24th de February de 2021
POLICIA un pantalon es la clave para la defensa
13-12-2020 03:18

Espera que una mancha lo salve de un homicidio que no cometió

Pablo Melo está preso desde mayo. Ahora su defensa halló una prueba reveladora en una filmación que lo desliga del ataque y exige su libertad.

13-12-2020 03:18

“Mis hijos creen que estoy trabajando”, dice Pablo Melo, un carpintero de 38 años que está preso por un crimen que no cometió. Lleva casi siete meses en la cárcel acusado por el homicidio de Iván Vázquez (24), ocurrido el 21 de mayo pasado en San Miguel. La prueba clave, obtenida a partir del análisis de una cámara de seguridad, revela que no disparó y por eso pide que lo liberen.

En el video del ataque aparecen tres hombres: dos están parados en la esquina de Río Limay y Río Santa Cruz, en la localidad de Bella Vista, y un tercero pasa delante de la cámara con un palo en la mano. El que dispara lleva puesta una gorra tipo visera, barbijo y pantalón de gimnasia. Pero no sería Melo, como cree la fiscal Karina Carbonella, a cargo de la investigación por el asesinato de Vázquez. 

El jean que luce el acusado en el video, y que llevaba puesto cuando fue demorado por la Policía, tiene una pequeña mancha de color negro en la parte de arriba y otra blanca en su pierna derecha, cerca de la pantorrilla.

“Ese pantalón es el mismo que se ve en las imágenes de la cámara municipal. Con muy poco esfuerzo se observa esa mancha blanca.  Además, es el mismo que Melo vestía el 18 de mayo de 2020 (días antes del hecho que se le imputa), conforme surge de la fotografía aportada por la defensa que obra en el celular de la esposa de Melo, cuyas especificaciones técnicas obran en ese aparato y que acreditan la originalidad de la mentada imagen”, explica Juan Manuel Casolati, en el recurso de apelación que presentó a la negativa del cese de la prisión preventiva que dictaminó el juez de garantías, Nicolás Schiavo, el 30 de noviembre pasado.

 “Yo no disparé”. Desde la comisaría 1ª de San Miguel, donde está detenido, admite a PERFIL que esa noche discutió y peleó con la víctima. “Fue una reacción emocional ilógica. Pero cuando estamos peleando escucho una detonación, y enseguida dos más”, asegura.

“Las cámaras filmaron todo y está claro que el que dispara es el doble más grande que yo. La verdad es que no entiendo por qué me encuentro en esta situación, privado de la libertad por un homicidio que no cometí”, se defiende Melo que es el único de los tres implicados que está detenido.

Sobre la prueba que presentaron asegura que “mirando el video una y mil veces” descubrió la mancha que tenía el pantalón de trabajo. “Le dije a mi abogado que en el video sale la mancha. Yo me entrego con la misma ropa que tenía puesta sabiendo que era inocente. Es más, antes de entregarme hablo con un policía que me cuenta que en las cámaras se veía que fue un grandote, pero me dice que la familia te acusa a vos”. 

“Yo siempre estoy con el mismo pantalón y presentamos fotos previas que tenía mi mujer. Pero la fiscalía no quiso que presentemos esas pruebas, como tampoco quiso sumar el testimonio de una persona que estuvo en el lugar”, acusa.  

“Yo no disparé a nadie esa noche. Lo único que hice fue salir con un palo para defender a mi familia”, aclara y enseguida cuenta como pasa sus días en la cárcel: “Acá uno se llena de angustia, de tristeza. Es difícil la vida carcelaria. Es la primera vez que estoy detenido. Pasé por otras comisarías y tuve que defender varias veces mi vida. Tengo cuatro puñaladas, pero por suerte ahora estoy un poco más tranquilo, en un pabellón con cristianos”. 

El crimen. Melo está preso desde el 21 de mayo pasado.  Se entregó horas después del crimen y enseguida declaró que no era el autor de los disparos. El carpintero de 38 años, que hace muebles a medida y fabrica camas infantiles, estaba junto a otras dos personas cuando Vázquez fue asesinado de un disparo. 

Para los investigadores el móvil del homicidio estaría relacionado con un supuesto robo que cometió la víctima contra un familiar de Melo, y problemas de vieja data.   Vázquez recibió un disparo en el muslo de la pierna derecha. Lo llevaron de urgencia hasta el hospital Raúl Larcade de San Miguel, pero el balazo afectó la arteria femoral y falleció antes de poder ser operado.  En la escena los peritos de la Policía Científica hallaron tres vainas servidas de una pistola calibre 9 milímetros. El arma homicida nunca apareció.

Juan Manuel Casolati, abogado defensor de Melo, explica que ante la nueva evidencia, el juez Nicolás Schiavo “pidió una pericia” que compare las fotos con el video y así poder cotejar la morfología de la mancha y acreditar -o en su defecto descartar- que Melo no es la persona que dispara, sino que se trata del hombre que lleva un palo o algo similar en la mano. Pero como la causa se encuentra en trámite para ser elevada a juicio oral, el pedido de descargo será de “imposible cumplimiento”.

 

“Acá hay mucho más que un error”

”No tengo duda que en el juicio va a ser absuelto”, augura Juan Manuel Casolati, abogado defensor del carpintero. “Pero hasta que eso suceda -agrega- hay que pasar todo un proceso de más dos años y medio, en el que hasta ahora pareciera que va a quedar detenido porque todos los órganos que han participado han dicho que hay elementos de sobra para que quede detenido, aunque eso es una mirada arbitraria. Viendo la causa y las pruebas que hay está claro que hay muchas dudas respecto de quien realizó los disparos”. 

Convencido de la inocencia de su cliente, el abogado adelanta que demandará al Estado por un error judicial, sino que también pedirá que los funcionarios judiciales respondan con su patrimonio por lo que él considera una “arbitrariedad manifiesta”.

“No se trata de un error, acá hay mucho más que un error: hay una arbitrariedad manifiesta y hay una decisión de política criminal de todo vale. Cuando se haga la demanda pidiendo una indemnización por el error judicial, ese reclamo va a ir también contra de la fiscal Carbonella, el juez de Garantías Schiavo y los jueces de Cámara Mariani y Pilarchi porque frente a errores de este tipo, son los mismos contribuyentes los que terminamos pagando las indemnizaciones a los justiciables que son detenidos de manera arbitrarias como el caso de Melo”, asegura.

En esta Nota