martes 05 de julio de 2022
PERIODISMO PURO Entrevista

Robert Aumann: “Toda la cooperación se basa en lo que sucederá en el futuro”

El ganador del Premio Nobel de Economía en 2005, contemporáneo de John Nash, quien desarrolló por primera vez la teoría de los juegos, explica cómo la cooperación y el tiempo sumados a la teoría de los juegos tienen el potencial de cambiar la forma de analizar la interacción humana.

20-05-2022 23:55

—¿Podría describir para el público en qué consiste la teoría de los juegos cooperativos y cuál es la diferencia con la teoría de los juegos no cooperativos?

—Sí, seguro, estaré encantado de hacerlo. La teoría del juego cooperativo se trata de lo que la gente puede obtener, lo que cada jugador puede obtener en un juego cuando puede hacer un contrato. La teoría del juego cooperativo se aplica cuando existe la posibilidad de hacer acuerdos que sean exigibles. Por lo tanto, se aplica en jugadores, dentro de un país donde puede hacer un acuerdo y firmar un contrato, y ese contrato será exigible en los tribunales. El juego no cooperativo de suma cero se aplica cuando no puedes hacer ningún acuerdo exigible. Entonces, como un acuerdo entre naciones no se puede hacer cumplir, no hay ningún tribunal que pueda hacer cumplir eso, haces un acuerdo entre países. Solo si vale la pena que cada país cumpla con el acuerdo tiene algún sentido hacer el acuerdo. Tiene que valer la pena para cada parte cumplir con el acuerdo, esa es la diferencia entre la teoría del juego cooperativo y no cooperativo. ¿Estoy siendo claro o tiene alguna pregunta al respecto?

—Sí, tengo más preguntas, déjeme entender ahora, ¿cómo es la relación de la teoría de juegos cooperativos y los juegos repetidos?

—La relación es la siguiente: por lo general, en la teoría de juegos cooperativos se necesita un tribunal, algún organismo de control, para hacer cumplir los acuerdos que usted hizo. Pero cuando tiene un juego repetido, entonces los acuerdos que hace pueden ser autoexigibles. Si las partes deciden, o si uno de los jugadores decide no dar el acuerdo, entonces el otro jugador o los otros jugadores pueden castigarlos. Por ejemplo, ¿ha oído hablar del dilema del prisionero?

Robert Aumann 20220520
LA GUERRA Y LA PAZ. “Es algo terrible el ataque de Rusia a Ucrania, pero en cierto sentido puede ser que Occidente y la propia Ucrania se lo hayan buscado”. (FOTO MARCELO DUBINI)

—Sí, pero puede desarrollar lo que llamaría un dilema.

—El dilema actual básicamente es que el juego se juega así, no sé por qué se llama el dilema del prisionero, pero nos da una descripción más simple del juego. Dos personas tienen que decidir sobre las ofertas que les hace un tercero. Ese tercero dice que usted puede decidir obtener mil dólares para usted o que el otro jugador obtenga tres mil dólares. A cada jugador se le da esa opción. Lo mejor para ambos jugadores es dejar que el otro jugador obtenga tres mil dólares porque de esa manera cada jugador termina con tres mil dólares. Pero la gente no hace eso porque es mejor que cada uno se lleve los mil dólares. Si el otro le da tres mil dólares, mucho mejor, obtendrá cuatro mil. Ahora, eso es en un juego de un tiro. Entonces, cada jugador firma un acuerdo que le dará al otro jugador tres mil dólares. Esto es en el caso en que no haya un tribunal para hacer cumplir los acuerdos, cada jugador aún estará motivado para romper el acuerdo y obtener mil dólares para sí mismo, más, si es posible, tres mil del otro. El punto es que, si llego a un acuerdo con el otro jugador en el dilema del prisionero, siempre cooperaré. Le daré los tres mil dólares y puedo mantener el acuerdo o violarlo. Me conviene violar el acuerdo. Pero ahora digamos que este juego se repite, que lo jugamos una vez al mes, si hago un trato con él para pagarle los tres mil dólares y no cumplo el acuerdo, la próxima vez me castigará y no me dará los tres mil dólares. Si el juego se repite una y otra vez, es mejor para mí cooperar. Si el juego se repite una y otra vez y no cumplo el acuerdo, me castigarán, pero lo intentaré de nuevo en la próxima ronda. Si sigo tomando los mil dólares para mí y no se los doy, a la larga me castigarán para siempre y ambos perderemos, pero la repetición, la posibilidad de que cada jugador castigue al otro jugador en un juego repetido, hace de la repetición un mecanismo de aplicación. No es un tribunal, ¿de acuerdo? No es policía, pero es como un mecanismo de aplicación.

