet, La Coste de los Andes, Llama Negra, Picum, Siesta en el Tahuán, Stella Crinita, Vinecol y Villa Mercedes.

Como cada año, la feria contará con un rincón de arte sustentable de la mano de rediseño objetos, así como un ciclo de charlas a cargo de referentes del mundo del vino y stands informativos del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO); Fundación Espacios Verdes (FEV); Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores y Comercio Justo (CLAC); Fair Trade; Asociación Biológico-dinámica de Argentina (AABDA) y EcoMujeres, que medirá la emisión de la huella de carbono de la feria.

Argentina verde

Si bien en nuestro país el consumo interno de productos orgánicos certificados aún es bajo (menor del 1%), en los últimos años creció en línea con la tendencia mundial de elegir productos cada vez más saludables y en armonía con el medio ambiente. Según el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) en base a información de certificadoras y del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) el mercado del vino orgánico argentino representó en 2018 la vid el 13% de los cultivos industriales orgánicos, detrás de la caña de azúcar (68%) y los olivos (15%).

En litros, la producción total de vinos orgánicos en el país durante el 2018 representó 6.398.260 litros. Al igual que los vinos convencionales, la mayor parte de la producción es de Malbec, insignia de la Argentina.

Mendoza, quien alberga el 80 por ciento de la producción vitivinícola nacional, obviamente es la provincia que cuenta con mayor superficie de cultivos de vid orgánica certificada.

Si hablamos del consumo interno total de vinos orgánicos, en 2018 ascendió a 2.970 litros, lo que representa sólo un 0,05% sobre el total.

Como muchas veces uno puede imaginar, este tipo de productos son más valorados en el exterior. Motivo por el cual más del 95% de los vinos argentinos certificados como orgánicos se exportan principalmente a la Unión Europea Europea -que sigue siendo el principal destino- y representa el 75% de las exportaciones, seguido de EEUU (4%), Suiza (3%) y Japón (3%).

(*) Periodista y Certified Sommelier by la Court of Master Sommeliers | IG @marianagiljuncal | TW @Bublyblue