OPINIóN
Vamos Argentina

Sergio Massa: timonel del naufragio oficialista

Cómo es el tránsito lento de los últimos meses de un gobierno reducido a pequeñas disputas de conventillo

Sergio Massa: Timonel del naufragio oficialista
La interna en el oficialismo esta en marcha. | Martín Sáenz

La interna en el oficialismo está en marcha y el Presidente Alberto Fernández afirmó que no definirá su candidatura hasta mayo, habló de una interna en la que participen todos dentro de ese espacio; aunque los compañeros le piden una rápida definición para sacárselo de encima. 

El mandatario negocia así su condición de pato rengo hasta entregar el bastón presidencial. Esto entusiasma por momentos a Sergio Massa, a quien la inflación del 98,8%, 6% enero y 6,8% en alimentos, su control chavista de “Precios Justos” y los descuentos del 10% para los que paguen la carne con débito ratifica que su plan económico está terminado. Es decir, fuera de la carrera, despejando el camino de Cristina Fernández, que quiere “ser”, pero no está interesada en nada de eso de competir en una primaria.


Naufragio oficialista

El peronismo se prepara para refugiarse en la Provincia de Buenos Aires, donde la ventaja sería actualmente de siete puntos, sabiendo además que la próxima elección nacional la pierden. Es por eso que el ex Presidente Eduardo Duhalde dijo que irá por la presidencia del partido; porque este olor a retirada es como sangre en el agua para los tiburones. 

Estamos transitando los últimos meses de un gobierno reducido a pequeñas disputas de conventillo, donde el ministro Eduardo “Wado” de Pedro, ese que renunció al cargo intentando vaciarle el gabinete al presidente, quiso participar del encuentro con Lula da Silva; y fue excluido por Alberto Fernández. Enojado, éste habló de falta de códigos a modo de rabieta; sí justo él que se plegó a la jugada de Cristina para variar de poder al primero y acabó siendo reprendido. 


Sergio Massa y el conventillo de la patrona


El conflicto en el sur de nuestro país podría estar encontrando una luz al final del comino. El líder terrorista, auto-percibido mapuche, Facundo Jones Huala, fue capturado luego de una denuncia de una vecina. Los oficiales que asistieron al lugar lo encontraron inconsciente de la borrachera, ahora se prepara para ser extraditado a Chile. 

Mientras tanto en Lago Escondido se llevó a cabo la primera “Doma de militancia” realizada en campos aledaños al lugar. En ella participaron gauchos que demostraron habilidades para el control de invasión a propiedad privada. La muestra quedó a cargo de don Pablo Puchi, y participaron de ella entre otros el ex Ministro se Saludos de la Provincia de Buenos Aires Daniel Gollan.

"Este olor a retirada es como sangre en el agua para los tiburones"


Mauricio Macri dijo con tono de candidato “Tenemos la claridad que no teníamos en 2015”, mientras su casa oficia de “Puerta de Hierro” recibiendo a Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta y Miguel Ángel Pichetto demostrando su calidad de líder del espacio. 

La velocidad de consolidación de la candidatura del ex presidente va a la par de la destrucción de la propia del Jefe de Gobierno; quien para seguir restando votos anunció un sistema de detección de rostros como en la dictadura china, capaz de identificar quién habla por teléfono mientras maneja y así reemplazar los ingresos de la grúa. Una tecnología inservible para evitar robo de cubiertas y atracos de motochorros. 

 

Una cumbre para el olvido

La Base China situada en la provincia de Neuquén, que Cristina nos supo conseguir, es protagonista de las noticias en los EEUU. Dos globos espía estuvieron en el foco de atención por resultar un riesgo a la seguridad nacional, mientras nuestro gobierno se destaca por ser aliado estratégico de la dictadura del PCCH. 

Esta desconexión con el mundo libre ha sido coherente con el desarrollo la cumbre de la CELAC en nuestro país, importantísimo evento que le interesaba absolutamente a nadie. 

Lula da Silva firmó el regreso de Brasil a la CELAC, luego de tres años de ausencia

En esa oportunidad Sergio Massa demostró que no solo hace pato en economía sino que, en relaciones internacionales, es un cascote. Unos pocos segundos le alcanzaron para calificar a los uruguayos de “hermanos menores” en la propia cara del Presidente Luis Lacalle Pou; olvidando que tenemos un 98% de inflación y el dólar a $375.

El Presidente del Brasil, Lula da Silva, vino a decirnos que nuestras democracias están en peligro, mientras en su país tiene a personas detenidas con “preventiva indefinida”, esto al tiempo que nuestro gobierno ataca a la Corte Suprema y recibimos a un infame dictador como Miguel Díaz Canel. 

Nicolás Maduro decidió no venir, y desde el espacio de Patricia Bullrich insistieron que fue por una presentación mal redactada en ingles ante la DEA. Nosotros no nos animamos a decir que fue por la fuerte presión desde todos los sectores y en especial desde las redes sociales. Pero como no somos especialistas en atribuirnos los éxitos de los demás, como lo es la Señora, no opinamos.


(*) El autor es dirigente del espacio liberal Demos.