“Tiene que valerla pena para cada parte cumplir con el acuerdo; esa es la diferencia entre la teoría del juego cooperativo y no cooperativo”

—Usted también estudió las probabilidades subjetivas, ¿podría definir este concepto brevemente y explicar cómo influye en la toma de decisiones?

—La probabilidad subjetiva, sí. Esto realmente no es un concepto mío, es un concepto de Leonard Savage. ¿Quién tiene esta idea de las probabilidades personales de que todo el mundo tiene su propia evaluación de probabilidad para los eventos? O puede tener diferentes evaluaciones de probabilidad. Ahora, tengo una contribución a este tema. El aporte es que en realidad las personas no tienen básicamente probabilidades diferentes, porque si evalúan la probabilidad de un evento de manera diferente, eso significa que tienen información diferente. Bien, tienen información diferente sobre el evento. Por supuesto, si tiene información diferente, pueden obtener no necesariamente lo contrario, sino diferente. Entonces puede conseguir una evaluación de probabilidad diferente. Uno podría tener más información o menos información, o simplemente información diferente, pero básicamente esta información diferente podría no necesariamente ser sobre el mismo evento del que estás hablando, pero podría verse afectado por dónde fue a la escuela, o en qué país vive, o qué periódicos lee, qué programas de televisión mira. Esto afecta su enfoque de las cosas. Ahora tengo un resultado, que es que, por lo tanto, si asume que, en general, las diferencias en las evaluaciones de probabilidad son causadas por información diferente, las personas no pueden estar de acuerdo en estar en desacuerdo acerca de las probabilidades. Entonces, si ellos no pueden tener una situación que sea de conocimiento común, ese conocimiento común entre nosotros dos, digamos, es un sentido de probabilidad. Entonces, alguna probabilidad de un evento y medio y lo evalúo en un cuarto o un tercio, es imposible que ambos lo sepamos. Ambos sabemos que sabemos esto y así sucesivamente. De hecho, mi contribución, y este es un resultado que ha tenido un gran impacto, es que las probabilidades son realmente subjetivas, debido a información diferente. Y si tiene información completa sobre las probabilidades de conocimiento común de cada uno, entonces no puede estar en desacuerdo.

“Mi contribución, y este es un resultado que ha tenido un gran impacto, es que las probabilidades son realmente subjetivas, debido a información diferente”

—Es muy interesante, muy interesante. Profesor, ¿podría explicar al público las circunstancias en las cuales la cooperación no es solo una posibilidad en el juego repetido, sino el resultado previsible?

—Por ejemplo, en un lugar donde es posible hacer un acuerdo exigible cuando hay un sistema judicial, la gente sería tonta si no se aprovechara de eso. Volviendo al dilema del prisionero, si podemos firmar un acuerdo que diga que cooperaremos y lo haremos, le daré los tres mil dólares y usted me dará los tres mil dólares. Es posible firmar un acuerdo como ese y sería una tontería que no lo hiciéramos. Sería una tontería que siguiéramos recibiendo mil dólares cada uno y tomando mil cada uno si tenemos la posibilidad de darle al otro lado tres mil dólares al firmar un contrato a tal efecto. Entonces, de la misma manera, tal como expliqué antes, la repetición actúa como un mecanismo de aplicación. Sería una tontería continuar tomando los mil dólares, pero no hay nada en el resultado de mis juegos repetidos que diga que necesariamente tendrá que ir a la cooperación. Es eso, al igual que sería una tontería no firmar un contrato para cooperar. El acto de repetición podría ser la capacidad de firmar un contrato, sería una tontería no hacerlo.

