miércoles 15 de julio de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Intolerancia
sábado 27 junio, 2020

Que no nos mate la literalidad

Hay que recuperar la amabilidad y no solo por la conversación en redes sociales, sino por la democracia.

Sabrina Ajmechet*

Brutal. En las redes circulan agresiones difíciles de imaginar en una relación cara a cara. Foto: javier di benedictis / shutterstock

“Si supiera dónde vives, iría a tu casa y te secuestraría y te violaría y te mataría para demostrar que las feministas son una mierda y estupidez”. Este fue un mensaje privado que me llegó de alguien que no me conoce, que no conozco, que leyó un tuit mío y decidió escribirme.

A esta altura, volver sobre lo que decía el tuit que despertó polémica me parece secundario, aunque lo voy a hacer como forma de honrar el contrato de lectura de esta nota. El domingo pasado a la mañana, mientras mi marido y mi hija dormían, aburrida y desde la cama, abrí Twitter. “Re machirules todos los que hoy desean feliz Día del Padre sin visibilizar que sin mujeres no hay padres”, escribí. 

Feminismo. Yo no hablo en inclusivo, tampoco uso la palabra “machirulo” y sí suelo usar Twitter de forma irónica y sarcástica. Más de una vez tuve discusiones fuertes con militantes feministas porque entiendo que, en sus versiones más radicalizadas, se vuelven intolerantes, adoptan el rol de víctimas solo para señalar a un victimario que, en cuanto pueden, prefieren escrachar y condenar sin contemplar la existencia e importancia del principio de inocencia y del Estado de derecho. Hace unos años escribí un artículo en El Observador (Violadores: apelar al Estado de derecho y no al juicio político) en el momento en el que el #Metoo recién asomaba. Muchas de las preocupaciones que expresé en aquella oportunidad sobre las formas que estaba adoptando el movimiento feminista siguen vigentes.

Un amplio sector del feminismo se viene construyendo bajo la lógica del opresor-oprimido y busca simplemente alterar el orden de los factores. Frente a esto vuelvo a levantar la bandera de Rita Segato: “Que la mujer del futuro no sea el hombre que estamos dejando atrás”.  

Sin dudas las mujeres muchas veces, solo por ser mujeres, son ignoradas, invisibilizadas y sufren consecuencias que los hombres –por ser hombres– no tienen que enfrentar. Pero eso no me lleva a pensar que los hombres tienen que pagar una suerte de reparación histórica por todo lo que sus congéneres les han hecho a las mujeres a lo largo de la historia. No me hace pedir revancha. Simplemente, lo único que deseo es igualdad. 

Cada vez debatimos menos. ¿Sobre qué temas estamos dispuestos a cambiar, al menos un poco, de opinión? Vivimos un período de grandes certezas. 

Por eso abogo, en todo caso, por un tipo de feminismo marginal en la sociedad argentina, el feminismo liberal de la igualdad de posibilidades. Casi le podría sacar la palabra “feminismo” a mi frase anterior y decir que si hay una causa que creo justa es que hombres y mujeres gocen de los mismos derechos y oportunidades, sin que importe su género. Y no creo que hombres y mujeres seamos exactamente iguales –esa conversación la podemos dejar para otro día–, pero sí creo que las diferencias que tenemos de ninguna forma justifican que uno sea el amo o el siervo del otro. Creo que hombres y mujeres podemos encontrar formas de convivencia amables para ambos y estoy convencida de que no es necesario que los hombres empiecen a jugar un papel secundario para que las mujeres se destaquen. El escenario social es lo suficientemente grande como para que entremos todos.

Debates. Pero esta nota no es sobre feminismo, mucho menos sobre mi postura personal sobre el feminismo. Si tiene algún sentido mi explicación previa es el de llenar de argumentos algo que dije al principio: mi tuit fue irónico. Es decir: mi idea sobre el feminismo radical es bastante parecida a la de muchos que criticaron ferozmente mi frase, sin enterarse de que era un chiste. Sin embargo, pese a poder reírme del tipo de feminismo que plantea que el hombre no merece ni Día del Padre, nunca me sentí tan lejos de tantas personas que compartían conmigo una idea. 

No me preocupa que muchos no hayan entendido que lo que dije fue una broma. ¿Qué pasa si lo hubiera dicho en serio? Sin dudas eso tampoco hubiera merecido reacciones como “vayan a darle”, respuestas como “feminazi olor a cebolla” y asunciones como “te abandonó tu viejo de chica”. Muchos menos amenazas que se enuncian desde un usuario anónimo.

El día que me convertí en meme, gente que posiblemente piensa algo similar a lo que yo creo sobre el feminismo radicalizado no interpretó mi sarcasmo y me criticó. Que critiquen mis ideas me resulta interesante, confío en el debate, me enriquezco una y otra vez a partir de él. Cuando se produce, claro. Porque cada vez debatimos menos. ¿Sobre qué temas estamos dispuestos a cambiar, al menos un poco, de opinión? Creo que son muy pocos. Porque, además de la época de la inmediatez, vivimos un período de grandes certezas. Cada uno de nosotros está muy seguro de muchas cosas y cree que quien piensa diferente piensa mal. Esto lleva a una división automática, en la que uno queda automáticamente en el lugar de los buenos y coloca a quien cree algo distinto en el lugar de los malos. Buenos y malos, como superhéroes y villanos, porque de eso trata la moralización del espacio público. 

Cuando uno está convencido de que tiene razón, está dispuesto a decirle al otro que se equivocó, incluso a gritárselo o, solo si es un poco más violento, a insultarlo porque piensa algo diferente. Podríamos decir que esto ocurre más a menudo en las redes sociales –siempre un microclima– que cara a cara. Es cierto, pero también es real que toma esta forma en el mundo virtual porque hay una fuerte base de ello en la vida offline. 

Amabilidad. ¿Cuándo se volvió aceptable el maltrato? ¿Cuándo empezamos a naturalizar que una persona puede decirle cosas horribles a otra solo porque sostiene una opinión distinta o, incluso, contraria? Hay que recuperar la amabilidad y no solo por la conversación en redes sociales, sino por la democracia. Aprender a convivir con quien piensa diferente y respetar sus posiciones incluso en la disidencia es una pieza fundamental para la vida en comunidad. 

En una sociedad tan acostumbrada a acudir a papá Estado para que le solucione los problemas, resulta muy interesante el desafío de encontrar en las acciones de los individuos las herramientas para mejorar la calidad de vida. Está claro que esto se ve perturbado cuando desde el poder se siembran discursos de odio, de rechazo y repudio a quien opina distinto. 

Pero todos los que formamos parte de la opinión pública tenemos un interesante desafío: hay que fomentar las expresiones diferentes, hay que tolerar el humor aun cuando no nos cause gracia y hay que militar siempre la amabilidad. Es un claro ejemplo en el que la colaboración mutua nos va a hacer mejores: no es unos contra otros, es todos juntos.

 

*Historiadora UBA.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5057

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.