Robert Aumann 20220520
LA TEORÍA DE LOS JUEGOS REPETITIVOS. “Hemos desarrollado esta teoría de juegos repetidos de información incompleta, y la conclusión es que si negocia año tras año, gradualmente, su información estará disponible para los demás y podrán adivinar la información, a menos que la oculte haciendo creer que usted mismo no la sabe”.

—¿Podría compartir con el público cómo se inició en la teoría de los juegos repetidos con información incompleta y cómo afecta el transcurso del tiempo?

—La teoría de los juegos repetidos de información incompleta se inició en la década de 1960, hace poco menos de sesenta años. En ese momento, era el apogeo de la Guerra Fría entre la Unión Soviética y los Estados Unidos. Fue un período muy peligroso en ese momento. No sé si han oído hablar de la crisis de los misiles cubanos, pero en ese momento hubo varias ocasiones en las que fue casi una guerra nuclear, hubiera sido muy malo pero no sucedió. Los Estados Unidos y la Unión Soviética eran conscientes de los grandes peligros de un arma nuclear y negociaron para una reducción de las armas nucleares. Estas negociaciones tuvieron lugar en Ginebra. Se convocaron conferencias en Ginebra una vez al año, así que estaba esta tradición de conferencias para una reducción de las armas nucleares. Ahora, uno de los problemas en la reducción de las armas nucleares es que puedes aceptar destruir un cierto número de armas que se acuerden, pero no sabes cuántas quedan. No sabes cuántas tienen todavía los otros. Si firmas un acuerdo en el que Estados Unidos destruye cien armas nucleares y Rusia destruye setenta armas nucleares, puedes hacerlo cumplir. Les dejas ver que destruyes las armas nucleares, pero entonces no sabes cuántas quedan. Entonces es un juego de información incompleta y se repite porque, como dije, estas conferencias de Ginebra se llevaron a cabo todos los años. Así que hemos desarrollado esta teoría de juegos repetidos de información incompleta y la conclusión de la teoría es que si negocias año tras año, gradualmente, su información estará disponible para los demás y podrán adivinar la información, a menos que oculte su información haciendo creer que usted mismo no la sabe. Esta es una teoría muy sutil, pero en realidad es el tipo de cosas que hicimos en el contexto de la Guerra Fría.

“La repetición, la posibilidad de que cada jugador castigue al otro jugador en un juego repetido, hace de la repetición un mecanismo de aplicación”

—¿Cuál es el rol del castigo en la teoría de los juegos repetitivos?

—Nuevamente, tomamos el dilema del prisionero como lo describí. Así que recuerde: cada lado puede elegir entre tomar mil dólares para sí mismo y dar tres mil dólares al otro lado. Ahora, en una situación de una sola oportunidad, si le da tres mil dólares al otro lado se queda sin nada para usted. Y si toma mil, entonces tiene esos mil. Si el otro lado también decide darle tres mil, tiene cuatro mil. Es mejor para usted, en cualquier caso, tomar los mil. Pero en una situación repetida ese no es el caso porque hay un mañana. Entonces le dice al otro lado: le daré tres mil y usted me da tres mil, y si cumple el acuerdo, le daré tres mil la próxima vez también. Pero si no cumple con el acuerdo, lo castigaré tomando los mil para mí. Entonces, la otra parte se preocupa porque no solo quiere dinero ahora, sino la próxima vez también. Es mejor para el otro lado darle los tres mil y no tomar los mil teniendo en cuenta el futuro. Así que el castigo es posible. Y en general, pienso ¿por qué la gente no coopera entre sí? Por ejemplo, va a la tienda de comestibles y compra una botella de leche, ahora, la tienda de comestibles podría darle la leche de ayer o la leche de la semana pasada y se estropea enseguida. La tienda de comestibles no hace eso porque no volverá a la tienda. Por lo tanto, es posible que haya obtenido una ventaja a corto plazo, pero dejará de ser un cliente, es una mala idea. Entonces usted puede ir a la tienda y dice: mire, hoy no tengo dinero, anótelo y le pago la próxima semana. Si no paga, la tienda de abarrotes no llamará a la policía ni irá a la corte por diez o veinte dólares, pero no le dará crédito nuevamente. Entonces, toda la cooperación se basa básicamente en lo que sucederá en el futuro.

“Hay bastantes ideas sobre economía en el Talmud, que tiene unos 2 mil años, pero en realidad solo fueron descubiertas por economistas modernos”

—Profesor, la teoría que usted desarrolló junto con Thomas Schilling, que los llevó a ganar el Premio Nobel, fue utilizada por mediadores en el conflicto palestino-israelí para tratar de resolver algunos problemas. ¿Podría utilizarse ahora en el conflicto entre Rusia y Ucrania?

—Ahí tiene varias preguntas. En primer lugar, en lo que respecta a Thomas Schelling, murió hace unos años. Pero el hecho es que recibí un Premio Nobel junto con él, compartimos el premio, pero nunca trabajé con él. Tengo mucho respeto por su trabajo, y tal vez él haya tenido algo de respeto por el modelo matemático. Pero nunca trabajé con él, y juntos fuimos los ganadores porque ambos estábamos en la teoría de juegos. Esa es una parte de la respuesta. Mencionó la situación árabe-israelí: es muy difícil porque los objetivos de los lados no son compatibles entre sí, los árabes quieren destruir a Israel por completo e Israel no está interesado en eso. Entonces, hemos estado luchando básicamente durante cien años. Los primeros ataques árabes contra la presencia israelí en esta parte del mundo fueron en 1920. Ahora estamos en 2022, hemos estado luchando durante alrededor de cien años y no veo solución porque los objetivos de los lados son, por supuesto, incompatibles. Pero déjeme responder a su siguiente pregunta, que es sobre Rusia y Ucrania. Tengo una visión ligeramente diferente de esa situación que la mayoría del mundo occidental. La mayor parte del mundo occidental dice que el ataque de Rusia a Ucrania es terrible y que debería ser condenado. También creo que es algo terrible el ataque de Rusia a Ucrania, pero en cierto sentido puede ser que Occidente y la propia Ucrania se lo hayan buscado. Mencioné la crisis de los misiles cubanos antes. Y permítame recordarle, porque ocurrió hace mucho tiempo, en 1962, hace sesenta años. Cuba es hasta hoy un país comunista, era un aliado de la Unión Soviética. Cuba está ubicada como a unos cientos de millas de los Estados Unidos, hay unos cientos de millas de mar, el mar Caribe, entre Cuba y los Estados Unidos. En algún momento de 1962, la Unión Soviética decidió enviar misiles nucleares a Cuba. Y Estados Unidos dijo, no, no vamos a permitir eso de ninguna forma. No vamos a permitir que eso suceda. Entonces la Unión Soviética y Cuba dijeron: somos países soberanos, se nos permite hacer lo que queramos. El presidente de los Estados Unidos era John Kennedy, y el líder de la Unión Soviética era entonces Nikita Khrushchev. Entonces Kennedy dijo: pueden ser países soberanos y pueden hacer lo que quieran, pero no voy a permitir esto. Los barcos de los rusos estaban en camino llevando sus armas nucleares. Y Kennedy dijo: si los barcos no regresan, vamos a atacar a Cuba y vamos a atacar esos barcos, deben dar marcha atrás; tal vez tenga un derecho internacional para hacer esto, pero no lo voy a permitir. Recuerdo que tuve la sensación de que el mundo se iba a acabar, no en diez años, no el próximo año, no en un mes, terminará la próxima semana. Así que Kennedy tuvo mucho coraje para decir eso, pero el verdadero héroe de esta historia es Nikita Khrushchev, porque les dijo a los barcos que regresaran, se rindió. Ese es el verdadero héroe. Porque si él no hubiera dicho eso, no estaríamos sentados aquí hoy, esa es la crisis de los misiles en Cuba. Ahora, Ucrania no está a unos pocos cientos de millas de mar abierto de Rusia. Tiene una frontera común con Rusia. Ucrania dijo que quería unirse a la OTAN, y ellos no dijeron que no podían, fueron alentadores y muy amables, lo estaban considerando. Entre un hombre y una mujer lo llamaríamos un romance, y eso Putin no podría soportarlo. Se equivoca al atacar a Ucrania, lo condeno, es terrible, pero Occidente también tiene la culpa. Ucrania debe darse cuenta de que tienen una frontera común con Rusia y que son una amenaza para los rusos. Una vez estaba en una caminata en el este de California, donde hay montañas altas y osos. Estaba de excursión con un nieto y nos encontramos con un oso. Le dije a mi nieto David: detente, no vuelvas atrás pero no sigas adelante, porque amenazarás al oso yendo hacia adelante. Putin es como un oso, Occidente no debería estar allí, y Ucrania no debería haber hecho lo que hizo. Si un oso te ataca, no puedes decirle al oso que es inmoral y condenarlo. Pero te lo buscaste tú mismo. Esa es mi visión de la lucha, un poco diferente de lo que dice la mayoría de la gente en el mundo, que Putin es malo, es terrible. Puede que sea malo, puede que sea terrible, pero es un oso y se sintió amenazado.

Robert Aumann 20220520
APLICACIÓN EN EL MUNDO REAL. “Todo, en cierto sentido, es una cuestión de juegos repetidos porque todo lo que uno hace de un lado produce una reacción del otro lado”. (FOTO MARCELO DUBINI)

—Profesor, ¿cómo ayuda la teoría de los juegos repetidos no comparativos para entender también la guerra comercial y de precios, por ejemplo, la guerra comercial entre EE.UU. y China?

—No creo que eso sea particularmente aplicable, quiero decir, es la guerra comercial entre EE.UU. y China, y no creo que necesariamente se pueda explicar todo con juegos repetidos. Hay diferentes temas ahí, no es una cuestión de juegos repetidos. Quiero decir, todo en cierto sentido es una cuestión de juegos repetidos porque todo lo que uno hace de un lado produce una reacción del otro lado. Pero no creo que esto en particular pueda desentrañarlo con la teoría de los juegos repetidos

—Usted se refirió en su discurso a una paradoja, una perspectiva invertida de la teoría de los juegos, y puso como ejemplo que el calentamiento global traería como consecuencia el enfriamiento de Europa, y que si quiere la paz ahora quizás no la obtenga nunca, pero si puede esperar tal vez la consiga ahora. ¿Podría ampliar esta idea de la paradoja en la teoría de los juegos?

—Sí, exacto. Si quiere paz ahora, eso significa que es como decir en una pandilla que haya un solo disparo en este momento. Debe dar tres mil dólares al otro lado y esperar que el otro lado le dé los tres mil. El dilema del prisionero es en realidad un muy buen ejemplo de todas estas cosas. La paz ahora significa que la quiero ahora mismo, debe ser cooperativo, incluso si es un juego de un solo tiro, quiero cooperación. Eso es paz ahora, pero la teoría de los juegos repetidos dice que si puede esperar, esto tiene que ver con las tasas de interés y demás, no quiero entrar en demasiados detalles técnicos en esta entrevista, pero dice eso: si está dispuesto a decir que en el futuro tendremos paz, eso llevará a los lados a obtener la paz ahora, porque es como decir: si estoy dispuesto a decir eso en el futuro, llegaré a tres mil, entonces cooperaré ahora para no ser castigado en el futuro. Hay que tener en cuenta el futuro. Sin el futuro, la paz ahora no funcionará.

“La teoría del juego cooperativo se aplica cuando existe la posibilidad de hacer acuerdos que sean exigibles”

—¿Podría explicar la diferencia entre el equilibrio de John Nash y el equilibrio perfecto de Reinhard Selter y cómo influye la amenaza de castigo para que se produzca el equilibrio?

—Volveré a tomar el ejemplo del dilema del prisionero. Un juego repetido puede ser que se repita por mucho tiempo o por poco tiempo. Un único equilibrio de Nash. Tomemos la repetición del dilema del prisionero. Un equilibrio de Nash es, está bien le damos tres mil al otro lado cada vez. Usted y yo estamos jugando juntos, si yo violé el acuerdo, entonces me castigará para siempre. Y, por lo tanto, vale la pena para mí desde el principio no jugar en cooperativo, porque si una vez me desvío y una vez no hago lo que se espera o no sigo el acuerdo, entonces me castigará para siempre, incluso si después debo cooperar. Ese es un equilibrio de Nash, o un equilibrio de Nash es cooperar la primera vez y seguir cooperando, hasta que haya una desviación del otro lado y luego sea castigado. Selter dice que el juego tiene que estar en equilibrio, los jugadores deben estar en equilibrio desde todos los puntos hacia adelante. Solo mirar hacia adelante, si lo han hecho, si una vez lo debatieron y el otro lado lo castigó, entonces deben mirar hacia adelante. ¿Sigue mereciendo la pena seguir con la modalidad en la que nadie obtiene los tres mil? Solo obtienen los mil. Hay que mirar hacia adelante y el equilibrio de mirar hacia adelante es bueno. De acuerdo, entonces cada vez que esté en un punto certero debe mirar hacia adelante y ver si todavía está en equilibrio. 

—El valor de Shapley constituye una parte importante de su obra, ¿podría explicar brevemente este concepto con un ejemplo?

—Sí. El valor Shapley mide la potencia del jugador en un juego con muchos jugadores, pueden ser dos jugadores, pero es más interesante cuando hay varios jugadores. Un buen ejemplo es una democracia parlamentaria, digamos que el Parlamento tiene cien miembros. Si un partido tiene 51 miembros en el Parlamento, tiene todo el poder. Una mayoría simple tiene todo el valor de Shapley, no es el número de miembros del Parlamento, pero mide el poder. Entonces, si tiene 51 miembros, tiene el cien por ciento del valor del valor Shapley que mide el poder. Ahora, digamos que tiene tres partidos, uno tiene 48 miembros, otro tiene 48 miembros, y otro tiene cuatro miembros, ¿cuáles son las posibilidades de formar gobierno? Los dos grandes partidos forman un gobierno. Bueno, los tres podrían formar gobierno también, pero de hecho tampoco van a ser los tres. Dos partidos grandes forman el gobierno, o el partido pequeño forma el gobierno con uno de los partidos grandes, pero ninguno tiene 52 miembros de los cien miembros del Parlamento. Así que ahora dos de los tres jugadores pueden formar un gobierno. Entonces, realmente no importa que uno tenga 48 y el otro tenga 48 y uno solo tenga cuatro. No es cierto que el de 48 tenga 12 veces más potencia que el de cuatro. Todos son iguales, los tres son iguales. Déjeme darle un ejemplo de eso. Parece que no suena bien decir que el jugador con cuatro diputados tiene tanto poder como el partido de 48 diputados. No suena bien, pero esa es exactamente la situación en Israel hoy. El primer ministro de Israel es miembro de un partido que tiene seis miembros del Parlamento de 126 miembros, eso es porque él está en el medio. Entonces, hay mucha gente a su izquierda y mucha gente a su derecha, él está en el medio, así este pequeño partido forma el gobierno con gente a su izquierda. Y entonces tiene un gobierno en el que el primer ministro es el líder de un partido muy pequeño. Resulta que este valor Shapley realmente funciona de esa manera. Otro ejemplo más es que si hay un partido que tiene el 40% del Parlamento y muchos partidos pequeños, digamos seis partidos pequeños con diez miembros del Parlamento cada uno, entonces el miembro del partido tenía cuarenta, que era unificada como más de la mitad del poder. Porque los pequeños partidos no están unificados. Pero tiene dos partidos grandes y un montón de pequeños partidos. Dos partidos de cuarenta y luego cuatro partidos de diez cada uno. Entonces los cuatro partidos con diez obtienen más de la mitad de la papeleta. Así es, y esto tiene implicaciones estratégicas. Quiero decir, esto realmente funciona de esa manera.

“La teoría de juegos trata sobre el comportamiento egoísta”

—En una conferencia dictada en 2010 en el Val Leer Jerusalem Institute habló sobre el Talmud y las leyes que rigen tanto la vida social como la economía, y mencionó un pasaje que si bien habla de economía también es poesía, ¿podría hablarnos sobre ese pasaje y por qué es importante para la teoría económica?

—Tengo mucho trabajo sobre el Talmud. Hay bastantes ideas sobre economía en el Talmud, que tiene unos 2 mil años, pero en realidad solo fueron descubiertas por economistas modernos. No recuerdo el punto exacto sobre el que está preguntando, pero permítame darle un ejemplo sobre la economía en el Talmud. El Talmud dice que el gobierno debe nombrar inspectores para inspeccionar pesos y medidas, pero no para controlar precios, no explica por qué, pero uno de los comentaristas que vivió como hace 9.900 años, en el siglo XII, da una razón, dice lo siguiente: no es necesario controlar los precios, no necesita inspectores para controlar los precios. Y la razón por la que no necesita inspectores para controlar los precios es porque si hay un comerciante que cobra más de lo que debería estar cobrando y luego otro comerciante cobra menos, todos los clientes irán a este otro comerciante que cobra menos. Ahora, este es exactamente el principio de la mano invisible de Adam Smith.  Adam Smith escribió sobre la mano invisible para fijar los precios de mercado en 1775. Y el comentarista talmúdico del que estoy hablando lo escribió en el 1125, estamos hablando de 650 años después. Es solo un ejemplo. Por cierto, no todas las autoridades estuvieron de acuerdo con este comentarista, por ejemplo, Maimónides, que vivió en el siglo XIII, unos cien años después que este comentarista, dice que necesitas a los inspectores, y la gente que sobrecarga precios debe ser golpeada. Esto no se entendía en el mundo antiguo, en el mundo medieval. Es a Adam Smith a quien se le ocurrió esto así como la economía moderna. Uno de los comentaristas medievales del Talmud, el rabino Samuel, el hijo del alcalde, es quien se dio cuenta de esto ya en la época medieval. También hay otros ejemplos que podría dar. 

—Usted dijo: “Si queremos un mundo mejor debemos prestar atención a qué resultados genera la conducta racional”. ¿Con esto se refiere a la teoría de los juegos, que ofrece un análisis de los resultados de las interacciones de agentes racionales que persiguen su propio interés sin restricciones morales? Y en este caso, ¿qué sucede con el punto de vista ético?

—Deberíamos hacer una clara distinción entre la ética y la teoría de juegos. La teoría de juegos no trata sobre el comportamiento ético. La teoría de juegos trata sobre el comportamiento egoísta. La ética es hermosa, y tratamos de ser éticos, pero no está relacionada con la teoría de los juegos. Algunas personas me preguntan cómo explica esto o aquello la teoría de juegos. La teoría de los juegos es muy “enfocada”, ¿de acuerdo? No explica todo. Por ejemplo, la gente me pregunta: ¿cómo afecta la teoría de los juegos tu relación con tu esposa? Bueno, no lo hace, no uso la teoría de juegos en la relación con mi esposa. La teoría de juegos soy yo, me gano la vida con la teoría de juegos, pero hay otras cosas. Y la ética es una de ellas. Está fuera de eso. Escribí un artículo en An Encyclopedia of Economics, un gran artículo sobre teoría de juegos, y al final mencioné una teoría de juegos que es neutral acerca de la ética. Sí, no toma esa dirección. La ética es otra cosa. Es muy importante, pero no es teoría de juegos.

 

Producción: Sol Bacigalupo y Natalia Gelfman.